El impacto de la violencia psicológica en la salud de la mujer

a_mujer_marioneta_1.jpg

La mujer educada en alguno de los modelos tradicionales imperantes, sobre todo en los países mediterráneos, puede sentir como una transgresión el desarrollar un trabajo fuera de su casa o una profesión, especialmente en ciertas crisis evolutivas: nacimiento de los hijos, problemas laborales de su pareja, envejecimiento de sus padres, menopausia.

Si su pareja es además una persona que ejerce violencia emocional, existen muchas posibilidades que el malestar se traduzca en algún tipo de síntoma físico o psicológico. El hecho de que se trate de una mujer con nivel educativo superior o activa  e incluso exitosa profesionalmente termina siendo un factor de riesgo.

 

El desajuste surge porque sabe racionalmente que tiene derecho a diseñar su propio proyecto como persona pero las contradicciones y presiones del sistema  de comunicación  intrafamiliar y social, generan estres  crónico y situaciones disfuncionales creadas por  los abusadores, desde ataques verbales y ridiculización, hasta ironías  y descalificaciones para confundir y poner en duda la cordura de la mujer.

Así, esa mujer comienza a adoptar actitudes que terminan reforzando ese maltrato:

1) Siente que está traicionando o cuestionando, el modelo materno del ama de casa exclusiva y dedicada “por completo” a su familia .

2) Se siente insegura o con poca fuerza para resistir la presión social que la empuja la rol tradicional de cuidadora, en el caso del padre o madre o esposo enfermo y dependiente

3) Tiene necesidad de dar explicaciones por todo lo que hace, horarios, llegadas tarde, idas temprano

4) Para “hacerse perdonar” carga con excesivas tareas los fines de semana, hace regalos, favores, etc..

5) Vive sus triunfos con culpa

6) trata de evitar, sin éxito la rivalidad o la competencia del marido

7) Se esfuerza por demostrar que tiene todo bajo control

8) Se siente sometida a la presión de ser perfecta y atractiva dentro y fuera de la casa. Suele consumir estimulantes, adelgazantes, café, ansiolíticos, fumar en exceso.etc..

9) Es implacable consigo misma . No pide ayuda. No puede estar sin producir algo.

10) Adquiere estereotipos masculinos laborales, al tiempo que asume un rol de “hija” en su relación de pareja

11) No puede negociar con éxito, por ej. el cuidado del adulto mayor dependiente (padre, madre) con el resto de la familia

12) Se compara con otros todo el tiempo

13) Siente miedo de tomar iniciativas, se aterra de llegar a cometer errores. es hipersensible a las críticas.

14) Puede estructurar conductas de represión de los afectos o desarrollar proyectos excesivamente ambiciosos.

15) Vive peleas permanentes con su pareja, sus hijos, sus padres, sin poder salir del intercambio de reproches y malos entendidos.

16) Por momentos siente que enloquece y suele tener ataques poniéndose a despotricar contra todo y todos.

17) A veces realiza consultas psicológicas sin éxito pues tiene dificultades en asociar y responder a preguntas relativas a sus motivos de consulta

18) Va y viene del trabajo sin perder un minuto, evitando el costado social del trabajo con sus compañeros o amistades.-

19) No sabe decir NO

20) Entrega todo lo que gana a su pareja

21)Busca la aprobación de su pareja y no puede-por ejemplo-soportar sus silencios luego de una discusión

22) soporta ser ridiculizada en publico

23) No dispone libremente de su tiempo libre

24) Vive en un estado de miedo permanente que no alcanza a identificar

Es entonces que aparecen las adicciones, las compulsiones, la automedicación, la bulimia, el agotamiento, la crisis de identidad, los trastornos gastrointestinales, lumbalgias, hipertensión, depresión, los accesos de furia con permanente necesidad de explotar, como algunas de las perturbaciones más comunes.

