Aprendiendo a superar la ansiedad

 

La ansiedad se parece a un enjambre de abejas moviéndose sin parar dentro de tu cabeza. Estás metido en tu coche en medio de un fenomenal atasco y vas a perder tu vuelo. Tienes una presentación importante y no sale como esperabas, seguro que no recibes ese aumento, o no apruebas y pierdes tu beca. Te sientes un padre negligente y una pareja muy poco confiable. Pasas mucho tiempo trabajando pero te parece que no alcanza, te miras al espejo y te ves ojeroso/a y demacrado/a…y gordo/a.

Comes mal, duermes peor y no haces suficiente ejercicio…y seguro que no te alcanzará todo lo que ahorras para una jubilación digna, no importa que solo tengas 30 años.-

Ojalá este tipo de pensamientos pudieran borrarse de un plumazo. El Instituto Nacional de Salud Mental de USA (NIMH) ha señalado que para cualquier época del año, se podrá esperar + de un 18% de personas adultas consultando por problemas de ansiedad, una de las formas más comunes de trastorno psicológico,  ya que no  se trata de una “enfermedad” mental. O sea, no estás solo en este laberinto de estrés. ansiedad, depresión…..

Pero, una vez más, hay que aclarar que la ansiedad no siempre es  una mala señal , a veces es la forma de mantenernos alerta y filosos para lograr nuestras metas.  Si hablamos de un trastorno de ansiedad crónico o con episodios a repetición que generan un circuito de evitación que se va extendiendo, lo correcto es consultar a un profesional. Mientras tanto te dejo algunas sugerencias -bastante obvias- pero muy efectivas para manejar la ansiedad :

  • Organizarse: mucho espacio -incluído el mental-desorganizado, nos hace sentir incómodos, otorgar algo de orden al caos siempre ayuda. A veces las personas ansiosas son todo lo contrario, muy ordenadas con pánico a los imprevistos, pero si no es el caso , el simple hecho de hacer una lista, poniendo por escrito que es necesario hacer y como lo haremos es bastante tranquilizador. Otro truco es sacarse de encima primero las cosas que nos disgusta hacer, procastinar es el medio más seguro de hacer crecer la ansiedad. Y si el problema es al revés,,,,mucho tiempo libre, quizás toque comenzar a trabajar en un proyecto personal.-

  • Identificar aquello que nos estresa y reducir los hábitos nocivos: las cosas que son saludables para nuestro estado físico, también lo son para nuestro equilibrio mental : rutinas adecuadas de sueño, horarios para comer, reducir o eliminar el café o el alcohol, siempre serán medidas efectivas. No son la causa, quizás sean parte de las consecuencias del problema pero comenzar por cambios que podamos asumir es siempre un buen inicio. Los ataques de helado, pizza y coca cola o chocolate pueden tolerarse en forma excepcional pero no son la aspirina de la ansiedad. Quizás vaya mejor aprender a respirar, meditar o ir a nadar o simplemente darnos tiempo para una caminata.-

Hay estudios muy interesantes sobre el tema de la actividad física; han probado que las personas menos sedentarias tienen menores niveles de estrés, exactamente un 25% menos de posibilidades de desarrollar ansiedad o depresión. Ahora bien, el ejercicio tomado como un desafío o una rutina extenuante dirigida a la competición, es -en algunos casos-un canal de ansiedad. Marcar el nivel óptimo es imprescindible.

  • Tranquilízate: a veces esta bien parar, ir despacio o no saber adonde ir. Son momentos de cambio que requieren, simplemente caminar en el día a día, no estamos en un maratón, no es la fábula de la liebre y la tortuga. Tomate tu tiempo, aprende a decir NO, descubre qué te relaja: personas, libros, actividades, rutinas, música. No se trata solo de trabajar para pagar las cuentas o escalar profesionalmente, sino de ganar en calidad de vida.

  • Aprende a parar el circuito de pensamientos catastrofistas: que se suelen encadenar formando un rulo de asociaciones negativas, a menudo sin que podamos controlarlas. Sirve hacer una lista con preguntas del tipo:

¿Hay alguna razón para creer que algo va mal?

¿Que evidencia hay que estoy en lo cierto?

¿Puede ser que esté exagerando?

