Acumulación compulsiva: algunos tips

 

Clutter Image rating : living room

 1) Conoce e identifica el problema: la acumulación compulsiva está presente si  es imposible utilizar  una o varias habitaciones de la casa para su uso específico.

2) Habla de tu problema y pide ayuda. Esto puede resultar difícil si te sientes avergonzado o tienes temor de que te obliguen a desprenderse de esos objetos. Hay equipos profesionales que pueden ayudarte practica, psicológica y emocionalmente.

3) Identifica una zona que deba ser organizada. Puede ser una caja, un mueble, tu coche o una habitación de tu casa, garage, etc. Metas pequeñas y accesibles te ayudarán a valorar tus progresos

4) Trabaja en esa zona cada día, por lo menos 15`. Incrementa gradualmente la frecuencia y el tiempo. Comenzar es el momento más difícil, pero luego, verás que puedes continuar con menos resistencias. Continúa cada día hasta que la zona esté despejada.

5) Decide en 10-20 segundos si has de tirar algo o no. Mirar, tocar o pensar cosas acerca del objeto lleva a aumentar el apego y como resultado se cambia la decisión previamente adoptada.

6) Cambiar las cosas de lugar no soluciona el problema.

7) No guardes cosas “para otro” o para cuando la casa este limpia o para cuando te mudes. Hacer esto es una forma de eludir la ansiedad que te produce decidir y desprenderte de algo y además no puedes hacerte cargo de si el otro querrá o no conservar ese objeto.

8) Crea un horario y asume el compromiso de  cumplirlo. Programa tus sesiones de organización por períodos regulares semana/día y si tienes objetivos especiales, por ejemplo “arreglar el estar para invitar amigos a cenar” ponle fecha y no la cambies. Trata de no ser interrumpido en tus sesiones de organización y limpieza.

9) Reconoce tus logros. Toma fotos tipo antes/después que te permitan sentirte satisfecho y premiate con algo que te guste que no sea posible acumular: un masaje, un paseo, una cena, una película, pero no se te ocurra ir de shopping!.

10) Tu controlas este tema y asumes la responsabilidad por tus progresos, pedir ayuda es importante pero la fuerza detrás del proyecto eres tú.

11) Pon reglas, como acordar con las personas que te ayudan que la decisión final será tuya, armar guías : por ejemplo todos los periódicos de más de una semana pueden reciclarse pero cartas y fotos no. Ponte también tú reglas, por ej, no voy a conservar más de 500 libros o voy a desprenderme del 50% de mis objetos.

12) Libérate de la obligación de encontrarle un hogar a todas las cosas que posees. Desvinculate de su destino

13) Vigila aquellas situaciones en las que podrías tentarte y adquirir objetos innecesarios, por ejemplo en época de rebajas o  en los hipermercados o en contenedores donde ves que otro ha dejado algún objeto. Intenta  limitar y controlar todo lo que entra a tu casa.

 

Preguntas claves:

  • ¿Cuando fue la última vez que echaste de menos  ese objeto?
  • ¿Cuando fue la última vez que lo usaste?
  • ¿Para que crees que lo usarías en el futuro inmediato?
  • ¿Cual es mi historial de uso de objetos de este tipo?
  • ¿Que impacto tiene en mi problema conservar este objeto?

 

Fuente: http://www.helpforhoarders.co.uk/self-help/

 

 

Tips para superar el síndrome de acumulación compulsiva

 
1- Pregúntate si tu realmente usarás ese objeto, no si podrías usarlo
Una regla bastante útil es la que dice que si no has usado algo en un año y ni recuerdas donde se encuentra, probablemente significa que puedes vivir sin eso.
 
2- Más no significa mejor
Tener dos hornos micro-ondas o tres bicicletas puede significar que debamos deprendernos de la que sobra.
 
3- Organiza los objetos por pilas/columnas según su destino
Por ejemplo, podrías tener una pila para las cosas que donarás, para caridad, otra con cosas que venderás, otra con cosas que tirarás. Pero no hagas demasiadas pilas, porque tener que decidir donde poner algo entre 10 pilas solo contribuirá a aumentar tu estrés.
 
