Envejecimiento activo: hay vida después de los 60

El abuelito en chinelas que escuchaba la radio pegada a la oreja o la frágil abuelita que tejía toda la tarde en la mecedora están muy lejos de la realidad. Ahora se habla de una nueva tercera edad, donde se pueden descubrir pasiones con la certeza de que la llama de sus los deseos sigue viva.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) fijó los 60 años como el índice que marca la llegada a la tercera edad.
Pero la última muestra que hizo la OMS dice otra cosa: 500 adultos mayores respondieron que ellos se consideraban dentro de este grupo, recién llegando a los 70.
De hecho, las personas después de los 50 suelen tener una imágen interna 12 años menor a su edad cronológica, es la presión cultural la que colisiona con esta percepción.
Por eso estan importante el entrenamiento en hábitos que favorezcan el no “comprarse” la tarjeta dorada que la sociedad quiere muchas veces imponer.
La vejez  desde lo psicológico es una cuestión de percepciones y conductas y desde lo fisiológico, una cuestión de genes y hábitos saludables.
Ser abuelo no depende de ningún tipo de elección personal. Uno no elige cuando ser abuelo, simplemente llega. A principios del siglo XX, padres e hijos podían convivir entre 20 a 30 años. Mientras que abuelos y nietos lo hacían, en promedio, unos 10 años. En la actualidad, padres e hijos pueden convivir unos 50 años y abuelos y nietos, más de 20. Antes muchos niños no llegaban a conocer a sus abuelos. Hoy, muchos bebés que están naciendo en estos días, con comodidad podrían llegar a vivir hasta los cien años y cuidar hasta a sus tataranietos.
¿Qué hago con la tecnología?
No son nativos digitales, claro, no nacieron con la explosión tecnológica. Pero de un tiempo a esta parte muchos adultos mayores se fueron adaptando y ya usan con familiaridad algunas herramientas y dispositivos como el celular, la cámara de fotos digital o la tablet.
Dentro de los temores que los adultos mayores suelen tener  en relación al  ingreso en las redes sociales, por ejemplo Facebook, es frecuente la inseguridad. “¿Quién es confiable para tener como amigo?”, es una pregunta recurrente. Hasta que descubren whatsapp y se dan cuenta de que pueden compartir con hijos, nietos y amigos su momento a momento, sentirse acompañados y paradojicamente, más seguros.
La alternativa al descarte
Según el ranking 2014 de la Global AgeWatch Index –que mide el bienestar de los ancianos- en la lista de los mejores lugares para vivir llegada la adultez, está Noruega (en el podio), Chile (en el puesto 22 y es el mejor latinoamericano) mientras que Argentina ocupa el lugar 31, de una lista final de 96 países de los cinco continentes.
En el documento Europa 2020 :La estrategia europea para el crecimiento“,  de la II Asamblea Mundial  para Europa de Naciones Unidas celebrada en Madrid, se pone de manifiesto la importancia del envejecimiento activo como elemento clave para el porvenir de la sociedad.
La clave entonces, cambiar la mirada. Anote bien, no se olvide: el que envejece, floreceLeer más en http://www.eldia.com.ar/edis/20141011/Despues-sesenta-ahora-empieza-otra-etapa-plena-vida-tapa8.htm

Editado por : Raquel Ferrari

Prevenir el suicidio

En agosto pasado, el actor Robin Williams se quitó la vida. Seguía un tratamiento por una severa depresión. ¿Podría haberse evitado?

El suicidio es una de las 10 causas de muerte más frecuentes y un desafío al equipo de salud. Tradicionalmente se piensa que es un tema de psicólogos y psiquiatras, pero resulta que lo más frecuente es que el potencial suicida no hable espontáneamente de sus ideas pero sí consulte por otras cuestiones o síntomas a médicos generalistas, enfermeras o trabajadores sociales. Estaría bien que el equipo de salud pudiera incorporar herramientas como las que propone la Dra. Damara Gudnick en el artículo que traducimos más abajo. Un simple cuestionario aplicado como rutina, podría ser muy útil y no supondría que el médico de atención primaria que tiene poco tiempo y mucha presión y que se ha acostumbrado a no mirar, no escuchar ni tocar a su paciente alterara demasiado su rutina. El empoderamiento del paciente y la buena praxis comienzan por una buena comunicación.-

____________________________________________________

Thomas era un colega, vecino y amigo de la familia. Lo vi salir a correr el domingo por la mañana. Nos saludamos e intercambiamos unas palabras sobre lo hermoso que estaba el día. Solo unas horas después, su mujer salió corriendo de la casa, llorando y gritando que estaba muerto.Quedé shockeada.

Su aspecto era saludable, era exitoso, con una hermosa familia. Tenía solo 36 años y todo a su favor. Nadie sabía que había estado luchando contra la depresión hasta que fue demasiado tarde.

Historias como estas son muy comunes. Familiares y amigos  del suicida, sienten que han estado ciegos ante lo que pasaba y que lo han abandonado, preguntándose si hay algo más que hubieran podido hacer. Los médicos que pierden pacientes por suicidio, buscan claves ocultas y signos que hayan pasado desapercibidos.