  •  Afirmaciones:

– Estoy bien, es un ataque de ansiedad y voy a controlarlo

– Mi ansiedad no me va a controlar

  •  Acostumbrarse a los síntomas físicos:

Se trata de no asociar lo físico a la ansiedad, por lo que mediante técnicas de exposición se aprende a separar el pánico del síntoma.

  • Deja que la ansiedad fluya

Y quizás lo más importante, recordar que estas técnicas o cualquier otra no nos dan el control absoluto de nuestra realidad, que los imprevistos son la norma no la excepción y que aprender a vivir con un grado de incertidumbre es saludable, como lo es confiar en nuestra capacidad de enfrentarla.

Aprender a manejar la ansiedad supone abandonar la ilusión de que siempre podemos estar a cargo de todo y todos. Y luego viene la parte más dura, buscar la estrategia terapéutica que nos ayude a entender qué parte de nuestra historia y que aspecto de nuestra realidad actual conspira para impedirnos caminar confiados en nuestro día a día transformando lo simple en complejo, lo inevitable en aterrador y lo normal en excepcional.-

 

 

Anuncios

ORTOREXIA: Cuando comer se transforma en una obsesión

 

La ortorexia nerviosa – el trastorno alimentario ligado a la comida saludable- toma su nombre del griego “orto”: derecho, correcto.

El Dr Steven Bratman Phd, acuñó el término “orthorexia nervosa” en 1997, después de su experiencia en un distrito de Nueva York; ahí desarrolló una obsesión patológica por comer comida “sana”.

“Solo podía pensar en lo que comía. Pero, a pesar de ser consciente de mi obsesión por las raíces y los vegetales me resultaba terrorífico librarme. Había sido seducido por la “comida correcta”.

La descripción de Bratman corre paralela a la difusión de consejos dietarios que prometen salud restringiendo grupos enteros de alimentos sin una razón médica o una explicación científicamente válida.-

 

Es interesante observar que no solo se trata del típico “vegano”  que no come gluten, ni huevos, ni lácteos ni carnes y que podemos encontrar reunido con otros miembros de la “tribu” a la salida de una clase de yoga, hablando de las virtudes de la limpieza colónica e intercambiando recetas de pizza de tofú, sino que -a la vuelta de la esquina-  un grupo de amantes de la  dieta “paleo”, defensores de volver a comer como el hombre de las cavernas, se exigen en una clase de CrossFit seguida de unos cuantos bifes de ternera; otra vez, los “paleo” no comerán gluten o granos o lácteos u otras “toxinas”.-

¿Qué tan frecuente es la Ortorexia?

La línea que separa una alimentación “normal” y saludable de la ortorexia nerviosa, suele ser borrosa, pero una forma de definir esta condición refiere al hecho de que el comer “saludablemente” causa estrés y trae consecuencias negativas en la propia vida.-

Pueden sentirse consternados por haber comido un pedazo de pan, o sufrir ansiedad por no poder acceder a algunos de los alimentos que consumen o comer solo en casa donde sus “supercomidas ” pueden ser controladas.-

Estas costumbres terminan afectando su relación con familia, amigos, compañeros de trabajo que se alejan por sentir que ni quieren ser culpabilizados ni desean ser “evangelizados”.-

La ortorexia no está aún considerada un trastorno alimentario, pero se está trabajando en mediciones de la prevalencia en diversas poblaciones.-

Investigadores italianos han desarrollado en 2005, el cuestionario ORTO-15 , con un score <40 para detectar ortorexia y >40 significando una tendencia a conductas obsesivas y fóbicas relacionadas con la comida.- Algunas preguntas de este cuestionario : “Estás preocupado por la comida más de 3 horas al día?”, “Te sientes culpable cuando transgredes tus reglas de comida saludable”? .Usando este cuestionario, otro grupo de investigadores italianos reportó una prevalencia de ortorexia del 56% con una relación mujer/hombre de 2/1, aunque usando un valor residual de 35, la prevalencia se redujo al 21%.-

La mayoría de los estudios se hicieron en poblaciones en las que se podría sospechar un incremento de ortorexia, por ejemplo en profesionales de la salud: usando ORTO-15 , la prevalencia en un grupo de médicos turcos fue del 45,5%; en un grupo de cantantes de ópera fue del 81,1% y  32% en bailarines turcos; por su parte un grupo de profesores de yoga de España puntuó el 86%.-

Usando otro cuestionario -el test de Bratman-, 12.8% de nutricionistas austríacos fueron clasificados como teniendo síntomas de ortorexia.-

¿Es un trastorno mental?

