Saber perder

Foto: Nina Berman

¿Que significa perder?

Perder es :

– Quedar privado de algo que se ha tenido ( una relación),

– Fracasar en el mantenimiento de una cosa que valoramos (un robo), –

– Reducir alguna sustancia o proceso (pérdida de habilidades físicas)

–  Destrur o arruinar (guerra) ( Neimeyer,2002).

Perder es una situación humana,  crecer es aprender a despedirse y eso en muchos casos por no decir siempre, es asociar pérdida a duelo.-

Ahora bien: el sentido que se le dá a esa pérdida depende de una serie complementaria, basada en :

  • historia previa de pérdidas,
  • significado inconsciente del objeto pérdido,
  • contexto interpersonal y objetivo,
  • momento evolutivo,
  • situación desencadenante.-

Desde éste punto de vista, parecería entonces que no es más complicado elaborar una pérdida por muerte que un divorcio o el desempleo puesto que todo se basa en la estructura de significados que sostiene al objeto perdido. Jorge Tizón nos habla de que es posible agrupar las pérdidas en:

1. Pérdidas relacionales: asociadas a “otro”: fallecimiento, divorcios, privaciones afectivas, abusos

2. Pérdidas intrapersonales: asociadas a nosotros mismos y nuestro cuerpo: capacidades físicas y/o psíquicas, (enfermedades crónicas, secuelas de accidentes, etc…)

3. Pérdidas materiales : asociadas a objetos o posesiones o condiciones materiales de vida (mudanzas, robo, migración)

4. Pérdidas evolutivas: asociadas a fases de nuestro ciclo vital-infancia, adolescencia, juventud, adultez y vejez que conllevan diferentes pérdidas: menopausia, cambio de roles, cambio de imagen corporal.-

En general  se considera que la pérdida por fallecimiento de un familiar cercano es la que produce un mayor impacto psicológico. Sin embargo, cada una de las pérdidas que se perciben como significativas lo son en la medida que las puntué el que  las sufre. siempre se experimentarás algún grado de estrés.

Si ponemos en marcha  mecanismos de protección en forma de adaptación a la nueva situación  es casi seguro que no nos estancaremos en  ninguna de las etapas del  proceso de duelo  al que definiremos como el conjunto de pensamientos, conductas, afectos psico sociales y psicológicos conscientes e inconscientes que siguen a la pérdida de una persona o situación que ha sido significativa en alguna medida”.-

Es decir un  duelo no es otra cosa que la forma en que buscamos  restaurar nuestro equilibrio ,”cicatrizar” una herida que siempre y en alguna medida se siente como un aspecto de vulnerabilidad, de ataque a nuestro Yo, es el tan conocido “esto no ME puede estar pasando” .

Neimeyer dá algunas pautas para ayudarnos a superar las primeras etapas de una pérdida, cosas sencillas pero a veces difíciles de poner en práctica como por ejemplo encontrar formas de descargar el estrés, darnos tiempo para sentir, tratar de armar  una historia coherente que le dé sentido al “después”, ritualizar la pérdida de acuerdo a nuestras creencias, confiar en alguien o no resistir al cambio

Las pérdidas son inevitables, pueden presentar diversas formas y afectar diversas áreas de la vida. Después de una pérdida es esperable que se desencadene un proceso de duelo, que no es más que la forma que tienen nuestro cuerpo y nuestra mente de adaptarse a la nueva situación.

Un duelo puede o no transformarse en algo insalvable, en algunos puntos de ese camino pueden aparecer síntomas que deriven en un trastorno, bien sea por la aparición de nuevos síntomas o por la frecuencia, intensidad o duración de los mismos. Por eso es  muy importante el rol de las personas que nos  rodean.Si nos vemos en situación de acompañar a alguien en su duelo estaría bien :

1) NO obligar a la persona a sentirse bien, a ocuparse o regalar los objetos del difunto

2) NO decir ” sé como te sientes”…porque no lo sabes, es mejor dejar que sea el otro el que nos cuente como se siente en realidad

3) NO decirle lo que tiene que hacer

4) Escuchar un 80% y hablar un 20%

5) Hacer preguntas abiertas del tipo ¿Como estás hoy?

6)  Establecer contacto físico sin agobiar

7) Permitirle hablar de sus recuerdos

En definitiva se trata de “estar ahí” con respeto y cuidado por el otro.-

Para saber más:

Neimeyer R.A : Aprender de la pérdida, una guía para enfrenar el duelo (2002)

Tizón, Jorge : Pérdida, pena y duelo. Ed. Paidós (2004)

Allende, Isabel: Paula; Ed. Plaza y Janés (1994)

Freud. S : Duelo y Melancolía

Kübler-Ross: La muerte un amanecer. Ed Luciérnaga

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s