Todos asumen que la tragedia podía y debía prevenirse. Esto es cierto en muchos casos. La causa más común del suicidio es la depresión, una enfermedad que puede ser detectada y tratada con éxito. La mezcla correcta de psicoterapia y medicación conduce a la reducción de síntomas, mejora la calidad de vida y, lo que es más importante, puede prevenir el suicidio. La evidencia muestra también que los tratamientos contra la depresión permiten también controlar otras enfermedades crónicas. Esto es algo fundamental, porque  pacientes con enfermedades crónicas como la diabetes o enfermedades coronarias son dos o tres veces más susceptibles de tener depresión asociada.

La depresión suele aparecer asociada a estresores sociales. Relaciones personales conflictivas, dificultades laborales y problemas económicos pueden precipitar un episodio depresivo. La falta de energía aún para levantarse de la cama o concentrarse en las tareas diarias puede llevar a sentir que quizás sea mejor no estar vivo.

Este año, 25 millones de americanos sufrirán al menos un episodio de depresión, pero solo la mitad recibirá tratamiento. Las consecuencias de esta triste realidad es que el 15% de ellos se suicidaran. La brecha entre los afectados de depresión y aquellos que recibirán tratamiento persiste por varias razones. Por un lado, los pacientes ven la depresión como una debilidad que los avergüenza y los hacen temer ser estigmatizados. Por otro lado, los médicos de atención primaria, suelen no identificar la depresión cuanado el paciente tiene una enfermedad física agregada. Consultas por dolores erráticos suelen enmascarar el sufrimiento emocional. Y aún cuando el diagnóstico es correcto, los estudios muestran que el tratamiento siempre es inadecuado y a corto plazo.

¿Cómo puede el sistema de salud mejorar el reconocimiento y tratamiento de la depresión? Hablando claro, ¿como podemos prevenir los suicidios?. Ciertamente, no faltan oportunidades para hacerlo. Cerca del 50% de los suicidas de todas las edades tienen algún contacto con un profesional de atención primaria durante el mes anterior y el 75%  tiene contacto durante el año anterior.

Protocolos que incluyan  estrategias de detección de depresión en las consultas pueden ayudar a identificar a  los potenciales suicidas. Una vez que se los identifica, el trabajo en equipo interdisciplinario asegurará el diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento.

Finalmente, una relación de confianza entre doctores y pacientes es un camino de ida y vuelta. Para permitir a los pacientes sentirse lo suficientemente seguros para confiar sus emociones y miedos, médicos y enfermeras deben abrirse a la conversación, proveer un oído que no juzgue ni evito hablar de las ideas suicidas del paciente. Y los pacientes deberían recibir más información sobre su enfermedad para poder así ser actores de su propio bienestar y tomar el control de su enfermedad. Después de todo, el paciente es la persona más importante en el equipo de salud.

El PHQ-9, Patient Health Questionaire,  es una herramienta de 9 ítems que puede ayudar  a identificar a aquellos que necesitarían una valoración posterior.

 El P4 suicidality screener y el Columbia Suicide Severity scale pueden tambien ser usado para identificar ideación suicida y actuar antes de que sea demasiado tarde. En el Bellevue Hospital Center, en donde trabajo, cada paciente de atención primaria es sistemáticamente evaluado, mejorando el reconocimiento y el tratamiento  de cientos de pacientes de NYC.

Era la segunda visita al ambulatorio de la Sra. Moore este mes. Una mujer de 38 años, madre de tres hijos y con un pobre control de su diabetes. Hoy, la Sra. Moore se quejaba de dolor de cabeza. La enfermera le pidió que completara el cuestionario de depresión de rutina. Cuando comenzó a contestar, alzó la vista y exclamó: “ES tan difícil”, “mi esposo perdió su trabajo y estamos luchando por tratar de llegar a fín de mes”. “Tiene pensamientos suicidas?”-preguntó la enfermera. La Sra Moore, con lágrimas en los ojos contestó : “Sí””.

 

Estas ideas  podrían haberse perdido fácilmente, pero gracias a un simple cuestionario su depresión fue reconocida y tratada. Ganó control sobre su diabetes y mejoraron sus dolores de cabeza. Tres chicos adorables tienen aún a su madre y un marido a su esposa.

La depresión es una enfermedad, no una debilidad, y el suicidio una trágica consecuencia. Con unos simples pasos, los médicos y enfermeras no especialistas en salud mental pueden aprender a reconocer la enfermedad aún cuando no sea motivo de consulta y asegurar que los pacientes reciban tratamiento. Si usted se ha sentido deprimido, sepa que hay alguien ahí que puede ayudarlo.-

Fuente:http://www.huffingtonpost.com/dr-damara-gutnick/a-routine-screening-that-_b_5826402.html?&ncid=tweetlnkushpmg00000067

Traducción : Raquel Ferrari

Adictos a las series, ¿Por qué nos encanta contar el final?

Revelar detalles de la trama (spoiler) de series exitosas de la televisión era considerado hasta ahora de muy mala educación  [N. de la R.: spoiler proviene de spoil, "arruinar" en inglés].

Según  el antropólogo cultural Grant McCracken, que dirigió una investigación etnográfica auspiciada por Netflix, el gigante del streaming, sobre la función de los spoilers en la sociedad global,  divulgar detalles importantes de una trama de ficción se relaciona con la necesidad de afirmar nuestro poder y ascendiente social.

