Videojuegos: cuando el escenario es la vida diaria

Como venimos comentando en este blog, cada vez queda más claro que los videojuegos pueden dejar de ser un mero pasatiempo con oscuros matices de incitación a la pereza y a la violencia para convertirse en un espacio que promueva la química de las emociones y los sentimientos  con los pensamientos, para ser usados en contextos en los que lo lúdico devenga terapéutico. Lo esencial en un videojuego es la experiencia de interacción y la toma de decisiones por lo que  es un reto y una oportunidad para el abordaje de cuestiones relacionadas con la salud mental entendida como esa capacidad de “trabajar y amar” de la que hablaba Freud.

El artículo que reproducimos, publicado en El País, sin hacer referencia a la utilidad que estos juegos podrían tener, nos ilustra en este cambio de paradigma que nos parece muy prometedor y en los que psicólogos tendremos mucho para decir.

__________________________________________________________

“El juego consiste en hacer desaparecer los objetos que recuerdan a un ser querido que acaba de fallecer. O en decidir entre dedicar tiempo a la pareja, tu hijo, o al trabajo. O en descubrir los secretos de padres y hermana rebuscando en sus cosas. Ya no basta con pegar tiros, salvar a la princesa o explorar el universo. Tres videojuegos independientes de reciente creación abren una puerta en la industria a un campo por explorar más allá de Los Sims: la vida real.

En Fragments of Him(SassyBot Studio), la muerte es un cepillo de dientes usado. Una toalla a medio doblar. Una postal arrugada. Algo que reside en lo más pequeño, en los objetos que deja tras de sí la persona amada… que deben eliminarse mientras se recuerda por última vez lo vivido juntos, en un doloroso ejercicio de expiación. Esa es la premisa de un juego ideado para una game jam —competición online de videojuegos creados en pocos días— y ahora un lanzamiento en toda regla que prepara un reducido equipo indie liderado por Mata Haggis, profesor de narrativa en videojuegos de la universidad de Breda (Holanda) y exdiseñador de superproducciones como Alien vs predator o Burnout Paradise

Haggis está convencido de que este tipo de juegos abren un mercado nuevo. El reciente auge del PC en cuota de mercado, la deriva de las consolas a lo indie y la cambiante demografía del jugador medio (35 años, hombre o mujer) está permitiendo el nacimiento de estas experiencias:

Hay gente que cree que los videojuegos tienen que ser divertidos. No me parece mal y además es una opinión que cuenta con sólidos argumentos. Pero creo que ahora estamos viviendo una diversificación y expansión del medio. Es más, creo que los juegos realistas son el camino para encontrar un público aún mayor”.

Lo mismo opina Kent Hudson, único desarrollador de The Novelist (Orthogonal Games). En su pieza (definida por la crítica como “una ficción interactiva disfrazada”), Dan Kaplan es un escritor en ciernes que se marcha de vacaciones con su familia para tratar de sacudirse un bloqueo creativo. Las elecciones tomadas durante el transcurso del verano condicionarán toda su vida. ¿Puede Dan avanzar en su trabajo, salvar la relación con su esposa y atender las necesidades de su hijo? El jugador decide, porque la verdadera pregunta es: ¿Qué revela eso sobre su vida?

Hay una amplia audiencia para este tipo de juegos, hay mucha más gente que puede sentirse cercana a esto que a uno de disparos”, explica el creador, que —la historia se repite— abandonó la industria y sagas como BioShockGame en 2011 para explorar un terreno creativo más libre.”

Los diseñadores, ambos ya entrados en la treintena, tienen una referencia común, aunque quizás involuntaria. En agosto de 2013, GoneHome  (The Fullbright Company) revolucionó el campo de la narrativa con un videojuego en primera persona que prescindía de cualquier tipo de batalla o actividad paranormal habituales en este estilo, el mismo de clásicos como Counter strike. El jugador debe recorrer en total libertad una mansión vacía en mitad de una tormenta (un guiño a los juegos de terror ) para descubrir qué ha sido de su familia. Pero no se encontrará con la matanza de turno, sino con algo quizás más aterrador: los secretos que guardan bajo llave las personas que en teoría uno debería conocer más a fondo. “Gone home” ganó el premio Bafta del sector interactivo al mejor debut