La ortorexia aún no está incluida en el DSM-5 que puntúa trastornos alimentarios tales como : anorexia -bulimia-trastornos por atracón y “otros trastornos inespecíficos”. Algunos clínicos proponen que debiera incluirse con criterios propios y ya están postulando algunos criterios diagnósticos. Notan algunas conductas patológicas típicas como la referencia a la limpieza, sanidad, pureza del cuerpo más que a la imagen corporal o la obsesión por el peso como en la anorexia o la bulimia..-

Como Bratman explicó en 2010:

A veces-no siempre-la ortorexia tiene síntomas similares a un trastorno obsesivo compulsivo y a veces se parece a la anorexia. Pero también es cierto que puede no parecerse a ninguno de los dos, no se trataría del típo OCD o la típica anorexia”

También hay que tener en cuenta que las personas se mueven entre “etiquetas” y generalmente estas no sirven para diseñar soluciones terapéuticas por lo que es importante rescatar la subjetividad y la historia de cada sujeto. ¿Cómo ha llegado hasta aquí?

Quizás sería importante transmitir que no hay que confiar en todos los devotos consumidores de jugos y repollos, incluyendo los profesionales de la salud o las celebridades, si sus consejos no están basados en evidencias científicas.-

No hagas de la comida lo más importante de tu vida, quizás entre comer en soledad tu ensalada de algas o compartir una pizza con amigos, sea mucho mejor lo segundo.-

¿Y tú como puntúas?

TEST DE BRATMAN

  • ¿Pasa más de tres horas al día pensando en su dieta?
  • ¿Planea sus comidas con varios días de antelación?
  • ¿Considera que el valor nutritivo de una comida es más importante que el placer que le aporta?
  • ¿Ha disminuido su calidad de vida a medida que aumentaba la calidad de su dieta?
  • ¿Se ha vuelto más estricto consigo mismo en este tiempo?
  • ¿Ha mejorado su autoestima alimentándose de forma sana?
  • ¿Ha renunciado a comer alimentos que le gustaban para comer alimentos “buenos”?
  • ¿Su dieta supone un problema a la hora de comer fuera, y esto le distancia de su familia y amigos?
  • ¿Se siente culpable cuando se salta su régimen?
  • ¿Se siente en paz consigo mismo y cree que todo está bajo control cuando come de forma sana?

Cuatro o cinco respuestas afirmativas confirman que hay cierto grado de obsesión y conviene relajarse al respecto. Si todas las respuestas son afirmativas nos encontramos ante un claro caso de ortorexia.

Fuente:

http://theconversation.com/orthorexia-nervosa-when-righteous-eating-becomes-an-obsession-36484

http://comeconsalud.com/alimentacion-nutricion/ortorexia-diagnostico-test-bratman/

Traducción y edición : Raquel Ferrari

 

 

Ortorexia: un nuevo trastorno alimentario

Tradicionalmente, los trastornos alimentarios incluían problemas con la cantidad de la ingesta, en la forma de un dejar de comer (anorexia) o un comer en forma compulsiva (bulimia).

En los últimos años, han aparecido nuevas formas  asociadas no tanto a la cantidad sino a la “calidad” de lo que se ingiere. Se trata de una preocupación excesiva, una obsesión que se convierte en patológica por mejorar el estado de salud a través de la alimentación.-

La ortorexia (del gr. “orto” recto y correcto y “orexis” apetito) es un síndrome, que no podemos considerar una enfermedad en sí misma pero que aparece como un trastorno no específico de la alimentación. Según la OMS, ya afecta al 28% de habitantes de países desarrollados y al alza.