McCracken descubrió que la misma estructura de los capítulos y el ordenamiento por temporadas promueven el  binge watching (sesiones maratónicas en las que se ven numerosos capítulos o incluso temporadas completas de las series en una sola sentada) así como otros cambios en la forma en que la gente mira TV. “Saber algo sobre una serie que los demás desconocen es tener poder sobre otros -explica McCracken, que ha enseñado en la Universidad de Cambridge, en el MIT y en la Escuela de Negocios de Harvard-. Algo así como decir: «Yo vivo en el futuro al que ustedes esperan llegar algún día».”

Netflix planea utilizar esta investigación como base para una nueva promoción digital entre sus abonados, que incluye un cuestionario que ayuda a la gente a clasificar en qué forma prefieren arruinar ficciones.

¿Le gusta revelar una vuelta de tuerca a propósito, sólo porque puede hacerlo?

Es el llamado espoileador despechado (un empleado que le saca el suspenso al ciclo preferido de su jefe, o una hija enojada con su madre que le revela quién morirá en su drama preferido)

¿O se le escapa contar lo que no debiera sin querer, por pura emoción de compartirlo?

Es el espoileador impulsivo.

El espoileador desvergonzado cree que una vez que el capítulo se emitió en los Estados unidos está bien contar lo que pasa en él.

Y luego encontramos al espoileador enigmático, un maestro en decirlo todo sin decir nada. Porque los spoilers, bien pensados, pueden ser intrigantes y seductores como un epigrama. La conducta del espoileador enigmático es la última en emerger, según afirma McCracken.

La investigación -y el uso promocional que hará de ella Netflix- es parte de un intento más amplio de este servicio de streaming para comprender la cambiante relación del público con la TV.

La compañía elabora sus apuestas de programación sobre la teoría de que la televisión por Internet está reemplazando a su contraparte tradicional: las aplicaciones reemplazarán a los canales, los controles remotos desaparecerán y, tarde o temprano, las pantallas proliferarán sin control.

En 2013, Netflix dio a conocer un estudio que afirmaba que cada vez más espectadores adultos preferían ver las series en sesiones maratónicas online en lugar de a razón de un capítulo por vez, como es usual en la pantalla chica (otros investigadores afirman que la audiencia pasa cada vez menos tiempo mirando programación en vivo; prefiere seguir los contenidos en los horarios que le son más convenientes, gracias a los sistemas de Video On Demand y el propio streaming.

“El VOD está afectando a la TV tradicional” -explica Richard Greenfiled, analista de BTIG Research, en un informe al que tuvo acceso The New York Times-. La conducta del consumidor está cambiando y parece una tendencia imposible de revertir”.

Considerando estas afirmaciones como válidas, Netflix le pidió a McCracken estudiar cómo los spoilers afectan el consumo de historias: ¿saber cómo terminará una serie hace que empezar a verla desde el principio pierda atractivo? ¿Un spoiler podría motivarnos a descubrir una nueva ficción?

McCracken registra la aparición del spoiler hace una década, en consonancia con el desarrollo del consenso crítico sobre la TV como proveedora de historias más sutiles, complejas y sofisticadas. Series como Buffy the Vampire. Slayer y The Wire fueron dos de los primeros ciclos que rompieron las reglas de las series clásicas: los personajes buenos hacían cosas malas y cosas malas le pasaban a la gente buena.

El surgimiento de la llamada Tercera Era de Oro de la TV hizo que la gente hablara cada vez más de sus ficciones y, con ello, comenzara a romper el pacto tácito de no contarle el final de una buena historia a quien no la ha descubierto aún, agrega McCracken. Y lo llamó “el impulso OMG” (por las siglas en inglés de “Oh, My God!”), ya que esa exclamación suele ser en los Estados Unidos el preámbulo de una conversación acerca de una vuelta de tuerca impactante de una serie en particular. “El poder de esta nueva era de oro es tan intenso que llevó a la gente a tenerlo como primer tema de conversación social. Lo que ocurrió la noche anterior en la pantalla chica de pronto era tan importante como para proferir exclamaciones y meter la pata ante los demás.”

Las cadenas de TV de los EE.UU. han respondido a estos cambios produciendo series llenas de vueltas de tuerca sorprendentes, como matar a un personaje central (como ocurrió en la última temporada de la ficción The Good Wife, de CBS). El drama de alto impacto puede provocar más comentarios en las redes sociales, y ese alto perfil puede ayudar a que más espectadores decidan ver esos programas en vivo, lo que aumenta el rating. Pero McCracken sostiene que la buena televisión es a prueba de spoilers. “Uno puede saber de antemano qué pasa, pero aún querer ver el programa”, afirmó.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1734685-ver-series-en-la-era-de-los-spoilers-un-campo-minado

Editado por : Raquel Ferrari

Nuevos perfiles profesionales en psicología :¿Qué es la psicología del ocio?

 

 

En 1964,  el DrEricBerne  lleva acabo una de las primeras aproximaciones de la psicología al estudio del ocio y su relación con las relaciones personales pero es John Neulinger quien en su libro  Psychology of Leisure (1974), aporta un enfoque teórico del ocio basado en dos variables:

/Libertad Percibida

/Motivación intrínseca

Según su estudio, una actividad es de “ocio” si la persona se siente libre de elegir una actividad por la que se siente atraída sin pensar en el resultado o en las consecuencias de su elección.