Además,  esa mujer desarrolla baja autoestima, se aísla socialmente, comienza a descuidar su aspecto físico, se transforma en una persona apática e irritable, indecisa e insegura, no puede tomar decisiones usando la huida como mecanismo de afrontamiento.

A su vez, estos efectos del maltrato psicológico hacen que el clima dentro de la relación de pareja sea más tenso , lo cual acarrea consecuencias mas graves para esta mujer.

El primer paso para hacer frente al maltrato psicológico en general y aquel que se dá en el contexto del síndrome de la mujer trabajadora, es saber identificar sus señales, algo difícil ya que no son tan claras como el golpe o el grito sino sutiles y manipuladoras. Luego será necesario desmontar esas creencias que desvalorizan los propios logros para

  • Romper círculo vicioso del maltrato y el malestar emocional que lo motiva
  • Mejorar la autoestima
  • Potenciar la formulación de un proyecto propio
  • Superar las experiencias traumáticas vividas

 

( Basado en el libro ” Hombres violentos, mujeres maltratadas”: de Graciela Ferreira)

Anuncios

El cansancio mental

Gracias a nuestra poderosa mente pensamos, soñamos, ideamos, proyectamos, asociamos ideas, diseñamos, planificamos, generamos expectativas, imaginamos y recordamos.

El pensamiento puede ser beneficioso o nocivo, positivo o negativo, necesario o inútil, insípido o creativo, elevado y sublime o destructor y desgarrador. Muchos pensamientos son innecesarios. Algunos surgen como tormentas que nos azotan. Si no gestionamos bien toda la actividad de nuestra mente, el cansancio mental se convierte en nuestro compañero inseparable.

Es una fatiga que provoca dispersión, pereza, falta de atención y de claridad; además, disminuye nuestra capacidad resolutiva. En cambio, cuando se está inspirado y motivado, la mente nos revitaliza y genera pensamientos creativos que suscitan energía y fuerza. En un estado creativo, los pensamientos son prácticos, poéticos y manifiestan belleza. La mente está abierta y puede ver lo extraordinario en lo aparentemente corriente.

Desafortunadamente, este estado mental no suele durar mucho. Más bien nos sumergimos en una actividad mental estéril y agotadora. Cada individuo genera unos 50.000 pensamientos al día, muchos de los cuales son repetitivos y mecánicos. Otras veces se da vueltas una y otra vez sobre cosas que no se pueden cambiar. Son pensamientos que suelen referirse al pasado. No llevan a ninguna parte y agotan.

Cuando se vive en un tren de pensamientos innecesarios y debilitantes, viene bien plantearse algunas preguntas que ayuden a desactivar ese mecanismo repetitivo y lleven a una reflexión más productiva y estimulante.

Por ejemplo, ¿cuál es la intención que le mueve a pensar lo que está pensando? El primer paso es encontrar el propósito, porque permite darse cuenta de lo inútil de ese pensamiento y cambiar el rumbo.

Otra práctica aconsejable es intentar no utilizar demasiado los tiempos verbales condicionales, ya sean en pasado o en futuro. Por ejemplo: “Si hubiera estado ahí en esos momentos, no habría sucedido esa desgracia”. “Si hubiera tenido esa información a tiempo, habría ganado ese caso”. Cuando tenga el título seré más respetado por mis superiores”. “Cuando él cambie estaré mejor”. Como el pasado pasó y el futuro aún tiene que venir, este tipo de juicios no son útiles, debilitan y agotan.

Es tan importante aprender a transformar como a no crear estos pensamientos sobre asuntos que no podemos cambiar o que no depende de nosotros que cambien. Así se estará más concentrado y se tendrá mayor claridad para tomar las decisiones adecuadas.

