El ocio en la era digital

 

El ocio -opuesto al negocio- es ese espacio en el que parece que no hacemos nada “productivo”…aunque no sea cierto.

El uso inteligente del ocio es preventivo en ciertos casos: por ejemplo, en algunas patologías, enfermedades físicas o situaciones  puntuales: jubilaciones adelantadas, cuidado informal de mayores o enfermos crónicos…

El ocio es tomado como un objeto de consumo, es un negocio que mueve dinero, pero es además una importante influencia en nuestra percepción de calidad de vida.-

A medida que los límites entre los distintos momentos de cada día comienzan a ser más borrosos que en el pasado,  es probable que las actividades y el tiempo del “ocio” se definan no solo por LO QUE HACEMOS objetivamente, sino por COMO nos sentimos subjetivamente con respecto a lo que estamos haciendo .-

Se habla mucho de la influencia de las nuevas tecnologías en el ambiente del trabajo o la educación , pero menos acerca de como han transformado casi todos los aspectos del ocio y el entretenimiento personal. Ha cambiado todo, desde nuestra forma de ver una película hasta como viajamos o participamos en un deporte o hablamos por teléfono o planificamos nuestras vacaciones.-

Uno de los nuevos problemas que este cambio ha generado quizás sea el exceso de información: el estar conectados permantemente con un sinfín de fuentes de programación o información  ha producido  una sobre estimulación constante en donde aburrirse es algo muy fácil de lograr.-

Un elemento importante que ha pasado del ámbito del trabajo al del tiempo libre a través del mundo virtual es el de la competición. Por ej. se nota un incremento del juego por internet, un sector que en el 2000 ya movía 10.000 millones de dólares. Existen cantidad de casinos online, así como revistas y foros de discusión; para muchos usuarios el futuro será un tratamiento de su adicción, pero eso no tiene necesariamente que ser así.

Según el Council of Compulsive Gambling , el 5% de los jugadores se vuelven compulsivos y el 90% pueden caer en actitudes límites para financiar su hábito. Casi 80% de los jugadores compulsivos tiene ideas suicidas y el 14% lo intentan.

Todavía no existe suficiente evidencia de que esos porcentajes se trasladen también al ámbito del juego por internet, aunque, sí es cierto, que el anominato y la inmediatez junto a la orientación al triunfo narcicista y la impulsividad, rasgos que predominan en la vida online, favorecen el surgimiento de adicción en personas con una predisposición o antecedentes de conductas adictivas.

Queda por ver, la asociación -si existe-entre la conducta online y el juego adictivo en la población Y -gente que vive online y que quizás nunca ha abusado del juego offline.

Pero no todo es tan dramático, entre las tendencias actuales más populares usadas como entretenimiento  relacionadas con Internet encontramos también los portales de compras y servicios, en los que el descuento por participar y la opinión online son  muy atractivos:

Por ejemplo, se ha incorporado la idea de que la comida debe ser sabrosa, rápida y divertida; especialmente el sector infantil se ha visto muy influido por ésta tendencia, proliferan los restaurantes temáticos o en los que además de comer es posible “vivir la experiencia”, Internet es un espacio que puede hundir o catapultar al éxito a un restaurant solo por los “me gusta” (o no) de los clientes en los foros online.

 El negocio está servido, El 91% de los usuarios de cupones online afirma haber vuelto a comprar productos y servicios de una marca tras canjear un vale o al menos dice tener intención de hacerlo en el futuro.

Por otra parte,  algunas investigaciones realizadas en  Suecia  hablan de tendencias a fomentar las “recetas culturales”sobre la base de que la actividad cultural off line actúa como preventiva y promotora de la salud mental y física.

Por último y como conclusión provisoria: parece ser una regla empírica de la revolución digital el que si algo parece real y se comporta como si lo fuera se puede decir que es REAL. Y esta conclusión entraña algunas dificultades.

Desde el juego de citas virtuales de Sony hasta los portales de contactos, pasando por los videos juegos, el universo paralelo del ciberespacio está creando sus propias formas de vida.