Por su parte, Mihaly Csikszentmihalyi, en 1975 descubre la vivencia subjetiva de placer cuando realizamos actividades en las que existe un balance entre la creatividad y el desafío y denomina a este estado “Flow” (Fluir).

En 1997, Mannell y Kleiber  publican un compendio  en el que resaltan que el estudio del ocio desde la psicología ha proporcionado una mayor comprensión de por qué la gente hace lo que hace con su tiempo libre y del impacto que esto tiene en su calidad de vida:
1) El ocio es un área imprescindible en el bienestar de las personas

2) El ocio influye en la salud psíquica y física de los individuos,

3) El ocio afecta áreas de la cultura y economía e introduce cambios en la sociedad.

Se trata de pensar el tiempo libre como un derecho y una necesidad, una visión desde la psicología del ocio permite-por ejemplo-elaborar alternativas de tiempo libre ligadas a destinos turísticos, tomando en cuenta la importancia que la elección de un destino puede tener en los cambios de actitud respecto de deporte en grupo o viajes organizados, talleres recreativos.

Permite además elaborar estrategias de prevención terciaria (rehabilitación) centradas en la gestión de ocio para personas afectadas por enfermedades crónicas o abordar nuevos problemas como el uso abusivo de pantallas (videojuegos, redes sociales) en niños y adolescentes, desde el punto de vista de un uso saludable y útil de ese tiempo entrenando en estretegias de control.

Otro nicho de trabajo para los psicologos especializados en ocio es el área del trabajo. La calidad del trabajo y la calidad del tiempo libre son las dos caras de la misma moneda;  se habla mucho de higiene del trabajo, de derechos del trabajador, de compatibilidad de la vida familiar y la vida laboral pero se pone poco énfasis en la importancia que el uso del tiempo libre tiene en el equilibrio bio-psico-social tanto personal como familiar y de la comunidad en la que estamos insertos.

 OCIO es un concepto distinto a NO HACER NADA. Los cambios producidos en el ámbito laboral: jubilaciones anticipadas, trabajo a distancia, las nuevas tecnologías, la disminución de la jornada, el pluriempleo o incluso la desocupación han aumentado el tiempo liberado. Desde los departamentos de RR.HH de las empresas debería plantearse proyectos de articulación de ocio en actividades laborales (formación para el personal eligiendo  establecimientos de turismo rural, nuevos entrenamientos de equipo pensados desde la cooperación y no desde la competencia, programas de ocio terapéutico in company).

Es necesario tener presente que el tiempo libre puede ser también una fuente de problemas. Gabiña (1999) señala cinco dificultades del hombre actual para sanear su tiempo libre:

1) Miedo al paro:  que supone buscar un 2º trabajo que se hará en el tiempo liberado por el 1º

2)La actitud consumista

3) La atracción psicológica al trabajo: que provoca desconcierto ante el tiempo libre

4) El aburrimiento

5) El “ocio desviado”: que supone problemas para el individuo o el grupo. Por ej: deportes de riesgo, turismo sexual, viajes iniciaticos, etc..

En todo caso, los psicólogos podemos aportar mucho al tema del ocio entendido como un espacio terapéutico y de prevención primaria de stress, burn-out, ansiedad & depresión, calidad de vida en enfermedades crónicas, adicción a conductas de riesgo, etc.

Se trata de pensar en el tiempo de ocio como un espacio de crecimiento personal, una alternativa de cambio dentro de áreas como el turismo y el deporte y una herramienta de rehabilitación en salud mental.-

 

Para saber más:

http://www.psicothema.com/pdf/696.pdf

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Requiere CONOCERSE UNO MISMO para saber de que forma lo pasaré bien;
el punto de partida del autoanálisis es explorar la MOTIVACION, para evitar caer en el aburrimiento y la apatía

No es conveniente pensar el tiempo libre solo como un paréntesis entre una jornada laboral y otra.
EL OCIO ES UN AREA DEL DIA A DIA: UNA FUENTE MAS DE PROYECTO.-

DSM V : ¿Somos todos enfermos mentales?

El libro que clasifica las patologías psiquiátricas es el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM). La última versión de este atlas se publicó en 2013 envuelto en una fuerte polémica.
Ahora, Allen Frances (EE UU, 1942), coordinador de la anterior edición, ha levantado la voz contra los excesos diagnósticos de la psiquiatría moderna y la sobremedicación.
Además, denuncia que la psiquiatría debería ayudar al paciente ahora, en lugar de depositar sus esperanzas en los logros futuros de la neurociencia y la genética.Antes de publicar su libro ¿Somos todos enfermos mentales?escribió en su blog Saving normal varios artículos contra la nueva edición del manual de los trastornos mentales DSM-5, considerado la ‘biblia’ de la psiquiatría. ¿Por qué consideró que debía protestar?”Nunca imaginé que iba a escribir un libro. Tampoco imaginé que iba a escribir un blog. Me había jubilado y me dedicaba a disfrutar de mis nietos y la playa. Pero en una fiesta con amigos que estaban trabajando en el DSM-5, me di cuenta de que estaban muy entusiasmados con ideas bastante peligrosas si se aplican a decenas de millones de personas.”

¿Qué le desconcertó?

Iban a introducir la pena como un síntoma de la depresión. Mis olvidos propios de la vejez se convertirían en demencia, los berrinches de mis nietos en trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo y comer demasiado en trastorno por atracón.