Las personas afectadas por ortorexia, suelen:

  • definir qué comida es saludable y cual no lo es, lo que lleva a una restricción cada vez mayor de diversos alimentos
  • asumir creencias ligadas a conceptos filosóficos o ideas religiosas relacionadas con la comida y el proceso de generación de alimentos: por Ej. creen que no es bueno mezclar diversos tipos de proteínas o nutrientes en la misma comida
  •  condenar el consumo de proteína animal en todas sus formas,ligado al sufrimiento animal y la modificación genética de semillas
  • Planear sus comidas y las compras con días de antelación
  • Llevar algo para comer como una forma de no tener que consumir otros productos no aceptados
  • Evitan las comidas sociales porque asumen que no aprobarán el menú
  •  Demonizar  algunos alimentos azúcares, harinas blancas, carnes rojas puede llegar al extremo de criticar en su presencia a quién las consume
  • Preocuparse en exceso por las técnicas y materiales empleados en la fabricación de alimentos con especial referencia a herbicidas, o sustancias artificiales

En este trastorno puede suceder que al principio se trate solo de mejorar la salud, o curarse de alguna enfermedad o bajar de peso, pero esto se convierte en una conducta limitante que afecta las relaciones sociales y genera una insatisfacción afectiva que puede convertirse en crónica.

No hay una preocupación por la imagen corporal tan marcada como en la anorexia pero sí pensamientos obsesivos ligados al control y al perfeccionismo.También se detectan mecanismos fóbicos relacionados con una marcada ansiedad respecto de evitar los alimentos y cierta lectura hipocondríaca de las señales del cuerpo.-

El término “Ortorexia” fue acuñando por Steven Bratman,MD,MPH en 1996. Comenzó a usarlo en relación a pacientes que estaban muy obsesionados por su salud. No lo hizo en forma de diagnóstico sino como una forma de marcarles que esa forma “saludable” de comer, quizás no lo fuera tanto. Con el tiempo, comprendió que sí estaba frente a una nueva forma de trastorno alimentario, si bien no está oficialmente reconocida en el DSM-5.

¿Por qué alguién desarrolla ortorexia? por múltiples razones que van desde el miedo a la enfermedad, la compulsión por mantener un control completo, miedos, querer mantenerse delgado, temas de autoestima, búsqueda de crecimiento espiritual a través de la comida, efectos colaterales de cuadros post-psicóticos o crearse una identidad a través de la comida.-

Un abordaje psicoterapeutico buscará:

  • Identificar cuales han sido los disparadores emocionales de los síntomas ortoréxicos
  • Crear consciencia de las formas saludables de responder al miedo, la tristeza, la ira o la vergüenza
  • Evitar patrones destructivos de pensamiento tipo esto sí/aquello no, que agrega una experiencia de desesperanza
  • Desarrollar confianza en el potencial propio para hacer elecciones saludables hacia una recuperación.-

En todo caso, se trata de crear un clima que favorezca el restablecimiento de la confianza en sí mismo, una relación emocionalmente sana con el propio cuerpo, una lectura crítica de las tendencias que se leen en Internet y un ejercicio de creatividad para mediar entre las propias ideas, la información disponible y el propio proyecto personal.-

 

¿Qué tratamiento elegir en el trastorno bipolar?

“La manía consiste en buscar desesperadamente vivir la vida en su nivel más apasionado; repetir dos veces e incluso tres en las comidas, alcohol, drogas, sexo y dinero; intentar vivir toda una vida en un día. La manía pura es estar tan cerca de la muerte como nunca podría estar. La euforia es agradable y amenazadora a la vez. Mi mente maníaca rebosa de ideas y necesidades rápidamente cambiantes; mi cabeza está atestada de colores vibrantes, imágenes salvajes, pensamientos extraños, detalles agudos, códigos secretos, símbolos y lenguas extranjeras. Querría devorarlo todo (fiestas, gente, revistas, libros, música, arte, cine y televisión). En mis estados más psicóticos me imagino masticando las aceras y los edificios, tragándome los rayos del sol y las nubes (…) Mis acciones suceden al azar, basadas en pensamientos delirantes, intuición sesgada e instinto animal. Cuando estoy maníaco mis sentidos están tan afilados que el golpeteo de mis pestañas sobre la almohada suena igual que un trueno”.(Andy Behrman; Electrobody: a memoir of mania)

La efectividad de cualquier tratamiento psicológico depende de una serie de variables: por un lado la consciencia de enfermedad:  tener claro que hay un problema y depende en parte de uno mismo poder solucionarlo; por otro lado, la elección de la opción psicoterapéutica más adecuada y todo esto en un contexto de apoyo social en red: amigos, familia, trabajo, aficiones.

