¿Qué es la Psicoterapia Breve Centrada en Soluciones?

Resultado de imagen para psicoterapia breve basada en soluciones

A diferencia de otras  formas de Psicoterapia, la psicoterapia breve basada en soluciones busca encontrar alternativas de cambio en un contexto problemático aquí y ahora.

Se parte de la idea de que en la situación actual existen recursos para superar obstáculos y  se trata de explorar alternativas desde una causalidad lineal  CAUSA / EFECTO , el típico ” esto me pasa porque”, a una causalidad SISTEMICA y compleja (formada por sistemas y subsistemas) en la que se construyen vínculos  policausales , ” esto sucede porque mi lugar en esta familia ha sido” ” en lugar en donde vivo creen que…” ,” la actividad física no es una prioridad en mi empresa”…

¿Cuando se usa?

Se puede utilizar como intervención psicoterapeutica puntual, por ejemplo en un proceso de toma de decisiones o acompañando a  otros marcos teóricos y estrategias terapéuticas . Se aplica en temas de counseling a padres y familias, consumo problemático de sustancias, adicción a pantallas e Internet, relocalización laboral, etc.. Este enfoque es útil  también en la psicoterapia de pareja y en los procesos de cambio de hábitos (dejar de fumar, desordenes alimentarios, adherencia a mayor actividad física)  que requieran encontrar la vía de menor resistencia para aceptar modificaciones que favorezcan romper círculos viciosos de conducta y comunicación. Así, las personas se centran más en lo que PUEDEN hacer que en lo que NO pueden

Resultado de imagen para psicoterapia breve para parejas

¿Qué esperar?

El establecimiento de metas es la base de la psicoterapia breve centrada en soluciones.  El terapeuta indagará en tus expectativas respecto a los cambios esperados y así te ayudará a buscar soluciones y poner en marcha un plan de modificaciones en el contexto intra e interpersonal.

¿Cómo funciona?

Resultado de imagen para steve de shazer y insoo kim berg

Este modelo de psicoterapia breve fue desarrollado por Steve de Shazer y Insoo Kim Berg a finales de los años´70. Se considera un modelo de segunda generación en psicoterapia familiar y de parejas dentro de la teoría sistémica.

Uno de los postulados de la TBCS sostiene que la “solución”  de un conflicto interno o problema se basa en la motivación y en el análisis de qué se está haciendo aquí y ahora para iniciar algún cambio: existe un énfasis en el análisis pragmático no tanto del ¿Por qué? se desarrolla un síntoma, un conflicto, una situación o hábito problemático sino del ¿Cómo? ¿Para qué? este síntoma se mantiene en el presente. A partir de éste análisis, se trata de centrarse en lo que “funciona  en forma exitosa” para reforzar esta secuencia de posible “solución”.

De Shazer sostenía que el terapeuta no necesita saber demasiado sobre la naturaleza del problema que se trae a terapia sino más bien debe  visualizar  las “soluciones” posibles.

¿Cómo utilizar la TBCS?

Algunas reglas básicas:

• Una vez que sepas qué es lo que funciona,
¡HAZ MÁS DE LO MISMO! Esto te permitirá construir alrededor de soluciones conductuales ya establecidas

• Si eso no funciona, no vuelvas a intentarlo,
¡HAZ ALGO DIFERENTE! es la forma más efectiva de romper un círculo vicioso

• Si algo no está roto, ¡NO LO ARREGLES! no es necesario alterar un patrón de conducta que ha demostrado su utilidad y quizás sirva en alguna otra área de dificultad.

  • Cambios pequeños a menudo conducen a cambios muchos más importantes, no minimices el efecto de los pequeños logros.
  • Las posibles soluciones no necesariamente se relacionan directamente con el problema. Este modelo terapéutico comienza solicitandote que describas que crees que va a cambiar cuando el problema se resuelva. Ahí se comienza a pensar en las alternativas, viendo en retrospectiva no tanto el por qué se originó el problema sino el cómo se instaló.
  • El lenguaje se centra en instalar un estilo orientado al futuro y en positivo
  • EL problema no es ni ocupa la totalidad de tu vida. El mapa nunca es el territorio, se trata de ampliar la perspectiva
  • El futuro es creado y negociado con uno mismo

Claramente, hablamos con el paciente y su pareja o grupo de pertenencia (incluidos amigos, vecinos, miembros de sus redes sociales) de lo que va bien y de lo que puede mejorar  ya desde la primera consulta.