Creemos que el desafío es transformar las TIC en instrumentos que contribuyan al ocio saludable en todas las edades  y trabajar la motivación y el “espíritu de aventura” sin perder el control de los dispositivos para facilitar, las “flexiones de materia gris”

Para saber más:

Matahia Ira & Salzman M. : Tendencias: Estilos de vida del nuevo milenio

http://www.marketingdirecto.com/actualidad/digital/cupones-online-el-que-prueba-repite/

Psicología de la salud, salud 2.0 & relaciones corporativas

 

 

Uno de los temas más interesantes y peor resueltos dentro de la Psicología de la Salud tiene que ver con la fidelización al tratamiento en patologías crónicas. En este tema se han desarrollados diversas estrategias, desde la “educación” sugerida por los médicos y enfermeras hasta las asociaciones de pacientes y su relación con la industria farmacéutica.

La experiencia muestra que, hasta ahora, las relaciones corporativas de la industria de la salud  han utilizado el “hagamos algo por los pacientes” con criterios voluntaristas , en parte por desconocimiento de cuál es la verdadera dinámica psicológica del enfermo en cada patología, qué necesita saber y para qué y en parte porque no hay un modelo claro del retorno de la inversión en  estas iniciativas. Hace ya tiempo que se cuestiona el imperialismo farmacológico y con el la comunicación sobre salud, dentro de la misma industria farmacéutica, aunque aún no se aprecian cambios en estas políticas.

Se trata de iniciar un cambio de paradigma en cuestiones tan complejas como : empoderamiento del paciente, definición de objetivos, identificación de los interlocutores más efectivos: colectivos profesionales, aseguradoras, farmacéuticas, pacientes;  para generar productos que faciliten el día a día del paciente por un lado y permitan al profesional hacer mejor su trabajo por otro.

En el medio farmacéutico se están creando “Departamentos de relación con el paciente” (Bayer, Sanofi, Novartis) que  proponen contacto con las asociaciones de pacientes sin pensarlo como  unidades de negocio. Al plantearlo como una acción de RSC  y de mejora de la reputación e imágen pública de estas empresas, se está avanzando en un camino de responsabilidad social que nadie puede cuestionar.

Pero,  todavía es casi impensable  tomar en cuenta el aspecto psicológico no solo intra personal:  impacto de la patología crónica en la historia individual y en la adherencia al tratamiento , sino también virtual: impacto de la comunicación online , redes, hábitos de uso, diseño de las interfaces.

La psicología del paciente está detrás de la reputación de los  profesionales, las medicinas, los  centros de atención; porque la reputación no tiene que ver solo con lo que se hace sino con como el paciente percibe lo que se hace. El resultado, por lo tanto,  es y seguirá siendo precario, porque el discurso 1.0 disfrazado de 2.0 es y seguirá siendo inoperante.

Quizás por eso las apps en salud no consiguen consolidar su uso continuado después de los primeros 6 meses y otros proyectos de e-health  no salen nunca de la fase Beta.

Las Asociaciones de pacientes son importantes y su soporte es ineludible, pero no se puede perder de vista algunas evidencias:

1)  + del 70% de los pacientes que acuden a consulta han primero buscado información en Internet y actúan en solitario. La única manera de llegar a ellos es a través del mismo canal peer to peer (red de pares, red entre iguales).

2) Desconocer el perfil psicológico del interlocutor supone el riesgo de caer con frecuencia en un diálogo “de besugos”.

3) El paciente empoderado que se siente comprendido y apoyado es un agente de salud

4) El mundo online de la comunicación en salud cambia constantemente pero las respuestas individuales son permanentes

5) Las organizaciones y empresas cambian más lentamente que los individuos.

6) El modelo pasivo de búsqueda de información acerca de temas de salud y enfermedad está obsoleto

7) El rol en el futuro de las farmacéuticas, asociaciones de pacientes y profesionales será,  garantizar la confiabilidad y validez de los canales online con una visión crítica

8) En el contexto actual  de crisis del sistema de salud,  si la industria farmacéutica acepta abrirse a posibilidades de inversión en productos (plataformas online, serious games, apps) que mejoren la percepción de calidad de vida del paciente  y optimicen recursos, no solo logrará un impacto positivo en su cuenta de resultados sino que estará invirtiendo en reputación.