No se trata de dejar la mente en blanco, sino de generar pensamientos positivos, creativos, inspiradores, beneficiosos. Así se logra un espacio mental fértil. Deliberar en positivo no es negar la realidad, sino ser capaz de ver los problemas y tener la creatividad mental para aportar soluciones sin obsesionarse ni ofuscarse. Las reflexiones positivas fortalecen y revitalizan la mente. Suelen ser cavilaciones que se basan en valores y en apreciar y agradecer lo que se es y lo que se tiene. Una mente agradecida es una mente descansada

Otro aspecto que agota es nuestra extraordinaria capacidad de planificar: reuniones, encuentros, acciones, lugares, horarios… Cuando las cosas se suceden una tras otra según los planes, uno está más tranquilo que cuando los imprevistos tergiversan los planes. Si se aferra a su plan, deja de escuchar las señales que el momento o las personas le están dando, y quiere que la realidad se amolde a sus ideas y no al revés. Al forzar nos cansamos. A veces es nuestro cuerpo el que nos pide descanso, pero como el plan era otro, nos forzamos a cumplirlo.

En una sesión de coaching personal, una mujer explicaba cómo se obligaba a realizar los planes que se había marcado y los compromisos que había adquirido, forzándose a cumplir los horarios impuestos por otras personas importantes para ella. Aunque sintiera que debía parar, su mente le hacía seguir. Sin parar, ni respirar con consciencia ni escuchar. Estaba agotada mentalmente. A veces hemos planificado algo, pero cuando llega la hora sentimos que no es el momento o no es el nuestro. Es importante detenerse unos minutos para replantear la situación. Ese rato da un espacio mental para abrir un paréntesis, ver y decidir con mayor claridad.

A veces el cansancio mental surge de las luchas internas entre lo que nos gustaría que fuera y lo que es, entre si decir o callar, si salir o quedarse, entre las decisiones que se toman y lo que en realidad se hace. Debemos incorporar prácticas para comprender de dónde surge tanto pensamiento estéril, para escucharnos y acallar los ruidos mentales.

Ejercitar la mente con pensamientos creativos revitaliza. Es como cuando se hace ejercicio físico. Caminar, correr, nadar o jugar al tenis energiza, y si acabamos cansados, se siente que es un cansancio sano. Por el contrario, si nos quedamos de pie media hora sin movernos, terminamos más cansados que si hubiéramos estado ese rato caminando. A la mente le ocurre algo parecido: si está “parada” dando vueltas a un mismo asunto, se agota más que cuando avanza con pensamientos inspiradores que abren nuevos horizontes.

 

Fuente:  http://elpais.com/elpais/2015/01/23/eps/1422018427_336669.html

Aprendiendo a superar la ansiedad

 

La ansiedad se parece a un enjambre de abejas moviéndose sin parar dentro de tu cabeza. Estás metido en tu coche en medio de un fenomenal atasco y vas a perder tu vuelo. Tienes una presentación importante y no sale como esperabas, seguro que no recibes ese aumento, o no apruebas y pierdes tu beca. Te sientes un padre negligente y una pareja muy poco confiable. Pasas mucho tiempo trabajando pero te parece que no alcanza, te miras al espejo y te ves ojeroso/a y demacrado/a…y gordo/a.

Comes mal, duermes peor y no haces suficiente ejercicio…y seguro que no te alcanzará todo lo que ahorras para una jubilación digna, no importa que solo tengas 30 años.-

Ojalá este tipo de pensamientos pudieran borrarse de un plumazo. El Instituto Nacional de Salud Mental de USA (NIMH) ha señalado que para cualquier época del año, se podrá esperar + de un 18% de personas adultas consultando por problemas de ansiedad, una de las formas más comunes de trastorno psicológico,  ya que no  se trata de una “enfermedad” mental. O sea, no estás solo en este laberinto de estrés. ansiedad, depresión…..