4-  No rumies
Si tienes que pasar por complicados procesos de decisión para cada objeto antes de desprenderte de el nunca tirarás ni el alicate. La mayoría de las decisiones no son complicadas, si ves que tardas más de algunos minutos, es que la estás liando.
 
5) Está bien equivocarse
No tienes que hacer todo “perfecto”, ya alcanza si lo haces, maneja una cosa por vez y si te ves cambiando la misma cosa de lugar, de una pila a otra una y otra vez, STOP, re enfoca y continúa.
 
6) Sé Valiente
Vencer a la tendencia a la acumulación progresiva requiere que te enfrentes a cosas que puede que te asusten. Puedes controlarlo pero es necesario que enfrentes tu miedo a arriesgarte decidiendo erróneamente. Quién no arriesga poca veces gana.
 
7) Descubre a qué temes
¿Qué es lo peor que podría pasar si tiras eso? ¿Que tan malo sería para ti?
Puedes hacer una predicción acerca de lo que pasará, imaginar alternativas si lo tiras, tirarlo y luego ver si tu predicción se ha cumplido.
 

8) Mantén la calma
No lograrás superar este problema de la noche a la mañana. Céntrate en pequeñas victorias y disfrútalas. Si puede limpiar un cajón, muy bien; una habitación estupendo, felicitate  más que estar pendiente de las que aún no has limpiado.
 

9) Mantén el entusiasmo

Limpia algo cada día, pero hazlo “cada día” aunque sea cinco minutos

 10) Sé estricto contigo mismo

Organiza tu tiempo y trata de no hacer nada que te guste si antes no has limpiado por lo menos media hora u ordenado cajas o estanterías o lavado vajilla sucia. Es un sistema de recompensas quizás infantil, pero da resultados.

11) Ten claro cuando pedir ayuda

La acumulación compulsiva es un tema potencialmente indicador de algún otro problema  y requiere tratamiento. Si solo se trata de algo leve y puedes cambiar tus hábitos y entender porque está sucediendo ok, pero si no puedes, si tu familia o tus amigos o tu pareja te hacen ver que es casi imposible  convivir contigo, no lo niegues, ni te enojes u ofendas, pide ayuda profesional…o deja que otro lo haga por ti.-

 

Esta info ha sido adaptada de :  Dr. David Tolin from Steketee & Frost (2003), Clinical Psychology Review, 23, 905-927.

 
 

Hoarding: cuando + es –

El síndrome de acumulación compulsiva es la tendencia a poseer objetos junto con la incapacidad de desprenderse de ellos. Es una conducta que puede ocasionar alteraciones en la vida diaria : por ejemplo uso inadecuado de los espacios de la casa en donde es común encontrar pilas de  objetos con solo un sendero para transitar entre ellos. Otros mantienen  mascotas, en cantidad y muchas veces en condiciones sanitarias deficientes.

La gente que acumula o tiene problemas para tirar objetos en desuso no suele ver en ello  un problema, lo que complica la intervención terapéutica en tanto la consciencia de enfermedad es baja y difícilmente consulten por propia decisión. Incluso si consultan por algún otro problema asociado a ansiedad, dificultad en decidir en momentos de crisis, etc, rara vez comentan este rasgo de su personalidad o las peculiares condiciones de su vivienda.

En los hogares de los “acumuladores compulsivos”, las encimeras, pilas, cocinas, escritorios, escaleras suelen estar llenos de objetos  y cuando ya no hay lugar avanzan sobre garages, vehículos, patios y trasteros.

Es una conducta que afecta las emociones, los pensamientos y las relaciones.

Los signos y síntomas más comunes son :

– desorden  ó clasificación excesiva de objetos varios

-dificultad en desprenderse de objetos en desuso

-amontonar diarios, revistas o correo antiguo

-cambiar los objetos de lugar sin desprenderse de ninguno

-obtener o adquirir objetos innecesarios, incluyendo basura

-dificultad en organizar las actividades de la vida diaria, incluyendo la procastinación y la dificultad en tomar decisiones

-dificultad en organizar los asuntos personales

-sensación frecuente de vergüenza o bochorno

-apego excesivo a objetos o posesiones y dificultad en prestarlos o permitir que otros lo toquen

-interacciones sociales limitadas

Desde luego, el diagnóstico nunca puede hacerse por la presencia de solo alguna de estas características, es la historia del síntoma, su evolución y el perfil de personalidad lo que permitirá al profesional elaborar una conclusión y orientar.