9) Una lectura médico- clínica de la salud  es siempre sesgada. Es necesario incorporar la vertiente psicológica y social para un correcto diagnóstico de necesidades y un correcto diseño de alternativas, toda enfermedad es siempre en alguna medida una enfermedad que se juega en el ámbito de la mente.-

10) La “dimensión humana” no es una dimensión más, es LA dimensión que pone en perspectiva el resto de las cuestiones. Por años, se han vendido medicamentos como un producto centrándose en el marketing a médicos. Los resultados están a la vista: gasto sobredimensionado, mal uso de los recursos, abandono de tratamientos, desprestigio social de la industria farmacéutica.

11) Habrá que pensar en clave de marketing si esto “abre el melón” para entender que no hay consumidores ni enfermedades sino enfermos y narrativas personales.

Aceptar la co creación  interdisciplinaria de proyectos de e-salud, salud 2.0, e- salud mental y superar la simple colaboración o sponzorización no es una opción, es el único camino posible.-

 

 

 

 

 

Relaciones que enferman: el caso Oscar Wilde

Nuestra desdichada y lamentable amistad terminó para mí en la ruina y en la infamia pública. Sin embargo el recuerdo de nuestro antiguo afecto me acompaña a menudo y me resulta muy triste la idea de que odio, amargura y desprecio deban ocupar para siempre el sitio que en mi corazón perteneció una vez al amor”. De Profundis

De la misma forma en que la relación de Constance Lloyd con Oscar Wilde se transformó en una relación que enferma, llevándose por delante todos su proyecto de vida como mujer de su tiempo  y esposa de un hombre al que amaba y admiraba, así también la relación de Oscar Wilde (1854-1900) con  Lord Alfred Douglas (1870-1945)  se transformó en un vínculo patológico, que lo terminó llevando a un final quizás inmerecido.

Se conocieron en 1891, cuando  Douglas (Bosie) tenía 21 años y Wilde 37 años y ya llevaba varios años casado con Constance.

Sus escarceos con la homosexualidad-prohibida en la época victoriana-habían comenzado en Oxford pero fue en 1886  en que la relación con Robert Ross -un muchacho de 16 años- le abrió un mundo diferente, con él exploró la alegría y el placer de la relación entre hombres  e inició un amistad que se prolongaría hasta su muerte. Ross no solo lo amó sino que estuvo junto a él , fué su albacea testamentario y un amigo incondicional.

Sin embargo, pudo más el vínculo destructivo que estableció con Bosie y que terminó en una verdadera tragedia. La historia es tan increíble como cierta y lleva a pensar en la oscuridad que la pasión puede llegar a  alimentar . Wilde era amado por dos seres excepcionales: Constance y Robbie, ambos le daban la oportunidad de establecer un vínculo de crecimiento y de consolidar su personalidad con rasgos de genialidad. Pero pudo más la obsesión de una relación que nunca se consumó.

 “La sodomía”- escribirá Bosie- “no tuvo lugar jamás entre nosotros, ni fue nunca intentada, ni se nos pasó siquiera por las mentes. Wilde se condujo conmigo como los muchachos mayores se suelen conducir con los más jóvenes en el colegio”.

  Douglas admiraba a Wilde pero no sentía atracción física por él, su deseo se limitaba a las personas de su edad o menores que él,  introdujo a su amigo en los bajo fondos  de la prostitución masculina londinense mientras  derrochaba su dinero; era  un ser que nunca pudo superar una relación edípica conflictiva y con un perfil que hoy podríamos diagnosticar como “Trastorno límite de personalidad”.

¿Por qué Wilde quería retenerlo? Quizás “El retrato de Dorian Gray” nos dé algunas pistas, puede que Alfred fuera su nemesis como Dorian y Henry.

Wilde amaba la belleza y él mismo se iba convirtiendo en una persona físicamente poco agraciada, a los 37 se consideraba un viejo; Douglas le devolvía una imágen de belleza narcicisista absolutamente autoerótica, quizás por eso eran tan poco importantes las relaciones sexuales. Douglas quería escribir aunque era un completo inútil, Wilde se esforzaba en crear su obra cuanto más se hundía a causa de Alfred: La importancia de llamarse Ernesto, Un marido ideal, son obras desarrolladas en la dificultad y a pesar de la debacle de su vida.