Pero, una vez más, hay que aclarar que la ansiedad no siempre es  una mala señal , a veces es la forma de mantenernos alerta y filosos para lograr nuestras metas.  Si hablamos de un trastorno de ansiedad crónico o con episodios a repetición que generan un circuito de evitación que se va extendiendo, lo correcto es consultar a un profesional. Mientras tanto te dejo algunas sugerencias -bastante obvias- pero muy efectivas para manejar la ansiedad :

  • Organizarse: mucho espacio -incluído el mental-desorganizado, nos hace sentir incómodos, otorgar algo de orden al caos siempre ayuda. A veces las personas ansiosas son todo lo contrario, muy ordenadas con pánico a los imprevistos, pero si no es el caso , el simple hecho de hacer una lista, poniendo por escrito que es necesario hacer y como lo haremos es bastante tranquilizador. Otro truco es sacarse de encima primero las cosas que nos disgusta hacer, procastinar es el medio más seguro de hacer crecer la ansiedad. Y si el problema es al revés,,,,mucho tiempo libre, quizás toque comenzar a trabajar en un proyecto personal.-

  • Identificar aquello que nos estresa y reducir los hábitos nocivos: las cosas que son saludables para nuestro estado físico, también lo son para nuestro equilibrio mental : rutinas adecuadas de sueño, horarios para comer, reducir o eliminar el café o el alcohol, siempre serán medidas efectivas. No son la causa, quizás sean parte de las consecuencias del problema pero comenzar por cambios que podamos asumir es siempre un buen inicio. Los ataques de helado, pizza y coca cola o chocolate pueden tolerarse en forma excepcional pero no son la aspirina de la ansiedad. Quizás vaya mejor aprender a respirar, meditar o ir a nadar o simplemente darnos tiempo para una caminata.-

Hay estudios muy interesantes sobre el tema de la actividad física; han probado que las personas menos sedentarias tienen menores niveles de estrés, exactamente un 25% menos de posibilidades de desarrollar ansiedad o depresión. Ahora bien, el ejercicio tomado como un desafío o una rutina extenuante dirigida a la competición, es -en algunos casos-un canal de ansiedad. Marcar el nivel óptimo es imprescindible.

  • Tranquilízate: a veces esta bien parar, ir despacio o no saber adonde ir. Son momentos de cambio que requieren, simplemente caminar en el día a día, no estamos en un maratón, no es la fábula de la liebre y la tortuga. Tomate tu tiempo, aprende a decir NO, descubre qué te relaja: personas, libros, actividades, rutinas, música. No se trata solo de trabajar para pagar las cuentas o escalar profesionalmente, sino de ganar en calidad de vida.

  • Aprende a parar el circuito de pensamientos catastrofistas: que se suelen encadenar formando un rulo de asociaciones negativas, a menudo sin que podamos controlarlas. Sirve hacer una lista con preguntas del tipo:

¿Hay alguna razón para creer que algo va mal?

¿Que evidencia hay que estoy en lo cierto?

¿Puede ser que esté exagerando?

  •  Afirmaciones:

– Estoy bien, es un ataque de ansiedad y voy a controlarlo

– Mi ansiedad no me va a controlar

  •  Acostumbrarse a los síntomas físicos:

Se trata de no asociar lo físico a la ansiedad, por lo que mediante técnicas de exposición se aprende a separar el pánico del síntoma.

  • Deja que la ansiedad fluya

Y quizás lo más importante, recordar que estas técnicas o cualquier otra no nos dan el control absoluto de nuestra realidad, que los imprevistos son la norma no la excepción y que aprender a vivir con un grado de incertidumbre es saludable, como lo es confiar en nuestra capacidad de enfrentarla.

Aprender a manejar la ansiedad supone abandonar la ilusión de que siempre podemos estar a cargo de todo y todos. Y luego viene la parte más dura, buscar la estrategia terapéutica que nos ayude a entender qué parte de nuestra historia y que aspecto de nuestra realidad actual conspira para impedirnos caminar confiados en nuestro día a día transformando lo simple en complejo, lo inevitable en aterrador y lo normal en excepcional.-

 

 

Nuevos perfiles profesionales en psicología :¿Qué es la psicología del ocio?