Mis colegas no eran conscientes de las consecuencias no deseadas del nuevo manual. Estaban tan preocupados porque la psiquiatría no dejara a ningún paciente fuera de sus límites, que no prestaban atención a un problema mayor: muchas personas serían mal diagnosticadas.

Recibirían medicamentos innecesarios y un estigma que reduciría las expectativas y la confianza en sí mismas. No me gusta protagonizar controversias, pero sentí que denunciarlo era mi trabajo.

Pues ha liderado la polémica. Thomas Insel, director del Instituto Nacional de Salud Mental de los Estados Unidos, también se desmarcó del nuevo DSM alegando que “los pacientes con una enfermedad mental merecen algo mejor”.

Tom Insel es riguroso cuando dice que los avances en biología no son suficientes para hacer diagnósticos, tal y como todos esperaban. Ahora sabemos más sobre esquizofrenia que hace 25 años, pero desconocemos qué función tienen los 108 genes recientemente descritos que están implicados en este trastorno. Quizás sea más útil estudiar uno de sus síntomas, como las alucinaciones. Hazte preguntas sencillas y encontrarás respuestas mejores.

En el libro acusa al nuevo DSM de “no hacerse las preguntas realmente importantes”. Deme un ejemplo concreto.

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es el ejemplo más claro. Antes había un 3% de población afectada. La previsión del DSM-IV, cuidadosamente elaborada, preveía cambios que provocarían un incremento de tan solo el 15% pero ahora un 30% de nuestros estudiantes universitarios y el 10% de nuestros alumnos toman medicación para el TDAH. Si yo hubiese escrito el DSM-5 me habría preguntado si tal incremento tiene sentido. La gente no cambia, la naturaleza humana es la misma. Lo que varía son las etiquetas. El manual debería advertir sobre el peligro de sobrediagnosticar, pero la nueva edición amplió las definiciones para que se pueda tratar con mayor rapidez a más gente. En lugar de curar un problema, lo agrava.

¿Entona su parte de mea culpa como coordinador de la edición anterior?

Me sentí culpable por el DSM-IV. Aunque trabajamos duro para prevenir la inflación diagnóstica, no fuimos capaces de predecir tres nuevas falsas epidemias de trastornos mentales infantiles: TDAH, trastorno bipolar y autismo.No nos anticipamos al posible mal uso del manual, que escribimos cuidadosamente.

¿Los niños son las principales víctimas del nuevo DSM?

Si quieres saber qué niño tiene TDAH el mejor predictor es la fecha de nacimiento. Resulta que los niños nacidos en diciembre tienen un 70% más de probabilidades de ser diagnosticados con TDAH que sus compañeros de clase nacidos en enero, que son más mayores. Es un error, no deberíamos tildar de enfermedad la inmadurez normal de un niño. El análisis clínico debe ser más específico y muy cuidadoso, porque puede mejorar la vida de una persona y hacerla sentir comprendida. Un mal diagnóstico la condena y paraliza.

El coordinador del DSM 5, David Kupfer, comentó a Sinc que las críticas entorno al nuevo manual son “inevitables”.

Yo coordiné el DSM-IV y no hubo críticas.

¿Absolutamente ni una?

Los trabajadores sociales nos hicieron alguna crítica porque decían que la nueva edición del manual era demasiado biológica. Pero en general no hubo pegas porque no teníamos grandes ambiciones, queríamos estabilizar el sistema y restringir el crecimiento de la inflación diagnóstica. En cambio, el DSM-5 comenzó con grandes metas: identificar biomarcadores de dolencias psiquiátricas, evaluaciones dimensionales para calcular la severidad y ampliar la detección precoz. El estado actual de la ciencia no lo permite porque aún no tenemos suficientes evidencias.

¿Todavía es demasiado pronto para aplicar los hallazgos de la neurociencia a la psiquiatría actual?

Se invierte demasiado dinero en la investigación biológica y no lo suficiente en la psicólogica y social. Lo único que hemos aprendido en 30 años es que podemos descubrir muchas cosas sobre el funcionamiento del cerebro, pero traducirlo para mejorar la práctica clínica es muy difícil. A día de hoy no creo que ningún paciente que se haya beneficiado de los avances en neurociencia. No hay nada más excitante que los descubrimientos en neurobiología y genética, pero aún no han ayudado a ningún paciente. Necesitamos ayudar a la gente ahora, en vez de prestar tanta atención a las promesas de un futuro lejano.

¿Qué le parecen los 100 millones de dólares del presupuesto 2014 que ha destinado Obama al proyecto BRAIN para cartografiar el cerebro humano?

Cualquier proyecto que intente entender cómo funciona nuestro cerebro es muy valioso, pero no debería promocionarse a bombo y platillo. La tecnología y las promesas del futuro no tendrían que despistarnos. El 5% de la población sufre un trastorno mental grave, con síntomas incapacitantes que afectan a todos los aspectos de la vida y persisten en el tiempo. Lo terrible es que, mientras estas personas no están recibiendo un tratamiento suficiente, hay mucha gente sobremedicada. Las estadísticas dicen que una cuarta parte de la población tiene una enfermedad mental, pero la cifra me parece exagerada. España es un buen ejemplo.

¿En España también hay sobremedicación?