De Profundis, escrita en prisión en 1897 y publicada por Ross en 1905, nos aclara mucho de la increíble versatilidad emocional de Wilde en lo que a Douglas se refiere. A nadie se le escapa que lo que pasó podría haberse evitado, esos juicios eran innecesarios, esa condena superflua y su final evitable, salvo que tomemos seriamente en cuenta su veta melancólica que lo llevó a privilegiar la pulsión de muerte por sobre cualquier otra posibilidad de supervivencia. Ya no se trata de Bosie, sino de lo que Wilde pudo hacer y no hizo  respecto de Bosie y de sí mismo.

El tema de De Profundis no es otro que la tragedia como única posibilidad y la critica social del momento histórico que le toca vivir. Hay un matiz importante,  relacionado con  sus orígenes irlandeses y  la lucha de su madre en contra del imperio inglés, que lo convierte en víctima de la intolerancia del  opresor.

Por otra parte es un intento de racionalizar su sufrimiento : “Donde hay pena hay un espacio santo” (DP,29), “Porque el secreto de la vida es el sufrimiento” (DP,57). Curiosamente, esa filosofía era también la de Constance.

También se desprende del texto de Wilde su enorme voluntad y determinación de convertir su desastre en una transformación estética, un intento de sublimación por su arte que ya había aparecido en las fallidas veces en que quiso alejarse de Douglas: “Aparece en mí la necesidad de definirme como artista cuanto antes mejor. Si soy capaz de producir solo una hermosa obra de arte, seré capaz de despojar a la malicia de su veneno” (DP, 50).

Wilde salió de la Carcel de Reading en 1897, como un ser invisible socialmente, a quién nadie saludaba ni reconocía como el gran escritor que seguía siendo .

Pese a las amenazas del Marqués de Queensberry (padre de Bosie) y las condiciones de Constance para no retirarle la pensión y el contacto con sus hijos, Wilde y Bosie se reunieron nuevamente en Nápoles!!. El final trágico estaba servido, Bosie quería ser aceptado como poeta más allá de Wilde,  ser vistos juntos era motivo de escarnio y finalmente lo abandonó.

Douglas pasará los siguientes 45 años hasta su muerte en una suerte de metáfora de Dorian, transformándose en una caricatura de sí mismo como litigante perpetuo, homofóbico, católico y antisemita,  peleando con todos y encontrando una fuente de ingresos en entablar juicios por difamación. Se casó con la poetisa Olive Cunstance en 1902, se separó en 1913 después de arruinar económica y literariamente a su mujer, tuvo un hijo que heredó su psicopatología y pasó casi toda su vida en un asilo psiquiátrico.

Oscar Wilde  solo y una vez más quebrado económicamente, fallece a los 46 años, el 30 de Noviembre de 1900 , en París, en el Hôtel d’Alsace, núm. 13, de la Rue des Beaux Arts.  Una meningitis que empezó como una otitis aguda acabará con su vida  a sus 46 años.-

 

Para saber más:

Wilde, O:  De Profundis, Ed. Alianza

Ellmann, Richard : Oscar Wilde

Holland, Merlin : Oscar Wilde, una vida en cartas

 

 

 

Educación 2.0

Compartimos esta entrada del blog “Educación 2.0 y redes sociales”: 

Una de las realidades del siglo XXI, es la temprana edad en que ingresan al mundo digital nuestros niños y jóvenes. De hecho, desde que nacen sus padres los introducen en el, publicando imágenes tras imágenes, lo que les llevará inexorablemente a una sobre exposición casi natural de su vida personal. Encontrar niños de 4 años con 3 cuentas diferentes en redes sociales, creadas por sus padres no es poco común, lo ilógico es que sus progenitores, desconozcan el límite básico, de 14 años para formar parte del mundo enredado.

Parten mintiendo y si se aprenden a temprana edad, por imitación, no es necesario ser adivino para conocer futuro cercano.

Paralelo a eso, los colegios y instituciones educativas, bloquean el uso de redes sociales, celulares y se remiten a educar en el uso de algunos recursos digitales, los niños crecen en un mundo paralelo de creatividad e innovación constante, sin relación con el mundo escolar que vive en un pasado anacrónico.
¿Qué hacer?.

/Asumir el desafío e iniciar la Educación 2.0

/Establecer una política educativa en el mundo digital, enseñando a los niños desde temprana edad: Primero el respeto hacia el otro, a sí mismo, a trabajar en comunidad y para ella. Las “Habilidades para la vida”.