Algunas de las intervenciones más eficaces en el tratamiento del trastorno bipolar son:

1. Psicoeducación

Con la orientación psicoeducativa se busca que la persona asuma responsabilidad sobre la importancia de la correcta administración del tratamiento y tome conciencia acerca de los principales condicionantes de su trastorno.

Para ello se trabajan aspectos relacionados con:

  • Cómo funciona la enfermedad y su tratamiento.
  • Factores desencadenantes y causas de los episodios maníacos y depresivos.
  • Riesgos asociados a la interrupción del tratamiento.
  • Importancia de mantener hábitos de vida saludable.

Existen varias modalidades: individual, grupal, específicas para la familia (incluyen aspectos relacionados con la sobrecarga emocional, social  y económica que conlleva el cuidado de una persona con este trastorno) y mixtas (familia y pacientes con el trastorno).

2. Psicoterapia

Una vez que la medicación ha controlado los síntomas, es necesario llevar a cabo un proceso de reconstrucción personal y vital. Es fundamental aceptar el diagnóstico e integrar la enfermedad como una parte más de la propia identidad, y también es necesario formar rutinas y hábitos que se adapten a un nuevo estilo de vida y  permitan crear y mantener una consistente red de apoyo.

La terapia permite adquirir nuevas estrategias y habilidades para afrontar dichos cambios y mantener el control de su enfermedad. Además, a través de estas intervenciones se consigue reducir tanto la frecuencia como la duración de las crisis.

Las principales líneas teóricas útiles en el trastorno bipolar son:

-Terapia cognitiva-conductual

Los esquemas mentales son fuentes de información ordenada que nos permiten estructurar y procesar nuestro comportamiento de forma simple. En el trastorno bipolar, los sesgos en estos esquemas constituyen, en muchas ocasiones, un factor de vulnerabilidad para la persona. Por ejemplo, si cree que la medicación no es necesaria una vez que se encuentre “bien”, probablemente abandonará el tratamiento y propiciará una nueva recaída; si piensa que cuando se encuentre triste lo mejor es encerrarse en casa para que los demás no lo noten, provocará un empeoramiento de los síntomas con el aislamiento…Por tanto, desde aquí se pretende trabajar sobre estas ideas irracionales y cambiar los patrones de conducta que interfieren en el bienestar de la persona.

-Terapia familiar

El contexto social ejerce una gran influencia en el comportamiento y puede llegar a agravar los síntomas.

Gestionar de forma adecuada las emociones relacionadas con la aceptación y/o integración de la enfermedad en la dinámica familiar y/o marital es clave para el bienestar de la persona con trastorno bipolar. Con la terapia familiar se intentan reducir los niveles de estrés diarios en la familia y se dan técnicas para mantener una buena comunicación.

Se trabaja con todos los miembros del núcleo familiar primario con el fin de conseguir una nueva forma de equilibrio. Se trataría de evitar, por tanto, patrones tanto de excesiva hostilidad como de sobre protección.

-Terapia interpersonal y social

Uno de los aspectos especialmente deteriorados en esta enfermedad son las relaciones sociales. Los cambios en el estado de ánimo, unidos a los desajustes de los hábitos de vida y sueño, provocan una disminución en la capacidad de la persona para mantener e iniciar encuentros con los demás.

Con estas intervenciones se recupera un orden en las rutinas y una correcta higiene del sueño, de forma que se facilite una mayor estabilidad emocional y se favorezca una integración a los ritmos de socialización de la persona.

Otros tratamientos

Existen otros tipos de terapias que también son utilizadas  arteterapia, musicoterapia, etc.), como complemento de la psicoterapia con buenos resultados.-

.

¿Dónde puedo informarme de cuál es la mejor opción de tratamiento para mí?

Puedes consultar a tu médico clínico, hacer una consulta con un psiquiatra o un psicólogo clínico o bien buscar información personalizada en las diferentes organizaciones de terapias. Por otro lado, en los grupos de autoayuda, encontrarás a otras personas con tu misma problemática que podrán ayudarte a organizar tus opciones.