Tenéis una tasa de desempleo del 25%, los jóvenes que se gradúan en la universidad no saben si tendrán trabajo, los jubilados sufren por sus pensiones… Es normal que estas personas se angustien y estén tristes. Es una reacción normal de la condición humana.

Y esto no lo arregla una pastilla.

Los españoles estarías mejor si durmieseis un poco más e hicierais más ejercicio [sonríe]. ¡Aquí la gente no duerme!

También bebemos mucho.

Quizás también deberíais beber menos. Hay que proteger a la gente de tomar una pastilla para cada problema. La solución de muchos conflictos dependen más de la resiliencia humana, del apoyo de la familia, del tiempo, de la psicoterapia… Todo esto puede ser mucho más útil para vuestros problemas que tomaros una pastilla. Y la actividad física. Y las horas de sueño. Y, sí, tal vez beber menos [ríe a carcajadas].

Fuente: http://www.argenpress.info/2014/09/allen-frances-autor-de-somos-todos.html

Núria Jar es periodista especializada en ciencia y tecnología. Colaboradora de SINC.

Ansiedad : Qué es? Cómo se trata?

La ansiedad es una respuesta emocional que puede ser desencadenada tanto por la alegría como por el miedo, el enojo o la tristeza. Ciertos factores ambientales que generan  estrés:  problemas laborales, económicos o familiares, constituyen la causa más frecuente de los denominados estados de ansiedad..

Puede considerarse como una señal de alarma que el cerebro emite ante ciertas circunstancias que interpreta como “complicadas” con un componente muy subjetivo, ya que depende de la percepción de cada uno el  valorar como positiva o negativa la situación a la que se enfrenta.

Se considera que aproximadamente el 20% de la población sufre episodios de ansiedad y- en la mayoría de los casos- las personas no son conscientes de su estado.

La ansiedad puede-además- ser causada por algunas enfermedades,  (psiquiátricas, endocrinas, cardiológicas, ginecológicas) o por fármacos; de hecho,  es considerada un síntoma  importante a valorar en el diagnóstico de diversos cuadros clínicos.

La ansiedad puede no ser solo una respuesta puntual sino transformarse en un estado crónico  y generar lo que se conoce como un Trastorno de ansiedad generalizada  que  es ya un problema de salud mental porque la persona está preocupada o ansiosa todo el tiempo por todo lo que podría suceder anticipando desenlaces funestos a prácticamente cualquier situación, las preocupaciones saltan de un tema a otro: familia, trabajo, dinero, salud.  El TAG es una enfermedad común que afecta al 3% de la población adulta.

Un trastorno de ansiedad puede iniciarse con una crisis de ansiedad,  que es una sensación de malestar extremo, con miedo o pánico que ocurre de pronto y  que se caracteriza por una sintomatología muy similar a la del infarto:

  • Palpitaciones.
  • Sensación de ahogo.
  • Dolor torácico.
  • Miedo a morirse.
  • Temblores.

Para ser denominada “crisis de ansiedad” deben estar presentes al menos cuatro(4) de los siguientes síntomas:

  1. Palpitaciones o elevación de la frecuencia cardíaca
  2. Sudoración
  3. Temblores
  4. Sensación de ahogo o falta de aliento
  5. Sensación de atragantarse
  6. Opresión o malestar en el pecho
  7. Náuseas o molestias abdominales
  8. Inestabilidad, mareo o desmayo
  9. Sensación de irrealidad(desrealización) o de estar separado de uno mismo (despersonalización)
  10. Miedo a perder el control o volverse loco
  11. Miedo a morir
  12. Sensación de entumecimiento u hormigueo
  13. Escalofríos o sofoco

El tratamiento de la ansiedad dependerá de los síntomas, el objetivo  es ayudar a la persona a sentirse mejor y desempeñarse bien en la vida diaria. En casos de ansiedad esporádica o moderada, la psicoterapia o la medicación en forma aislada pueden ser útiles. En casos más graves, una combinación de éstos puede funcionar mejor.

En cuanto a la psicoterapia, se trata de :

  • Analizar algunos puntos de vista distorsionados sobre factores estresantes , por ejemplo el comportamiento de otras personas o eventos en la vida.
  • Reconocer cuales son los pensamientos que causan pánico  asociándolos a la historia personal.
  • Manejar el estrés y relajarse cuando se presenten los síntomas.
  • Evitar pensar que los problemas menores se transformarán en problemas terribles.

Sobre la medicación:

Los psicofármacos también pueden ser una  parte importante del tratamiento. Nunca te automediques, si empiezas a tomarlos bajo prescripción médica, no los suspendas sin hablar con el médico. Los medicamentos que se recetan habitualmente en trastornos de ansiedad son algunos antidepresivos y las benzodiacepinas.

Hay además otras cosas que puedes hacer para sentirte mejor: incorporar el ejercicio físico a tu rutina, reducir la cafeína, cuidar tu alimentación, evitar el alcohol y las drogas (especialmente la cocaína), dormir bien, no fumar. En cualquier caso, la ansiedad debe ser tratada desde sus primeros episodios con el fin de evitar su cronificación.