En el mundo real y virtual, se tienen los mismos códigos de conducta y eso incluye a los sus padres también.

/Generar instancias donde se puede canalizar la creatividad desbordante de los educandos, a través de talleres digitales, actividades 2.0, campañas, que unan lo que les apasiona con el mundo real.

/Unir la Educación tradicional con el mundo digital, donde los alumnos dejen de ser espectadores y se conviertan en protagonistas de su propio aprendizaje, lo que implica transformar desde las evaluaciones hasta la dinámica de la sala de clases.

/Desarrollar aprendizajes personalizados, donde nuestros alumnos, aprenden a a su ritmo, de tal manera que la exclusión sea sólo un fantasma del pasado.

/Establecer con la comunidad educativa, una política digital, desde los primeros años, que incluya a padres, profesores, alumnos, de tal manera que todos participen, validen y asuman desafío.

Si se parte de manera temprana, no será necesario bloquear redes sociales y celulares, pues educados en el respeto mutuo, lograrán potenciar una sinergia positiva que beneficie a todos.
Pero por sobre todo lo anterior, educaremos para que nuestros niños y jóvenes sean capaces de responder a los desafíos de un mundo en cambio constante. Educaremos para el futuro.”

Fuente : http://marcelamomberg.wordpress.com/2014/03/30/educacion-digital-desde-los-primeros-anos/

Acumulación compulsiva: algunos tips

 

Clutter Image rating : living room

 1) Conoce e identifica el problema: la acumulación compulsiva está presente si  es imposible utilizar  una o varias habitaciones de la casa para su uso específico.

2) Habla de tu problema y pide ayuda. Esto puede resultar difícil si te sientes avergonzado o tienes temor de que te obliguen a desprenderse de esos objetos. Hay equipos profesionales que pueden ayudarte practica, psicológica y emocionalmente.

3) Identifica una zona que deba ser organizada. Puede ser una caja, un mueble, tu coche o una habitación de tu casa, garage, etc. Metas pequeñas y accesibles te ayudarán a valorar tus progresos

4) Trabaja en esa zona cada día, por lo menos 15`. Incrementa gradualmente la frecuencia y el tiempo. Comenzar es el momento más difícil, pero luego, verás que puedes continuar con menos resistencias. Continúa cada día hasta que la zona esté despejada.

5) Decide en 10-20 segundos si has de tirar algo o no. Mirar, tocar o pensar cosas acerca del objeto lleva a aumentar el apego y como resultado se cambia la decisión previamente adoptada.

6) Cambiar las cosas de lugar no soluciona el problema.

7) No guardes cosas “para otro” o para cuando la casa este limpia o para cuando te mudes. Hacer esto es una forma de eludir la ansiedad que te produce decidir y desprenderte de algo y además no puedes hacerte cargo de si el otro querrá o no conservar ese objeto.

8) Crea un horario y asume el compromiso de  cumplirlo. Programa tus sesiones de organización por períodos regulares semana/día y si tienes objetivos especiales, por ejemplo “arreglar el estar para invitar amigos a cenar” ponle fecha y no la cambies. Trata de no ser interrumpido en tus sesiones de organización y limpieza.

9) Reconoce tus logros. Toma fotos tipo antes/después que te permitan sentirte satisfecho y premiate con algo que te guste que no sea posible acumular: un masaje, un paseo, una cena, una película, pero no se te ocurra ir de shopping!.

10) Tu controlas este tema y asumes la responsabilidad por tus progresos, pedir ayuda es importante pero la fuerza detrás del proyecto eres tú.

11) Pon reglas, como acordar con las personas que te ayudan que la decisión final será tuya, armar guías : por ejemplo todos los periódicos de más de una semana pueden reciclarse pero cartas y fotos no. Ponte también tú reglas, por ej, no voy a conservar más de 500 libros o voy a desprenderme del 50% de mis objetos.

12) Libérate de la obligación de encontrarle un hogar a todas las cosas que posees. Desvinculate de su destino

13) Vigila aquellas situaciones en las que podrías tentarte y adquirir objetos innecesarios, por ejemplo en época de rebajas o  en los hipermercados o en contenedores donde ves que otro ha dejado algún objeto. Intenta  limitar y controlar todo lo que entra a tu casa.