 

 

En 1964,  el DrEricBerne  lleva acabo una de las primeras aproximaciones de la psicología al estudio del ocio y su relación con las relaciones personales pero es John Neulinger quien en su libro  Psychology of Leisure (1974), aporta un enfoque teórico del ocio basado en dos variables:

/Libertad Percibida

/Motivación intrínseca

Según su estudio, una actividad es de “ocio” si la persona se siente libre de elegir una actividad por la que se siente atraída sin pensar en el resultado o en las consecuencias de su elección.

Por su parte, Mihaly Csikszentmihalyi, en 1975 descubre la vivencia subjetiva de placer cuando realizamos actividades en las que existe un balance entre la creatividad y el desafío y denomina a este estado “Flow” (Fluir).

En 1997, Mannell y Kleiber  publican un compendio  en el que resaltan que el estudio del ocio desde la psicología ha proporcionado una mayor comprensión de por qué la gente hace lo que hace con su tiempo libre y del impacto que esto tiene en su calidad de vida:
1) El ocio es un área imprescindible en el bienestar de las personas

2) El ocio influye en la salud psíquica y física de los individuos,

3) El ocio afecta áreas de la cultura y economía e introduce cambios en la sociedad.

Se trata de pensar el tiempo libre como un derecho y una necesidad, una visión desde la psicología del ocio permite-por ejemplo-elaborar alternativas de tiempo libre ligadas a destinos turísticos, tomando en cuenta la importancia que la elección de un destino puede tener en los cambios de actitud respecto de deporte en grupo o viajes organizados, talleres recreativos.

Permite además elaborar estrategias de prevención terciaria (rehabilitación) centradas en la gestión de ocio para personas afectadas por enfermedades crónicas o abordar nuevos problemas como el uso abusivo de pantallas (videojuegos, redes sociales) en niños y adolescentes, desde el punto de vista de un uso saludable y útil de ese tiempo entrenando en estretegias de control.

Otro nicho de trabajo para los psicologos especializados en ocio es el área del trabajo. La calidad del trabajo y la calidad del tiempo libre son las dos caras de la misma moneda;  se habla mucho de higiene del trabajo, de derechos del trabajador, de compatibilidad de la vida familiar y la vida laboral pero se pone poco énfasis en la importancia que el uso del tiempo libre tiene en el equilibrio bio-psico-social tanto personal como familiar y de la comunidad en la que estamos insertos.

 OCIO es un concepto distinto a NO HACER NADA. Los cambios producidos en el ámbito laboral: jubilaciones anticipadas, trabajo a distancia, las nuevas tecnologías, la disminución de la jornada, el pluriempleo o incluso la desocupación han aumentado el tiempo liberado. Desde los departamentos de RR.HH de las empresas debería plantearse proyectos de articulación de ocio en actividades laborales (formación para el personal eligiendo  establecimientos de turismo rural, nuevos entrenamientos de equipo pensados desde la cooperación y no desde la competencia, programas de ocio terapéutico in company).

Es necesario tener presente que el tiempo libre puede ser también una fuente de problemas. Gabiña (1999) señala cinco dificultades del hombre actual para sanear su tiempo libre:

1) Miedo al paro:  que supone buscar un 2º trabajo que se hará en el tiempo liberado por el 1º

2)La actitud consumista

3) La atracción psicológica al trabajo: que provoca desconcierto ante el tiempo libre

4) El aburrimiento

5) El “ocio desviado”: que supone problemas para el individuo o el grupo. Por ej: deportes de riesgo, turismo sexual, viajes iniciaticos, etc..

En todo caso, los psicólogos podemos aportar mucho al tema del ocio entendido como un espacio terapéutico y de prevención primaria de stress, burn-out, ansiedad & depresión, calidad de vida en enfermedades crónicas, adicción a conductas de riesgo, etc.

Se trata de pensar en el tiempo de ocio como un espacio de crecimiento personal, una alternativa de cambio dentro de áreas como el turismo y el deporte y una herramienta de rehabilitación en salud mental.-

 

Para saber más:

http://www.psicothema.com/pdf/696.pdf

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin remedio : el síndrome de burnout

ManRay : mannequin

Los primeros estudios sobre el “burnout” datan de 1974 y fueron realizados por Freudenberger. En su corta vida este concepto ha hecho proliferar infinidad de trabajos, especialmente en el ámbito organizacional.