 

Fuente: http://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/psicologia/ansiedad.html?soc=getw?nomobile=true&hootPostID=e021f5160872b92ef4dbce9e894356de

Para saber más:

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000917.htm

http://www.unioviedo.net/psiquiatria/docencia/material/CURSOS_ANTERIORES/Psiq/PQ_ansigeneralizada.pdf

 

Co-parentalidad: no es fácil pero tampoco imposible

 Todos estamos e acurdo en que una relación amigable con una ex pareja que permita un espacio saludable de co-parentalidad, brinda a los hijos estabilidad al tiempo que preserva un vínculo más cercano con ambos padres; pero la verdad es que es algo bastante difícil de conseguir.

Queremos decir que la co-parentalidad va más allá de los acuerdos de custodia compartida y de los estilos de esta custodia, más allá de asesores legales, trabajadores sociales, vecinos y familiares.

La co-parentalidad es la única opción posible cuando existen DOS que han generado TRES o más, es un derecho de los menores y además es la alternativa más sana.

 Dejar de lado los temas pendientes de la pareja para lograr ese objetivo, es un camino sembrado de situaciones estresantes. A pesar de los desafíos que se presentan, el objetivo es pensar la co-parentalidad como la formación de un equipo en el que se minimice lo individual y se maximice las estrategias de comunicación asertiva en lo que a los hijos se refiere. Se trata de mantener la calma y evitar o resolver los problemas pendientes para construir un trabajo de custodia de los hijos en conjunto.

Lograr acuerdos , especialmente después de un divorcio complicado, puede ser extenuante, es extremadamente difícil pasar página y dejar atrás una historia en común penosa y sobre todo sobreponerse a cualquier resto de resentimiento.

Tomar decisiones compartidas, interactuar con fluidez o simplemente hablar con el otro, cuando todavía te acuerdas de demasiadas cosas que te han dolido puede ser una misión imposible. Pero aunque es verdad que la co-parentalidad nunca es una alternativa fácil, es el mejor camino para asegurar la cobertura de todas las necesidades de los hijos y darles la posibilidad de mantener una relación sana con ambos padres.-

  Puede ser útil comenzar pensando en que la relación con tu ex es una relación nueva-una relación centrada SOLO en el bienestar de tu hijo-y no una relación que tenga que ver con ninguno de ustedes dos.- Tu matrimonio puede haber terminado, pero tu familia no.

El primer paso para ser un “co-padre”, es poner siempre por delante el proyecto de crianza del hijo, que así entenderá que una cosa es el conflicto que acabó con la pareja y otra es el lugar que él sigue ocupando en esta familia.

Los chicos cuyos padres divorciados mantienen una relación de co-parentalidad de este tipo:

  • Se sienten más seguros del amor de ambos padres y se ajustan a los cambios producidos por el divorcio, más rápido
  • Se benefician con la coherencia: al haber reglas en común, un solo discurso y un solo sistema de recompensas, el chico sabe que esperar y que se espera de él
  • Entienden mejor cómo se resuelven los problemas
  • Reciben un modelo muy saludable en el que la competición pierde frente a la colaboración, lo que termina siendo un ejemplo de vida

Este cúmulo de buenas ideas es imposible de poner en práctica si no se resuelve primero el contencioso interno que cada uno tiene a propósito del fracaso de la pareja. Sentimientos de ira, enojo, despecho, resentimiento o daño son habituales y no deben ser  solo dejados de lado sino desarmados, resueltos, eliminados, para no convertir al hijo en moneda de cambio de ningún tema pendiente entre la pareja. Resolver esto es lo más complicado porque no suele ser del todo consciente, pero es vital.

La co-parentalidad no tiene que ver  con tus sentimientos o con los de tu pareja, sino con el bienestar emocional de tu hijo, por eso una vez que has identificado tus sentimientos, se trata de evitar que contaminen tu conducta. Fácil de decir, muy complicado de hacer.-

  • Focaliza en tu hijo: cada vez que te sientas enojado o resentido, trata de recordar  que inundar la vida de tu hijo con tu historia personal es sembrar viento para recoger tempestades
  • Cambia tus hábitos, hazte amigo del ejercicio físico saludable, las técnicas de relajación y respiración o la musicoterapia; cualquier cosa que te ayude a disipar tu enojo

Aunque todo esto sirva- psicoterapia, acuerdos verbales, cambio de hábitos-puede que nunca termines de resolver ese enojo o esa amargura, pero se trata de desarmarlos, evitar que contaminen tus pensamientos y recordar siempre que se trata de TUS temas y no los de tus hijos. Nunca uses a tus hijos como mensajeros, la meta es dejarlos fuera de tu historia de pareja; si tienes que hablar con tu ex hazlo tú.

Se trata de lograr una comunicación pacífica y efectiva, a pesar de que creas que esto es absolutamente imposible. Todo comienza con tu estilo de pensamiento, cada vez que tengas que dialogar con tu ex pareja piensa primero en que tu hijo es el foco de atención, no hay nada más-

Recuerda que no siempre será necesario un encuentro presencial, hablar por teléfono, o por chat, o intercambiar mails seguramente alcanzará en la mayoría de los casos. La meta es establecer una comunicación libre de conflicto, fíjate que canal sería el más adecuado para lograrlo. Tanto si contactas por correo electrónico, teléfono o en persona:

  • Establece un estilo impersonal, habla o escribe como lo harías con un colega, con cordialidad, respeto y un grado de neutralidad.
  • Relájate y habla despacio.
  • Pregunta al otro su opinión
  • Discúlpate, si es necesario

Es muy saludable para los hijos estar expuestos a diferentes perspectivas y aprender a ser flexibles, pero también necesitan saber que están viviendo básicamente en el mismo espacio de expectativas en cada casa. Apuntar a la consistencia entre tu hogar y el de tu ex, evita confusiones y actitudes manipuladoras de parte de ellos. Tres item básicos:

REGLAS: sobre estilos de vida, temas de la escuela y actividades no permitidas

DISCIPLINA: seguir más o menos el mismo protocolo cundo se rompe una regla, aunque la “infracción” no haya sucedido en tu casa, por ej, si tu ex les prohíbe jugar a la Play por algo que han hecho, tu no ignorarás esa decisión. Eso mismo sirve si se trata de una recompensa.