Ansiedad : cuando los pensamientos traicionan

Miedo. Terror. Preocupaciones. Pensamientos obsesivos. La ansiedad puede ser devastadora. La mente corre por los peores escenarios y los pensamientos obsesivos pueden ser implacables. Como si los pensamientos en sí no fueran lo suficientemente malos, otra preocupación invade el terreno: ¿Estos pensamientos son reales? ¿Puedo confiar en ellos?

Frente a cualquier error, se desata una agonía en la que el trastorno de ansiedad se instala con una red de síntomas físicos y emocionales. Por el camino, es posible arruinar aspectos importantes de la vida: relaciones, carreras, trabajos, amistades, reputación o seguridad económica. La culpa la tienen esos pensamientos en los que confiamos más allá de cualquier duda razonable.

Y no ayuda el típico “No te preocupes”, “No pasa nada!, ¿Son esos pensamientos basados en la ansiedad reales ? SI, lo son. ¿Son confiables? NO. La ansiedad es una real, es una respuesta cerebral a la incertidumbre que puede ser útil en la medida correcta. Pero los pensamientos que la respuesta ansiosa suele generar no son confiables casi nunca y desde luego no pueden condicionar tu día a día.

Disminuir los pensamientos catastrofistas es un proceso, y hay muchas estrategias para lograrlo. Tanto con técnicas de relajación y mindfulness, como con apoyo terapéutico para aprender a identificar los patrones de pensamiento negativo y enfrentarlos como para bucear en el sentido que esa respuesta ansiosa tiene en el aquí y ahora de nuestro guión personal.

Mientras tanto, una forma de decidir si nuestros pensamientos son o no confiables es:

  1. Prestar atención a los pensamientos que aparecen en la mente. ¿Que estás pensado EXACTAMENTE?
  2. ¿ Es esta idea confiable, coherente, basada en alguna evidencia?
  3. ¿Qué alternativa hay a esa idea? ¿Cuál es la idea contraria?

Comenzar a desconfiar de los pensamientos que  limitan y sobre todo aprender a desactivar la respuesta física a la ansiedad, sudores, hiperventilación, mareos, dificultades para respirar es el primer paso. Instalar el ¿Qué es lo peor que puede pasar? ¿Que pasa si pasa lo que temo? ¿Qué me pierdo si gana la ansiedad?

Se trata de desandar con lentitud un camino que se ha construido en relación a una autovaloración disminuida y a una sobre valoración de los otros que parecen como los que juzgan y rechazan.

A controlar la respuesta ansiosa se aprende. Es un ejercicio de libertad y como tal merece ser tenido en cuenta.-

 

 

Ansiedad : Qué es? Cómo se trata?

La ansiedad es una respuesta emocional que puede ser desencadenada tanto por la alegría como por el miedo, el enojo o la tristeza. Ciertos factores ambientales que generan  estrés:  problemas laborales, económicos o familiares, constituyen la causa más frecuente de los denominados estados de ansiedad..

Puede considerarse como una señal de alarma  ante ciertas circunstancias que  se interpretan como “complicadas” con un componente muy subjetivo, ya que depende de la percepción de cada uno el  valorar como positiva o negativa la situación a la que se enfrenta.

Se considera que aproximadamente el 20% de la población sufre episodios de ansiedad y- en la mayoría de los casos- las personas no son conscientes de su estado.

La ansiedad puede-además- ser causada por algunas enfermedades,  (psiquiátricas, endocrinas, cardiológicas, ginecológicas) o por fármacos; de hecho,  es considerada un síntoma  importante a valorar en el diagnóstico de diversos cuadros clínicos.

La ansiedad puede no ser solo una respuesta puntual sino transformarse en un estado crónico  y generar lo que se conoce como un Trastorno de ansiedad generalizada  que  es ya un problema de salud mental porque la persona está preocupada o ansiosa todo el tiempo por todo lo que podría suceder anticipando desenlaces funestos a prácticamente cualquier situación, las preocupaciones saltan de un tema a otro: familia, trabajo, dinero, salud.  El TAG es una enfermedad común que afecta al 3% de la población adulta.

Un trastorno de ansiedad puede iniciarse con una crisis de ansiedad,  que es una sensación de malestar extremo, con miedo o pánico que ocurre de pronto y  que se caracteriza por una sintomatología muy similar a la del infarto:

  • Palpitaciones.
  • Sensación de ahogo.
  • Dolor torácico.
  • Miedo a morirse.
  • Temblores.