Algunos artículos realizados en la década de los 90 citan más de 2.500 referencias sobre “burnout”. Ello se debe a la importancia que merece el tema para el mundo empresarial, donde los costes debidos a este síndrome pueden suponerse elevados.-

La tesis actual sobre el tema toma curso a partir de los trabajos de Maslach y Jackson en 1981 y de la Conferencia Europea de Burnout de Helsinsky (1989).-

Para estos autores el burnout es : “ un síndrome tridimensional caracterizado por agotamiento emocional, despersonalización y reducida realización personal.”-

Agotamiento emocional: sentimientos de una persona emocionalmente exhausta por el trabajo

Despersonalización: respuesta emocional fría e impersonal hacia los que realizan las tareas profesionales.

Realización personal reducida: se refiere a sentimientos de escasa competencia y fracaso profesional. La persona posee una baja autoestima respecto de su trabajo.-

La importancia de los estudios de Maslach & Jackson radica en que por primera vez se trata de una valoración asentada en datos obtenidos empiricamente a través de sus estudios previos.-

Los signos y síntomas más frecuentes son:

Ansiedad 80,33%

Irritación 76,23%

Tristeza 75,41%

Inadecuación 73,77%

Impotencia 70,49%

Fatigabilidad 65,57%

Autodevaluación 64,75%

Dificultades en la concentración 62,30%

Depresión 60,66%

Frustración 56,56%

N 122

(Fuente: estudio Aveni y Albani 1992)

Las principales consecuencias psicológicas se refieren a un síndrome ansioso-depresivo, con propensión a los sentimientos de culpa y respuestas hostiles alimentadas por frecuente iiritabilidad y actitudes negativas hacia la vida.-

Diversos estudios han establecido un paralelismo entre los estados depresivos y la constelación sintomática del burnout. Avanzando en la idea, las consecuencias del síndrome parecen describir lo que Seligman determinó, muy acertadamente, como indefensión aprendida.

La indefensión tiene lugar cuando han fracasado todos los intentos por resolver la situación y el individuo se percata de que sus acciones no guardan ninguna relación previsible con los resultados obtenidos.

En ese momentose produce una reacción muy contrastada en la psicología comparada con animales, caracterizada por un estado de aislamiento e inmovilidad propios de la depresión.-

En el burn-out las consecuencias inmediatas se acercan a este perfil, mayormente definidas por conductas de abatimiento, apatía, dificultad de atención, distanciamiento social y frialdad en el trato, así como aplanamiento en las emociones.-

Muchos autores relacionan el cuadro de desgaste profesional como un trastorno depresivo asociado a stress crónico.-

Los efectos del burnout afectan no solo al individuo sino a toda la organización, básicamente en el trato a clientes y en la red de compañeros.

El afectado reacciona generalmente a través del absentismo laboral.-

¿Como solucionarlo?

No hay respuestas mágicas, las acciones preventivas parecen ser la opción a futuro; a través de programas de formación, de evaluación sistemática, de compatibilización de la vida labora con la familiar y de incentivos.

Habitualmente, el burnout se destapa en su máxima expresión cuando la baja laboral es incuestionable.

Una vez inmersos en el desgaste profesional las terapias deben dirigirse a las consecuencias inmediatas del cuadro. Por ese motivo un primer abordaje que incluya un recurso farmacológico que actúe sobre el síndrome depresivo-ansioso deberá ser valorado.

Posteriormente, es bueno el trabajo terapéutico dentro y fuera de la organización.

Cuando una baja se prolonga demasiado, la incorporación posterior suele ser más traumática si no se han trabajado:

a) las causas personales asociadas al proyecto y la identidad profesional

b) los cambios de gestión necesarios en la estructrura laboral.