HORARIOS: Siempre que puedas mantén los horarios de comida, juegos, dormir, rituales de baño, etc..

No es nada fácil acordar todas estas cuestiones, por eso:

  • Pregunta, en lugar de emitir declaraciones, que pueden ser malinterpretadas, trata de armar tu discurso más como una consulta que como una afirmación. Por ejemplo: “Te parece que….?”, “Podríamos….”?.
  • Comunicar con madurez comienza con la capacidad de escuchar. Aunque termines estando en desacuerdo, deberías poder ser capaz de acordar que estás en desacuerdo pero entiendes el punto de vista de tu ex. Escuchar no significa aprobar, no perderás nada permitiendo a tu ex expresar su opinión.-
  • Ensaya la contención. Ten presente que la comunicación será imprescindible hasta que tus hijos crezcan o incluso después. Puedes entrenarte en no exagerar tus reacciones y aprender a mantener la calma aún cuando tu ex toque algún botón potencialmente conflictivo.
  • Asume el compromiso de que cada encuentro con tu ex transmita a tus hijos la idea de que forman un frente común. Esto puede ser extremadamente difícil al principio del proceso de separación.
  • Mantén la conversación siempre orientada en los chicos y evita que derive a tus necesidades o a las necesidades de tu ex. Se trata SOLO de las necesidades de tu hijo.-
  • Guárdate tus problemas. Nunca le hagas sentir a tu hijo que tiene que escoger entre ambos padres y nunca digas nada negativo sobre tu ex. Tu hijo tiene el derecho de armar su relación con sus padres desde su propio punto de vista.-

TEMAS IMPORTANTES:

  • Atención médica: es importante acordar quién hablará con el médico o llevará el control de tratamientos -si existen-
  • Educación: la escuela debe estar informada de que se han producido cambios en la estructura familiar, por otra parte ambos padres deben estar enterados de los horarios de las actividades extra curriculares, de las reuniones con los maestros y de las fiestas escolares y concurrir ambos en la medida de los posible
  • Dinero: el costo de mantener dos casas puede afectar el presupuesto dedicado a la crianza. Se trata de ser realista, comprometerse y mantener el máximo nivel de flexibilidad, cooperando para lograr cubrir todas las necesidades básicas

El momento de la mudanza por días o fines de semana -depende de lo acordado- a la casa de tu ex, puede ser muy estresante para tu hijo. La transición nunca es fácil a pesar de que se repita regularmente, porque significa dejar a uno para encontrar al otro. En los acuerdos de custodia compartida esto es aún más grave, pero hay algunos tips que pueden ser útiles:

  • Ayuda a tus hijos a anticiparse al cambio: recuérdales que en uno o dos días irán a la casa de tu ex
  • Prepara con tiempo todo lo que deben llevarse, evita la improvisación e incluye siempre un juguete o ropa preferida
  • Si es posible, acuerda el horario en que vendrán a buscar a tu hijo para evitar interrumpir algo que esté haciendo. Mejor aún si eres tú quién los lleva.
  • Para evitar complicar las cosas, está bien si hay dos kit de cosas como cepillos de dientes, pijamas, cepillos de pelo, juguetes en ambas casas

Cuando vuelven:

  •  Trata de que no haya nada muy importante que hacer justo en ese momento!, apuesta por actividades tranquilas o déjalo un poco a su aire
  • Respeta su espacio

¿Que pasa si tu hijo no quiere ir a lo de ex o no acepta su visita?

  • Busca la causa: puede que el problema sea simple de resolver, por ejemple el nivel de confort de su habitación o el gusto de la comida o puede que se trate de cuestiones emocionales: habla con tu hijo y sobre todo no minimices el tema
  • Deja fluir: dale tiempo y deja que se exprese, que nadie se sienta ofendido, busquen alternativas o establezcan horarios más abiertos
  • Habla con tu ex: una conversación profunda con tu ex sobre este tema puede ser espinosa pero en última instancia es fundamental para no transformar un grano de arena en una montaña

Finalmente:

La co-parentalidad es una actitud, no tiene que ver con leyes, regímenes de visita o historias personales. Es la forma de asumir que hemos construido algo en común con otro y que esto involucra a un tercero que es libre pero dependiente y que no ha participado en ninguna decisión. Alguien que no nos pertenece pero del que somos responsables.

Trabajar en una buena comunicación posterior al divorcio-si hay hijos-es también un ejercicio personal que permitirá que cerremos una etapa personal para abrir otra.-

 

Para saber más:

http://www.guia-coparentalidad.com/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sigue leyendo