La gente que acumula objetos suele creer que TODO tendrá su utilidad en algún momento o que aumentará su valor en el futuro. Una persona puede “guardar” todos aquellos objetos con significado emocional: recuerdos de personas, situaciones, momentos felices. Estas personas suelen sentirse “seguras” cuando sus objetos los rodean.

Es necesario aclarar que  la acumulación compulsiva no tiene que ver con el coleccionismo , puede ser un síntoma de trastorno obsesivo compulsivo pero mucha gente que acumula en forma compulsiva no tiene asociado ningún otro síntoma de trastorno obsesivo-compulsivo. La gente que tiene colecciones, de postales, coches, estampillas, monedas, busca en forma deliberada “la pieza” para su colección y suelen organizar los objetos de una manera muy precisa, los acumuladores no. Tampoco se trata del síndrome de dioges: enfermedad psiquiátrica asociada a demencia senil.

Las conductas de acumulación pueden ser leves o muy severas. En algunos casos  no alteran la vida diaria o son simplemente un rasgo de carácter que permanece oculto mientras -por ejemplo- no haya que mudarse de casa o hacer pareja , pero en otros es un síntoma de un profundo desajuste.

El desorden o la dificultad en tirar objetos es el primer síntoma de la “acumulación progresiva”; suele presentarse durante la adolescencia y a medida que la persona madura comienza a adquirir o guardar objetos que no necesita o para los que no tiene espacio. Llegando a la mediana edad los síntomas pueden agravarse y ser más difíciles de tratar, como sucede en general con la mayoría de las cuestiones relacionadas con la salud mental.

Es un síndrome que puede afectar a cualquiera, sin distinción de edad, sexo o nivel socio económico pero no hay datos sobre si es muy frecuente, porque en general no se busca tratamiento y suele darse enmascarado con otros trastornos de ansiedad o conductas obsesivas.

Algunos factores de riesgo son:

– Edad : suele aparecer en la temprana adolescencia- 13 o 14 años- y tiende a empeorar con la edad  ej: los chicos pueden guardar calculadoras viejas, juguetes rotos, lapices gastados o boletines escolares viejos.

– Historia familiar: hay una fuerte asociación entre tener un familiar que sea un acumulador progresivo y serlo uno mismo

– Stress: algunas personas desarrollan el trastorno después de sucesos estresantes como muertes, divorcios, desahucios, etc..

– Alcohol : cerca de la mitad de los acumuladores compulsivos tiene una historia de abuso de alcohol

– Aislamiento : En algunos casos el acumular lleva a aislarse socialmente pero en otros se comienza a acumular por sentimientos de soledad.

¿Cuando consultar?

1) ¿Evitas tirar objetos porque crees que puedes necesitarlos o por su significado emocional aún cuando hace mucho tiempo que los tienes-ej dos o tres años-?

2) ¿A menudo compras objetos para los que no tienes espacio ni uso diario?

3) ¿Como te sientes cada vez que tienes que tirar algo?

4) ¿El desorden de alguna habitación de tu casa te impide usarla en forma habitual? Ej: cocinar, bañarte, lavar los platos o guardar el coche?

5) ¿El desorden te impide invitar gente a tu casa?

6) ¿Cómo afecta el desorden a los demás miembros de tu familia o la gente con la que convives?

7) ¿Tardas mucho tiempo en hacer las tareas diarias porque sientes que tienes que hacerlo a la perfección?

8) ¿Tienes tantas mascotas que no puedes ocuparte de ellas como debieras?

9) ¿Alguien te ha sugerido que busques ayuda profesional?

10)¿Tienes un pariente cercano que guarda objetos en exceso o guarda objetos que otros tirarían o que generan desorden en el día a día?

11) ¿Has consultado por crisis de ansiedad, trastorno obsesivo compulsivo, abuso de alcohol, depresión, fobia social u otros problemas?

Si la respuesta es SI a la mayoría de estas preguntas puede que te sea de útil una consulta con un psicólogo.

Fuente: http://www.mayoclinic.com/health/hoarding/DS00966