Para ser denominada “crisis de ansiedad” deben estar presentes al menos cuatro(4) de los siguientes síntomas:

  1. Palpitaciones o elevación de la frecuencia cardíaca
  2. Sudoración
  3. Temblores
  4. Sensación de ahogo o falta de aliento
  5. Sensación de atragantarse
  6. Opresión o malestar en el pecho
  7. Náuseas o molestias abdominales
  8. Inestabilidad, mareo o desmayo
  9. Sensación de irrealidad(desrealización) o de estar separado de uno mismo (despersonalización)
  10. Miedo a perder el control o volverse loco
  11. Miedo a morir
  12. Sensación de entumecimiento u hormigueo
  13. Escalofríos o sofoco

El tratamiento de la ansiedad dependerá de los síntomas, el objetivo  es ayudar a la persona a sentirse mejor y desempeñarse bien en la vida diaria. En casos de ansiedad esporádica o moderada, la psicoterapia o la medicación en forma aislada pueden ser útiles. En casos más graves, una combinación de éstos puede funcionar mejor.

En cuanto a la psicoterapia, se trata de :

  • Analizar algunos puntos de vista distorsionados sobre factores estresantes , por ejemplo el comportamiento de otras personas o eventos en la vida.
  • Reconocer cuales son los pensamientos que causan pánico  asociándolos a la historia personal.
  • Manejar el estrés y relajarse cuando se presenten los síntomas.
  • Evitar pensar que los problemas menores se transformarán en problemas terribles.

Sobre la medicación:

Los psicofármacos también pueden ser una  parte importante del tratamiento. Nunca te automediques, si empiezas a tomarlos bajo prescripción médica, no los suspendas sin hablar con el médico. Los medicamentos que se recetan habitualmente en trastornos de ansiedad son algunos antidepresivos y las benzodiacepinas.

Hay además otras cosas que puedes hacer para sentirte mejor: incorporar el ejercicio físico a tu rutina, reducir la cafeína, cuidar tu alimentación, evitar el alcohol y las drogas (especialmente la cocaína), dormir bien, no fumar. En cualquier caso, la ansiedad debe ser tratada desde sus primeros episodios con el fin de evitar su cronificación.

 

Fuente: http://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/psicologia/ansiedad.html?soc=getw?nomobile=true&hootPostID=e021f5160872b92ef4dbce9e894356de

Para saber más:

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000917.htm

http://www.unioviedo.net/psiquiatria/docencia/material/CURSOS_ANTERIORES/Psiq/PQ_ansigeneralizada.pdf

 

#cut4zayn : Entendiendo la auto-mutilación

Zayn Malik es un chico de 22 años que se dedica a la música y que surgió a la fama luego de audicionar  en The X Factor, un concurso británico de nuevos talentos musicales y entrar a formar parte del grupo One Direction.

Hace unos meses Zayn anunció su salida del grupo lo que impactó en sus seguidoras generando una histeria colectiva que culminó en el hashtag en twitter #cut4zayn : cortate por Zayn. El objetivo era invitarse mutuamente a cortarse y publicar las fotos en las redes sociales con mensajes grabados con su propia sangre. “Cuanto antes te cortes, antes volverá Zayn. Yo ya o hice, hazlo!, era el tipo de mensajes que se podía leer. Lógicamente, ni Zayn ni One direction se hicieron cargo del asunto, pero los padres de estas chicas sí; su preocupación tenía mucho de estupor y de imposibilidad de entender una conducta tan marcadamente patológica en donde el telón de fondo eran depresiones francas, y trastorno de los impulsos disfrazados de “auto conocimiento”.

En 2009, el Dr. Stephen Lewis http://www.sioutreach.org/about-us, profesor asociado de Psicología Clínica, en la Guelph University (Canadá) publicó una investigación realizada con su equipo sobre la influencia de Internet y la social media en las auto lesiones no suicidas (NSSI) y las estrategias más efectivas para llegar a los adolescentes y promover conductas resilientes. En ese estudio se detectaron en you tube + de 5000 videos de auto lesiones. Seleccionaron los 100 + vistos y establecieron algunas constantes :

  • media de edad 25 años con alta posibilidad de cambio intencional de la verdadera edad que estaría-según otras investigaciones- en 14 años
  • 95% mujeres
  • lenguaje relacionado con una “normalización” de estas conductas y creación de “comunidades”