El juego creado por un equipo de cuatro personas, con Steve Gaynor (BioShock Infinite) a la cabeza, fue finalista a la mejor narrativa en el Independent Games Festival y ganadora de un premio Bafta de los videojuegos al mejor debut. Su sutil narración de una relación homosexual adolescente en 1995, con una cuidada banda sonora de grunge  y nostálgicos trazos de su tiempo —cassetes o una pila de vídeos de Expediente X— le valió ser considerada por The New York Times “la mejor historia de amor en videojuegos jamás contada”. Aunque la compañía no hace público el número de descargas alcanzadas, la reciente salida de una edición especial del juego, el merchandising y la preparación de un nuevo proyecto dan cuenta de su éxito.

El secreto parece ser su innovadora correspondencia con las emociones a las que deben enfrentarse los jugadores en su vida diaria. “En la demo, mucha gente llegaba al baño y se daba cuenta de que [con la marcha del ser querido] ya no había necesidad de tener dos toallas. En el juego, puedes decidir hacer desaparecer ese objeto. En el mundo real harías con todo una caja, lo embalarías y te desharías de ello”, explica Haggis, líder de Fragments of him. Kent Hudson, por su parte, consultó con un grupo de amigos cercanos sus experiencias como padres (él no lo es) y la dificultad de conciliar pasión creativa y vida familiar.

Creo que hay mucha gente ahí fuera que piensa: ‘Bien, ya he jugado como un marine espacial, ¿ahora qué?”, reflexiona Haggis. Ahora, superar la muerte de la pareja, descubrir qué ha sido de una hermana, elegir entre amor y trabajo. Ahora, la vida real, tan poco ordinaria”.

FUENTE : http://cultura.elpais.com/cultura/2014/08/21/actualidad/1408645209_010346.html

Acumulación compulsiva: algunos tips

 

Clutter Image rating : living room

 1) Conoce e identifica el problema: la acumulación compulsiva está presente si  es imposible utilizar  una o varias habitaciones de la casa para su uso específico.

2) Habla de tu problema y pide ayuda. Esto puede resultar difícil si te sientes avergonzado o tienes temor de que te obliguen a desprenderse de esos objetos. Hay equipos profesionales que pueden ayudarte practica, psicológica y emocionalmente.

3) Identifica una zona que deba ser organizada. Puede ser una caja, un mueble, tu coche o una habitación de tu casa, garage, etc. Metas pequeñas y accesibles te ayudarán a valorar tus progresos

4) Trabaja en esa zona cada día, por lo menos 15`. Incrementa gradualmente la frecuencia y el tiempo. Comenzar es el momento más difícil, pero luego, verás que puedes continuar con menos resistencias. Continúa cada día hasta que la zona esté despejada.

5) Decide en 10-20 segundos si has de tirar algo o no. Mirar, tocar o pensar cosas acerca del objeto lleva a aumentar el apego y como resultado se cambia la decisión previamente adoptada.

6) Cambiar las cosas de lugar no soluciona el problema.

7) No guardes cosas “para otro” o para cuando la casa este limpia o para cuando te mudes. Hacer esto es una forma de eludir la ansiedad que te produce decidir y desprenderte de algo y además no puedes hacerte cargo de si el otro querrá o no conservar ese objeto.

8) Crea un horario y asume el compromiso de  cumplirlo. Programa tus sesiones de organización por períodos regulares semana/día y si tienes objetivos especiales, por ejemplo “arreglar el estar para invitar amigos a cenar” ponle fecha y no la cambies. Trata de no ser interrumpido en tus sesiones de organización y limpieza.

9) Reconoce tus logros. Toma fotos tipo antes/después que te permitan sentirte satisfecho y premiate con algo que te guste que no sea posible acumular: un masaje, un paseo, una cena, una película, pero no se te ocurra ir de shopping!.

10) Tu controlas este tema y asumes la responsabilidad por tus progresos, pedir ayuda es importante pero la fuerza detrás del proyecto eres tú.