 

Preguntas claves:

  • ¿Cuando fue la última vez que echaste de menos  ese objeto?
  • ¿Cuando fue la última vez que lo usaste?
  • ¿Para que crees que lo usarías en el futuro inmediato?
  • ¿Cual es mi historial de uso de objetos de este tipo?
  • ¿Que impacto tiene en mi problema conservar este objeto?

 

Fuente: http://www.helpforhoarders.co.uk/self-help/

 

 

Constelaciones, bioneuroemoción…:”Haberlas haylas”

Soy una persona afortunada, no estoy sujeta a rígidos horarios laborales, puedo elegir como gestionar mi tiempo y también tengo libertad para explorar aquellas opciones profesionales que me permitan intentar ser una buena profesional y -de ser posible-mejor persona. También estoy en esa etapa de la vida en la que predominan las respuestas por sobre las preguntas y en las que se sabe con certeza como ha acabado todo-¿tendré hijos? ¿pareja? ¿dinero? ¿salud? ¿lograré mis objetivos? ¿tendré objetivos?, casi todo tiene ya respuesta.

Haber pasado la mitad de mi existencia ejerciendo la psicología clínica y la psicoterapia en ambientes sociales diversos me ha permitido desarrollar una escucha ecléctica y ha reducido mi capacidad de asombro.

No obstante,aún me desconciertan  algunas evidencias. Por ejemplo, hace unos días recorriendo la exposición de FNAC -Plaza Cataluña- Barcelona-  a medio día, con poca gente; en la sección libros de psicología, encontré, en un espacio destacado, varios libros sobre Bioneuroemoción y algún otro sobre Constelaciones Familiares.

No es fácil publicar y menos fácil lograr que las distribuidoras aseguren la visibilidad y seguramente, una cadena como FNAC menos interesada en el rigor y mucho más en hacer caja, otorga espacio a aquellas obras que, saben, tendrán salida.

Los “best seller” de la “sanación” han sido son y serán apuestas seguras, pero estos libros no estaban en el anaquel de “auto ayuda” o en el de “terapias alternativas”sino en el de “psicología”.

La historia de la salud en general y de la salud mental en particular ha avanzado desde  épocas de oscurantismo medieval en los que la Iglesia -eterna rival de la ciencia- hablaba de posesiones demoníacas y brujería, los enfermos eran cuidados por clérigos y prevalecía una actitud misógina, sexofóbica y antiempírica hasta los cambios  en el renacimiento cuando surge la figura de A.J Weyer aportando una mirada innovadora a la psiquiatría que es rápidamente silenciada, en el siglo XVIII, Conolly, hablará de que la locura es condicionada por factores físicos o sociales.

Avanzando hacia el siglo XIX y principios del XX, las teorías sobre la etiología de la patología mental desde Pinel hasta las series complementarias de Freud ocupan la mayor parte de la investigación. Mientras tanto, la antropología social descubre la importancia de las creencias  y se comienzan a estudiar las peculiaridades  de la interpretación social de la enfermedad  en espacios tan diferentes como el de los esquimales, los polinesios o los descendientes de los pueblos pre colombinos . Por otra parte la medicina tradicional china hace 5000 años que relaciona las emociones y las enfermedades.

La cuestión de ¿Por qué enfermamos? hace tiempo que toma en cuenta una predisposición que ahora llamamos genética + factores desencadenantes que serán más o menos importantes dependiendo del tipo de patología y la historia personal. En ese plan A,  nadie discute ya la importancia del medio, de las relaciones sociales, de la propia narrativa, de la novela familiar, las emociones y los sentimientos a la hora de interpretar y valorar la posible evolución  del síntoma físico o psíquico

Cualquiera que haya participado  en equipos inter disciplinarios en servicios de salud en hospitales generales sabe de las peculiaridades de los discursos asociados a la  enfermedad.

Desde las medidas higiénicas del sanatorio de La montaña mágica  hasta el joven concepto de  neuroplasticidad cerebral de la neurociencia, la obviedad de la multicausalidad y de la importancia de la calidad de vida y  la interpretación  consciente e inconsciente del síntoma , es un ítem vigente en pediatría, ginecología, cardiología, neurología y psiquiatría, con más o menos arraigo, pero ampliamente  aceptado, al igual  que las conclusiones de los estudios del “efecto placebo” en todas sus variantes.