En esta instancia se trabaja básicamente en la negociación de objetivos utilizando técnicas específicas de entrevista semi dirigida, con preguntas que animan a pensar acerca de las razones por las que la persona o la pareja creen que algo es imposible que suceda y cómo sería su vida si por “un milagro” sucedieran.  También se utilizan preguntas que apuntan a situaciones de excepción que contradicen la supuesta regla que instalaría el “problema”, por ejemplo : “En esa época tan feliz ¿que era diferente a  lo que pasa ahora?”. Las preguntas de  escala 0´-10 para valorar situaciones también son muy útiles, es una forma de identificar como está esa persona valorando la situación. Siempre se busca instalar una actitud empática y una permanente escucha activa.

¿Qué NO hace la TBCS ?

  • No busca el origen del problema ni  hace diagnósticos
    (histeria, anorexia, tabaquismo, etc.).
  • No establece una relación de supuesto saber.
  • No trabaja solo en terapia individual sino que convoca a todos los miembros de la red del consultante que puedan contribuír al éxito del proceso

En general, los objetivos  deben ser:
• Importantes para tí.
• Alcanzables
• Descritos en términos concretos.
• Descritos como «empezar algo» más que «terminar algo / dejar algo».
• Descritos como «presencia de algo» en vez de «ausencia de algo».
• Descritos en su contexto interacción con otros

 La terapia suele durar entre 2 y 10 sesiones dependiendo del caso, es un modelo flexible orientado a objetivos; se trabaja una hora por sesión y se van espaciando las sesiones a medida que se obtienen progresos. La tasa de éxitos oscila entre el 66% y el 86%.-
La TBCS es básicamente un conjunto de técnicas que resultan eficaces si se entienden como una estrategia de comunicación en la que el terapeuta acompaña en el cambio de mirada sobre la propia realidad. No supone un marco teórico  de interpretación del origen del problema ni reemplaza a otras intervenciones psicoterapéuticas  más profundas sino que se centra en los aspectos sistémicos que describen sin explicar los motivos de un malestar. Pero bien utilizadas en los casos que hemos señalado más arriba garantizan un saludable optimismo terapéutico que contribuye a reformular las narrativas individuales y vinculares.-
                                                                    Imagen relacionada

 

 

 

 

 

25% al 65% de parejas con diagnostico de infertilidad padecen estrés o depresión

Se calcula que una de cada siete parejas en el mundo occidental tendrán problemas para concebir. La ansiedad, el estrés y la depresión suele aparecer inmediatamente después del conocimiento del diagnóstico, impactando fuertemente en la comunicación de la pareja. Como siempre, no es posible generalizar, no obstante, sí es evidente que la que más sufre suele ser la mujer.

En este dato influye la visión cultural de género asociada a la mujer como “dadora de vida”, la historia individual, la historia de pareja y el hecho de que es la mujer quien constata mes tras mes que no ha quedado embrarazada.

Lo que sigue después del diagnóstico es una dinámica que pasa por la etapas de cualquier duelo: negación, ira, negociación, depresión, aceptación….y que puede desembocar en la consulta para realizar un tratamiento de fertilidad. Este proceso suele darse en un contexto de altos niveles de ansiedad.

Paradójicamente, el estrés suele afectar el resultado de los tratamientos en proporciones variables. Según la Amercian Society for Reproductive Medicine  se calcula que hay una disminución en la ovulación de un 20% asociada a altos niveles de estrés y ansiedad y un 20% + de probabilidades de sufrir un aborto.

El proceso de aceptación del diagnóstico y la reducción del estrés y la ansiedad asociados requiere apoyo psicológico individual y de pareja. El objetivo es aprender a manejar el estrés y explorar las propias creencias asociadas a la infertilidad, el miedo a los tratamientos, el impacto en la sexualidad de la pareja, el estigma social, etc..

Suele también ser de utilidad, la participación en redes sociales, la información sobre la diversidad de tratamientos disponibles y otras alternativas como por ejemplo la adopción.-