11) Pon reglas, como acordar con las personas que te ayudan que la decisión final será tuya, armar guías : por ejemplo todos los periódicos de más de una semana pueden reciclarse pero cartas y fotos no. Ponte también tú reglas, por ej, no voy a conservar más de 500 libros o voy a desprenderme del 50% de mis objetos.

12) Libérate de la obligación de encontrarle un hogar a todas las cosas que posees. Desvinculate de su destino

13) Vigila aquellas situaciones en las que podrías tentarte y adquirir objetos innecesarios, por ejemplo en época de rebajas o  en los hipermercados o en contenedores donde ves que otro ha dejado algún objeto. Intenta  limitar y controlar todo lo que entra a tu casa.

 

Preguntas claves:

  • ¿Cuando fue la última vez que echaste de menos  ese objeto?
  • ¿Cuando fue la última vez que lo usaste?
  • ¿Para que crees que lo usarías en el futuro inmediato?
  • ¿Cual es mi historial de uso de objetos de este tipo?
  • ¿Que impacto tiene en mi problema conservar este objeto?

 

Fuente: http://www.helpforhoarders.co.uk/self-help/

 

 

Los selfies, nuestra nueva pasión narcicista

Por Enrique Valiente Noailles

Dos historias recientes, una risueña y otra trágica, han colocado en un primer plano el tema de los selfies, los retratos digitales que las personas sacan de sí mismas y que suben diariamente por millones a las redes sociales. Habiéndose masificado los dispositivos que permiten sacar fotos en cualquier ocasión, pocos resisten la tentación de incluirse, mediante la distancia de su brazo, en la eternidad del instante.

Lo que no estaba previsto es que en la lista de cultores de las selfies ingresara uno de nuestros antecesores en la escala de la existencia. De allí viene la primera historia: una batalla legal por el copyright se ha desatado en torno de la selfie que un macaco tomó de sí mismo, en Indonesia, con la cámara del fotógrafo inglés David Slater. Se cuenta que el simpático macaco robó la cámara y, seducido por el ruido de los clics, comenzó a jugar con ella, a disparar al aire y a sacarse fotos a sí mismo.

La sonrisa cuidadosamente elaborada (como en toda selfie), la expresión juguetona y los ojos pícaros fijos en la cámara confirmarían la teoría de Darwin, aunque no hubiera ninguna otra evidencia.

Es que el macaco sonríe con una sutileza y una ironía insuperables, como si hubiera podido entrever el problema que causaría. Porque la ley sostiene que el dueño de los derechos de autor de la imagen es de quien saca la foto, pero ¿qué sucede cuando el que saca la foto es un mono? Wikimedia Commons, el sitio de imágenes de uso gratuito, la publicó sin comprar los derechos bajo el argumento de que los monos no pueden poseer derechos de autor y que, por lo tanto, la imagen pertenece al dominio público.

En este punto, no debiéramos olvidar que los monos tienen algún lejano copyright sobre el hombre mismo, pero es cierto que no pueden patentar sus ocurrencias. Pero toda la discusión es, junto al autorretrato, gloriosa.

Para tornar las cosas más graciosas o grotescas, Slater argumentó, en defensa de sus intereses, no sólo que pagó el viaje y que el equipo fotográfico le pertenecía, sino que, para la ley, un asistente no es dueño del copyright. “Creo que el mono fue mi asistente”, dijo, intentando quitarle protagonismo, aunque concediéndole sin darse cuenta un estatus casi humano. Creer que el mono trabajó para él es, de todas maneras, de una ingenuidad conmovedora. Se enmarca en la ilusión del sujeto de servirse del mundo y de los objetos, sin sospechar que el mundo está también animado y que se sirve igualmente de nosotros.

En efecto, en este caso, el fotógrafo pagó miles de dólares para viajar a la selva, invirtió en conocimiento y equipos fotográficos, dispuso con minuciosidad la cámara para ser operada, y el mono se sacó una maravillosa foto para entregar al dominio público. Porque la sonrisa del mono refleja la ironía y acaso el agradecimiento de haber convertido al fotógrafo en su asistente. Para rematar la cuestión, Slater alegó que la fotografía es una profesión costosa y que “nos están quitando nuestro medio de vida”. Indiferente a esos motivos, el monito dejó claro cuál de los dos podía estar en riesgo de extinción.