Lewis señala que en el caso de los varones existe más dificultada en mostrarse, por un sentimiento de vergüenza que conoce muy bien; él comenzó a auto lesionarse   cuando era un adolescente y continuó durante todo el tiempo que estudió en la universidad; una experiencia que contó recientemente en TEDXGuelph

Hablamos de un daño deliberado al propio cuerpo, que incluye cortarse, quemarse sin la intención de matarse, rascarse en exceso, morderse, arrancarse el cabello,  buscando regular el propio tono emocional. La razón más común que esgrime la persona que se corta a sí misma es la necesidad de distraerse del torbellino emocional en el que sienten inmerso y que le provoca una enorme ansiedad; por eso la explicación habitual suele ser “me alivia”. Pero también es una forma de descargar enojo, frustración o sentir que se tiene el control.

Nunca hay una sola causa que lleve al daño autoinfligido, y rara vez este síntoma se presenta en solitario. Se trata de una dificultad en gestionar la propia identidad y encontrar “el propio lugar ” en el mundo y en la familia.

A través de dañarse, la persona puede buscar:

  • Reducir su nivel de ansiedad
  • Distraerse de la pena emocional a través del dolor físico
  • Sentir que se tiene el control sobre el propio cuerpo, sentimientos y situaciones de la vida diaria
  • Sentir algo-cualquier cosa-cuando la sensación es de vacío emocional
  • Expresar un sentimiento de una manera visible por la dificultad de ponerlo en palabras
  • Autocastigarse

Aunque en la mayoría de los casos se trata de una conducta patológica de base psicológica, puede presentarse en algunos trastornos neurológicos o metabólicos. En general se asocia con un diagnóstico psicopatológico :

  • Trastorno límite de la personalidad
  • Psicosis
  • Depresión
  • Abuso de sustancias
  • trastorno de personalidad antisocial
  • trastorno de estrés postraumático

Algunos signos y síntomas que nos permiten sospechar que un adolescente se está auto lesionando:

  • cicatrices
  • huesos rotos
  • tener siempre a mano objetos cortantes
  • pasar mucho tiempo solo
  • dificultades generalizadas en las relaciones interpersonales
  • preguntas recurrentes sobre ¿Quién soy?¿Qué hago aquí?
  • conductas impulsivas, cambiantes e impredecibles
  • sentirse desesperanzado

Existen algunos factores que pueden aumentar el riesgo de aparición de estas conductas:

  • Ser mujer
  • Ser adolescente
  • Tener amigos que se cortan o participar en foros o grupos de Internet donde se valorice estas conductas
  • Haber sufrido algún tipo de violencia en la infancia
  • Abuso de alcohol y/o drogas

Cuando este tipo de conductas se cronifica pueden aparecer algunas complicaciones que agravan el cuadro, por ejemplo, aparecen marcas permanentes que aumentan el sentimiento de inadecuación y baja autoestima o puede suceder que se produzca algún daño permanente que ponga en riesgo la vida, infecciones, pérdida de sangre, etc..

¿Cuándo pedir ayuda?

Si te estás auto lesionando de alguna forma o tienes pensamientos relacionados con que podrías hacerlo o probar que se siente pide ayuda, porque este tipo de conductas están siendo como la fiebre que señala que algo pasa. Hay más cosas que están afectando y estaría bien si averiguas cuales son. No vale sentirse avergonzado, mereces que te sostengan, te entiendan y te ayuden. Y si se trata de una amigo o de alguien que conoces dile que estás preocupado, busca recursos y mantente presente.-

Fuentes:

http://www.theguardian.com/society/2011/nov/17/self-harm-in-adolescents-study

http://www.theguardian.com/society/2014/may/21/shock-figures-self-harm-england-teenagers

https://www.psychologytoday.com/basics/self-harm

http://www.telegraph.co.uk/men/thinking-man/11573329/Self-harming-why-boys-need-classes-to-help-them-cope-with-their-emotions.html

http://www.telegraph.co.uk/women/womens-life/11496335/Zayn-Malik-leaves-One-Direction-Dark-truth-about-the-Cut4Zayn-trend.html

http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/self-injury/basics/definition/con-20025897