Por otra parte,  siempre ha existido alguna forma de medicina esotérica en paralelo al discurso “oficial”; cada época ha visto aflorar un “plan B” de la curación para ayudar a enfrentar la terrible cuestión de ¿Por qué a mí?¿Por qué ahora? relativa a patologías crónicas, invalidantes o a simples avatares del día a día ¿Por qué  tengo miedo? ¿Por que mis obsesiones? ¿Que dicen esas voces?.

Ahora bien,  los discursos biologistas y psiquiatrizantes de las últimas décadas que han relegado  la atención psicológica y psicoterapéutica en temas de salud en general – y de salud mental en particular- a espacios pequeños  y casi nunca contemplados en los presupuestos de sanidad, siempre alejados de la interdisciplina y teñidos de miedo a la pérdida de “poder”, han dejado mucho más  despejado el camino a los planes B que, generalmente, manejan mucho mejor los discursos de la voluntad, el amor al prójimo, el “yo puedo”, “perdono” y “soy uno  con otro en la inmensidad del universo”.

Y entonces, la transferencia siempre presente en cualquier relación terapéutica,  se transforma en algo que mezcla la figura de un líder carismático con sesgos cognitivos en los que se toma la parte por  el todo de diversas teorías, algunas más sólidas que otras y, como en el Cambalanche del tango,  “mezclado con Stravinsky va Don Bosco y la Mignon….Carnera y San Martín”.

La culpa no es de nadie o quizás sea de todos. El oportunismo de algunos, encuentra su nicho de mercado y lo explota y el resto miramos y mascullamos por lo bajo. La rapidez de reflejos  de estos “descubridores de la piedra filosofal”  suelen conseguir una adherencia rápida de la que quizás debiéramos aprender .

Porque los que compran los libros, asisten a seminarios de milagros o a reuniones de fin de semana en los que dramatizan su dolor y su vulnerabilidad lo único que quieren es que alguien les diga que “esto no está pasando” o que “si pasa, la culpa es de ese aborto de la bisabuela-ya se sabe el aborto es un pecado- o de no saber pedir perdón o”…. y quieren leer, sí, pero algo que sea claro, literal y lineal  y mucho mejor si tiene un toque de magia racional y un final feliz, que después de todo es lo que todos pedimos, aunque sepamos que de esta no saldremos con vida. ¿Está mal? no, el registro religioso, esotérico o espiritual, es un nivel  de autoprotección como cualquier otro.

El problema es que- a diferencia del pasado- ahora hay un intento muy agresivo de estas teorías de incorporarse al discurso del plan A, de “legitimar” su espacio separándose de sus verdaderos orígenes y de participar en instituciones tradicionalmente dedicadas, con más o menos éxito,  a la defensa de la imagen social  de las profesiones de salud o a la formación académica.

Y para eso solo hace falta decir que la teoría de los sistemas o el psicoanalisis Jungiano o  alguna teoría de la física,  están en la base  de sus conclusiones, para interesar  a profesionales, noveles o no tanto,  que quizás no han tenido la suerte de formarse en la responsabilidad del rigor teórico y técnico como base ética y callar frente al mundo profesional cuanto de “teoría del secreto, “aguas con memoria” y “biodescodificaciones dictadas por voces” hay en sus propuestas terapéuticas , dejando esa parte en el tú a tú con el paciente  para así cerrar el círculo.

No hacen mal a nadie dicen, no obligan a nadie a dejar las terapias convencionales médicas -aunque generalmente sí sugieren abandonar cualquier terapia psicológica sea del encuadre teórico que sea- y después de todo parece que no se puede perseguir a nadie por decir:

“La intolerancia al gluten tiene una relación con problemas derivados del comportamiento del padre con sus hijos. Ya sea por malos tratos o por ausencia , entre otras cuestiones.