El problema es apenas un indicio de lo que puede venir. Algún día, menos lejano de lo que parece, cuando estemos compuestos de silicio al estilo cíborgs -mitad máquinas, mitad hombres-, se plantearán nuevos problemas de derechos de autor. Una posible selfie del hombre, a largo plazo, tal vez sea una delgada existencia entre el animal y la máquina. Pero, en todo caso, uno no puede dejar de intuir que el macaco está parodiando, con su selfie, nuestra nueva pasión contemporánea.

Aunque tal vez se esté riendo también un poco de nuestra especie y de nuestra pretensión de haberlos dejado atrás. Sabemos, por ejemplo, que los monos titíes tienen conversaciones educadas y que mantienen una etiqueta para hablar y dejar hablar. Interactúan por turnos y esperan durante unos cinco segundos después de que uno de ellos termina para responder. No hay más que observar una sesión del Congreso para dar por tierra nuestra evolución frente a los simios. Es que no sólo compartimos un 99% de nuestros genes con ellos. Hay quien señala, como el filósofo de Princeton Peter Singer, que los monos tienen el mismo nivel cognitivo que un niño, y que deberían tener derechos comparables, cosa que no ayuda a Slater. …………………………………………………………………………

La selfie ha sido seleccionada como la palabra del año 2013 por los Diccionarios Oxford, se expande viralmente por nuestro planeta y abarca al presidente Obama en el memorial de Mandela, a Ellen DeGeneres en la noche de los Oscar, hasta llegar sin escalas a nuestro mono.

El otro caso, sin embargo, que conmovió al mundo en estos días, fue el de un matrimonio polaco que murió al caer de un acantilado en el intento de tomarse una autofoto cuando se encontraban en el centro turístico Cabo Da Roca, al oeste de Lisboa. Saltaron las vallas para buscar el mejor ángulo, pero esta sobredosis de ambición estética fue el paso que los llevó a la muerte.

Esta disposición a arriesgar todo por una mejora en la toma sólo puede comprenderse por la preponderancia que ha adquirido entre nosotros el parecer frente al ser. Y por la tendencia a convertir todas las vivencias en espectáculo, cuando a veces llaman a vivirse de manera no reproducible y singular. Unos pocos centímetros tras las barreras de protección, en busca de la perfección de la perspectiva, los llevó a despeñarse más de ochenta metros hacia el abismo. Como si el paisaje, que carece de sentimientos, hubiera cedido a su deseo y los hubiera devorado para permanecer, justamente, perfecto. Cosa que recuerda a aquellos indígenas que, agradecidos con los evangelizadores venidos de Europa, los devoraban en señal de respeto.

Como se ve, no hay que jugar de más con lo subhumano ni con lo extrahumano. Uno podría sacar conclusiones, aplicables también a otras esferas, sobre los efectos inesperados de pretender manipularlo todo. Pero, para culminar, el hombre había dicho con motivo de una exposición en Polonia de sus fotos de Portugal: “Como fotógrafo no soy un espectador pasivo, sino un cazador activo en busca de la mejor perspectiva”. Como en las tragedias griegas, es siempre un impulso ciego el que lleva al cazador a cazarse a sí mismo. Es que, justamente, esta desgracia evoca la historia de Narciso, quien también murió al caer al abismo de su propia imagen. Enamorado de su rostro y de su belleza, murió ahogado mientras intentaba abrazar la perfección de su rostro, luego de inclinarse hacia el agua que lo reflejaba.

¿Son las selfies una categoría del narcisismo contemporáneo? ¿O son una nueva manera de compartir nuestra vida con los demás? En cualquier caso, una arqueología futura de nuestras imágenes no dejará de asombrarse ante el fenómeno. Podrían ser, por un lado, una actividad lúdica, apenas un acto de ansiedad comunicativa, la necesidad de compartirse a sí mismo o de romper con un aislamiento. Pero las selfies son también una politización de la propia imagen, una autopromoción en la que cada uno controla cómo quiere aparecer ante los demás. Como señala Boris Groys, vivimos bajo un régimen de autodiseño y autosimulación compulsivos. Pero nadie está ya interesado en la contemplación. Vivimos en una civilización en la que todos muestran algo, pero en la que nadie lo mira.