Un índice alto de bajas es una señal clara de malestar en la organización y solo se resuleve a través de un diagnóstico correcto de las causas: gestión de información, redes, estructura de mandos, objetivos, movilidad, liderazgo, promociones, comunicación, empowerment etc..

La mayor parte de las intervenciones serán exitosas si se centran en una recuperación paulatina de la valía profesional, un cambio en la comunciación y el aprendizaje de técnicas de inoculación del stress.

En último término lo que se debe buscar es que la persona recupere la motivación y le encuentre sentido a su trabajo. Depende de la organización el adoptar mecanismos flexibles para aceptar que esta motivación puede ser distinta a la que la persona presentaba antes de la aparición del síndrome.-

Bibliografia:

Ausfelder:, T (2001)Mobbing, el acoso moral en el trabajo

Burchell B & alters: Job insecurity and work intensification (2002) london

Casas i Hilari, M: Cuando querer no es poder : el síndrome del burnout Cyclops 2002 Nº46

Correo: sobreviviendo_sigmund@yahoo.es

El impacto de la violencia de género en la salud femenina I

a_mujer_marioneta_1.jpg

Síndrome de la mujer trabajadora o profesional

La mujer educada en algúnos de los modelos tradicionales imperantes, sobre todo en los países mediterráneos, puede sentir como una transgresión el desarrollar un trabajo fuera de su casa o una profesión, especialmente en ciertas crisis evolutivas: nacimiento de los hijos, problemas laborales de su pareja, enevejecimiento de sus padres, menopausia.

El desajuste surje porque sabe racionalmente que tienen derecho a su propio proyecto como persona pero las contradicciones y presiones del sistema familiar y social, generan stress y disfuncionalidad:

1) Siente que está traicionando o cuestionando, por ej. el modelo materno (el ama de casa exclusivamente) .

2) Se siente insegura o con poca fuerza para resisitir la presión social que la empuja la rol tradicional (por ej. cuidar al familiar enfermo) .

3) Tiene necesidad de dar explicaciones por todo lo que hace, horarios, llegadas tarde, idas temprano

4) Para “hacerse perdonar” carga con excesivas tareas los fines de semana, hace regalos, favores, etc..

5) Vive sus triunfos con culpa

6) trata de evitar, sin éxito la rivalidad o la competencia del marido

7) Se esfuerza por demostrar que tiene todo bajo control

8) Se siente sometida a la presión de ser perfecta y atractiva dentro y fuera de la casa.Suele consumir estimulantes, adelgazantes, café, ansiolíticos, fumar en exceso.etc..

9) Es implacable consigo misma . No pide ayuda. No puede estar sin producir algo.

10) Adquiere estereotipos masculinos laborales.

11) No puede negociar con éxito, por ej. el cuidado del adulto mayor dependiente 8padre, madre) con el resto de la familia

12) Se compara con otros todo el tiempo

13) Siente miedo de tomar inciativas, se aterra de llegar a cometer errores. es hipersensible a las críticas.

14) Puede estructurar conductas de represión de los afectos o desarrollar proyectos excesivamente ambiciosos.

15) Vive peleas permanentes con su pareja, sus hijos, sus padres, sin poder salir del intercambio de reproches y malosentendidos.

16) Por momentos siente que enloquece y suele tener ataques poniéndose a despotricar contra todo y todos.

17) A veces realiza consultas psicológicas sin éxito pues tiene dificultades en asociar y responder a preguntas relativas a sus motivos de consulta

18) Va y viene del trabajo sin perder un minuto, evitando el costado social del trabajo con sus compañeros o amistades.-

19) No sabe decir NO

Las adicciones, las compulsiones, la automedicación, la bulimia, el agotamiento, la crisis de identidad, los trastornos gastrointestinales, lumbalgias, hipertensión, depresión, accesos de furia con permanente necesidad d eecplotar, son algunas d elas perturbaciones más comunes de éste cuadro.-

( basado en e libro ” Hombres violentos, mujeres maltratadas”: de Graciela Ferreira)