*La intolerancia a la lactosa  tiene su origen en problemas de comportamiento con nuestra madre.
*Una tendinitis de hombro, puede ser consecuencia del sentimiento de culpabilidad de nuestro mal proceder con nuestra pareja.
*Un cáncer de estomago proviene en realidad de un desengaño amoroso mal resuelto”.
Si después de esas sesiones alguien sale relajado, con una idea bizarra pero tranquilizante de las razones de eso que le pasa y con la certeza de que alguien cuidará de él,  la culpa no es suya ni de ellos, que han vuelto a reinventar la importancia de la fe en esta era de la liquidez y el narcicismo, sino de los que en distintos espacios de decisión miramos impasibles esta nueva versión de circo romano sin decidirnos de una vez por todas  a llamar a las cosas por su nombre.-
Para saber más:

 

 

 

“Perception” : Psicología en el ciberespacio

Perception” es una serie americana en la que el Dr. Daniel Pierce  (un neurocientífico, profesor de la Universidad de Chicago, afectado de esquizofrenia paranoide)  es reclutado por el FBI para resolver casos complejos. Pierce utiliza sus conocimientos sobre la conducta humana para descubrir patrones en distintos enigmas delictivos; su mente es brillante pero también está afectada por una enfermedad en la que las alucinaciones y los delirios son moneda corriente. En algunos casos, estos síntomas le permiten descifrar códigos o descubrir “culpables”.

Digamos que no habría nada nuevo en el estilo “un raro que ayuda a las fuerzas del orden”  en la línea de otras series como“El mentalista”, “Castle” o la inolvidable “Monk” salvo por  el hecho de  que la neurociencia ha llegado a una serie de TV  y esto ya es un dato.

Como psicólogos, nos interesa el tratamiento que hace de algunas patologías y la utilización  de la relación mente-cerebro para encuadrar el relato con una fuerte tendencia hacia la lectura biologista por un lado pero teñida de ideas “anti” por otro.

En  el capítulo 15 de la primera temporada -”Caleidoscopio”- incursiona en el ciberespacio a través de la realidad virtual para  contactar con un testigo clave en un asesinato que no habla ni sale de su habitación debido a una agorafobia.

Este personaje pasa su tiempo conectado a Internet inter actuando en un  video juego denominado “Caleidoscope” (que recuerda a Second life), el Dr. Pierce decidirá introducirse en el juego mediante un avatar para lograr contactar con él.

Una vez “dentro” también él se relaciona a través de su avatar con cosas que siempre quizo hacer en la vida real  como cantar en público o flirtear.

Es un buen ejemplo de  Realidad Virtual (VR) que plantea algunas cuestiones muy interesantes:

¿Qué diferencia a la interacción entre personas face-to-face de la interacción dentro de estos espacios virtuales?

¿Cómo influye el aspecto del “avatar” (como imágen de uno mismo)en  la naturaleza de la interacción con otros?

¿Que leyes o reglas grupales gobiernan estas comunidades?

La “realidad virtual”  tiene el efecto de una realidad actual pero en forma de simulación o sustituto aunque con potencia y validez:  se acerca a la “cosa real” y afecta a las personas, casi como si fuera real.

No se trata solo de recrear el mundo tal como lo vemos u oímos sino de crear nuevos ambientes que son imaginarios, fantasías que se sienten reales pero que no se corresponden con el mundo real. Pero-tal y como le sucede al Dr Pierce- el problema con un ambiente imaginario puede ser la desorientación y la sensación de sobre estimulación. Nuestro cerebro está diseñado para actuar en forma eficaz dentro de parámetros específicos. ¿Que pasa cuando los cambiamos?

Diseñar espacios de fantasía implica tomar muy en cuenta los límites biológicamente pre determinados además de las diferencias individuales sobre cómo  toleramos la estimulación sensorial.

Si sabemos hacerlo es una excelente herramienta psicoterapéutica. La respuesta a escenarios imaginarios siempre tendrá que ver con factores psicológicos más allá de puramente neurológicos. Alteraciones en nuestro cuerpo virtual (avatar) puede desencadenar disociación o crisis de ansiedad por lo que sería importante armar la fantasía “adecuada” para cada persona.

Desde el punto de vista de la investigación,  experimentar con ambientes virtuales puede ayudar a la psicología a entender mejor las percepciones, la memoria o la construcción de identidad.

¿Son estas cuestiones menos importantes que lo que vemos con nuestros ojos y oímos con nuestros oídos? La VR viene  a plantear que evidentemente no es así,  que nuestras fantasías, nuestro mundo interno determinan la forma en que percibimos el mundo externoy que quizás estas herramientas sirvan para explorar la mente mente humana y sus diferentes “realidades” desde otra perspectiva.-

 Fuente:
Schroeder, Ralph : “The Social Life of avatars”, Ed Springer (2002)