Tal vez sea nuestra propia muerte lo que buscamos conjurar con la producción en masa de imágenes de nosotros mismos. Porque la foto intenta contrarrestar el tiempo. Sin embargo, ante la marea de fotos que lo combaten, el tiempo adopta también la suave sonrisa del macaco, porque sabe que las propias armas servirán para comprobar nuestra derrota. En suma, si el Narciso contemporáneo necesita recordarle al mundo de manera serial su rostro, es porque ya no encuentra un reflejo que le devuelva su imagen original, un espejo en el cual reconocerse. Y así como algunas tribus llamadas primitivas tenían miedo a perder el alma mediante una foto, en nuestro caso tal vez delate, a la inversa, la búsqueda de esa alma perdida. © LA NACION

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1720119-las-selfies-nuestra-nuevapasion-narcisista

Editado:  Raquel Ferrari

El duelo complicado

 

Se denomina duelo al conjunto de situaciones que se ponen en marcha tras una pérdida,  no sólo psicológicas (los “procesos de duelo”), sino psicosociales, sociales (el “luto”),  e incluso económicas. (…). Aunque en general, un duelo se refiere a la pérdida de un ser querido, es un proceso que también puede desencadenarse por la pérdida de un trabajo, status social o incluso ideales como la patria o la libertad.-

En el duelo “normal”, son esperables algunas emociones, pensamientos o sentimientos que en el caso de un  duelo complicado se transforman en un estado en el que la persona se siente desbordada por lo que le pasa y utiliza conductas que aumentan la sensación de no avanzar hacia la resolución del proceso.

Siguiendo a Worden (2007) encontramos diferentes alternativas de duelo complicado:

  • retrasado: la reacción emocional surge tiempo después de la pérdida a través de un recuerdo o de una situación similar a la vivida con el objeto perdido (ej: navidades)
  • crónico: duración excesiva, no se puede pasar página.
  • exagerado: aparición de síntomas clínicos intensos: depresivos, ansiosos, etc..
  • enmascarado: la persona no es consciente de que sufre a causa de la pérdida, en su lugar aparcen síntomas físicos (dolores de cabeza, alergias, problemas gástricos).

En un duelo complicado suele estar presente:

  1. cambios radicales en el estilo de vida y evitación del grupo de amigos/familia asociados a la persona o situación perdida
  2. impulsos destructivos
  3. tristeza inexplicable que se produce cada año en la misma época
  4. Imitar a la persona fallecida
  5. desarrollo de una fobia a la enfermedad relacionada con la pérdida
  6. un acontecimiento poco importante desencadena una respuesta emocional excesiva
  7. imposibilidad de desprenderse de objetos del fallecido

Algunas intervenciones terapéuticas:

  1. realizar una biografía
  2. escribir cartas que no se envían
  3. construir diarios o libros de recuerdos
  4. recopilar imágenes sobre lo perdido
  5. escribir epitafios
  6. caracterizar la pérdida: qué, cómo cuando y cuanto se ha perdido, que ocupa su lugar
  7. elaborar historias, poesias, cuentos
  8. desarrollar rituales de alejamiento

Desde una perspectiva constructivista, se trata de crear un nuevo escenario otorgando significado concreto a lo que pasó y a cómo actuamos frente a ello.

“Una vez entendemos el cómo y el por qué de la pérdida podemos iniciar un proceso creativo de reconstrucción” ( Leila Nomen Martín) buscando un nuevo orden más allá de lo perdido.

Para saber más:

Nomen Martín, Leila : “Tratando el proceso de duelo y de morir”. Ed. Pirámide (2008)

Tizón, Jorge :“Pérdida, pena, duelo. Vivencias, investigación y asistencia”. (2004). Fundació Vidal i Barraquer & Paidós

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Para que sirven las redes sociales?

 

Una de las claves de la salud mental  tiene que ver con lo social: participar en eventos, redes,  grupos, clubes. La socialización  permite canalizar iniciativas, contrastar ideas, estimular la creatividad y evitar el aislamiento.

En este contexto, las redes sociales virtuales  aplican el viejo esquema a un nuevo escenario. Una red social no es otra cosa que una estructura que ordena las relaciones entre personas. De una manera u otra todos pertenecemos a una gran red social.

Por otra parte también pertenecemos a pequeñas redes: familiares, de amigos, de colegas, de trabajo.

Toma un papel y un boli e intenta armar un gráfico con toda la gente que conozcas o con la que estes relacionadoLuego haz un esquema de toda la gente con la que ELLOS están relacionados. No es fácil ¿verdad?

Pasar  a este nivel es casi imposible.

Esa es  la idea central de una red social virtual:  expandir tus relaciones conectando a amigos de tus amigos.

¿Por qué una  red social como estrategia de comunicación es inmensamente útil para mejorar la percepción de bienestar, hacer negocios o aprender simplemente? Pues porque dinamiza y alimenta el crecimiento personal o laboral y sobre todo porque en alguna medida somos ALGUIEN para alguien.

Una poderosa fórmula que ha estado presente desde los comienzos de la vida social humana reformulada utilizando las herramientas del nuevo tiempo.-

¿Y a tí? ¿Para que te sirven las redes sociales?

Fuente:http://masterthenewnet.com/apply-an-ancient-social-networking-concept-to-your-2010-business/

Psicología de la salud & turismo

 

El Turismo de salud  se define  como

” Cualquier clase de viaje que implica mejorar la percepción de sentirse bien” (Mueller & Kauffmann, 2001).-

La conexión entre salud y turismo no es nueva; en el siglo XIX  se solía viajar a lugares preparados para “tomar las aguas”, existe una enorme literatura relacionada con estos viajes : Chejov, Balzac, Dostoyevsky, Thomas Mann  y a finales del siglo XX surge el Turismo rural  en el que se busca un contacto con la naturaleza ejercitando hábitos saludables.- en la actualidad, Salud y turismo  se han convertido en un fenómeno social de la mano de una mayor consciencia ecológica.-

Los expertos en tendencias sugieren que en el 2025 el turismo será una de las industrias más extendidas solo superada por el cuidado personal.

- ¿Por qué esta tendencia se impondrá?

Un estudio reciente de Future Foundation  revela que “sentirse saludable” es una prioridad de la sociedad urbana, unida al aumento de la expectativa de vida  que propone mejorar su calidad  a través del envejecimiento activo.-

Al mismo tiempo, la población en activo se encuentra enfrentando mayores niveles de estrés  derivados de los cambios en las condiciones laborales que obligan a reorganizar objetivos, desarrollar nuevas habilidades y ser flexible a los cambios.

A una demanda mayor de espacios de salud y relajación se corresponde una oferta de servicios que cubran esas necesidades: balnearios, spa, hoteles sostenibles, etc.. pero si  no incorporamos otras herramientas para ayudar a cambiar los hábitos, estamos enfrentando la demanda con una respuesta incompleta.-

Venimos de una larga época en la que el sedentarismo como estilo de vida llevó al aumento de la obesidad,  dificultad en organizar el tiempo libre, etc..

Pero a medida  que el urbanita se hace cargo de la importancia de mantener su salud, crece su necesidad de  relacionar el bienestar (wellbeing)  con los hábitos para mejorar su calidad de vida.-

Además, el cuidado de la imágen personal ha crecido como tendencia de la mano de las social media,  por eso el concepto de wellness (un creciente sentimiento de responsabilidad hacia el propio cuerpo unido a más calidad de vida) es una demanda aún no satisfecha en su totalidad.

En ese sentido, hemos desarrollado con éxito experiencias en las que un entorno adecuado complementa el trabajo por objetivos actuando en los distintos niveles : físico, psíquico, emocional y social.

En nuestra experiencia, notamos que existen una serie de variables siempre presentes en quienes demandan estas actividades:

  • deseo de recuperar la salud en un sentido amplio
  • mayor consciencia de la importancia de hacerse mayor en forma saludable
  • deseo de mantener un cuerpo saludable
  • deseo de reducir el estres
  • mayor consumo de productos relacionados con la salud y la belleza

Finalmente: Se trata de redefinir conceptos y ser creativos para responder a las demandas, sin perder de vista la idea de “equipo” con una formación teórica y práctica sólida que garantice resultados

Límites y oportunidades del coaching

Hablar del coaching no es fácil,  porque desde la vaguedad de un término al que se define como “entrenamiento” se promocionan todo tipo de intervenciones muchas veces centradas en mensajes Wishful thinking, del tipo “puedes lograr todo lo que te propongas”, “vas a triunfar”, “tus sueños son tu guía”, recordándote todo el tiempo que eres el mejor y que no tienes -para nada-la culpa de lo que te pasa.-

Lamentablemente, o por suerte, la realidad muchas veces debe ser desmontada para poder cambiarla; esto supone aceptar algunos condicionantes, enfrentar los propios miedos y conocer qué situaciones pueden ser potencialmente conflictivas. Este análisis siempre es subjetivo, porque la historia es siempre personal. No sirve el café para todos.-

Queremos decir que ni el coaching vale para todos, ni todos valen para ser coach. El coaching es simplemente una estrategia marcada por un tipo de intervención dirigida a los objetivos. Pero, esto nunca se puede hacer si no es en un contexto.

Y a interpretar contextos se aprende. Requiere profesionales formados y con experiencia, alto grado de profesionalidad y una planificación específica para cada coachee.

Ahora bien, las escuelas de coaching  hacen hincapié en que el objetivo es el CAMBIO. La verdad es que en cualquier estrategia de intervención de base psicológica el objetivo es el cambio. ¿Donde está la diferencia?

El coaching supone “entrenar” para llegar a una meta previamente definida, para eso se trata de guiar sobre la forma “correcta” de llegar a ella. Pero, ¿Qué pasa si en el proceso resulta que la meta cambia o se descubren cuestiones que no estaban claras al comienzo?.

Si esto sucede, el coaching tradicional buscará imponer la meta sobre el contexto para llegar a ella minimizando la respuesta personal en cambio,  en otras estrategias, por ejemplo, el counselling se trabajará intentando re definir la meta y los contextos y por su parte, la Psicoterapia se centrará en entender qué elementos de la personalidad del cliente han influido en su interpretación del contexto que puede estar influyendo en su dificultad para el cambio.

En este sentido, hay que aclarar que esa visión que se busca imponer desde algunos sectores  del coaching de que la psicoterapia implica-siempre-urgar en el pasado y es sinónimo de psicopatología no es correcta; el concepto de psicoterapia es amplio y los modelos teóricos variados.-

Por otra parte,  hay que separar el Coaching ejecutivo tradicionalmente enfocado a sacar lo mejor de gerentes y ejecutivos, que es un estilo dirigido, en el que un profesional que quiere lograr un objetivo contrata a otro (coach)  que le ayuda a lograrlo, dá consejos y siempre indica lo que se debe hacer;

del Coaching personal o de salud (wellness coaching)  en donde no se trata solo de imponer un programa formativo de habilidades sino de plantear opciones frente a un cambio que es necesario realizar.

Dar consejos es  bastante sencillo, que esos consejos promuevan el crecimiento y auto conocimiento  personal es menos fácil de lograr.

En un mundo cambiante como el actual, puede que hacer las mismas cosas siempre de la misma manera no sea una buena idea.

El coaching no dirigido focalizado en las áreas de la salud y el bienestar  (wellness coaching), trabaja  hábitos saludables o cambios en el entorno personal sobre la base de descubrir y cuestionarse los propios prejuicios.

 Desde el:

COACHING DIRIGIDO (coaching ejecutivo)

Decir

Formar

Enseñar

Aconsejar

al

COACHING NO DIRIGIDO (wellness coaching y coaching personal)

Buscar soluciones

Pensar creativamente

Descubrir

Cuestionarse

ESCUCHAR

 

Para saber más:

Richardson, Pam: Coaching personal. Ed. Mens Sana (2005)

http://www.powersofsix.com/

http://www.aacounselors.org.ar/

http://www.webmd.com/balance/guide/life-and-wellness-coaches