Don´t call me crazy ¿Luchando contra el estigma?

Confieso que estuve a punto de apagar el video a los tres minutos cuando vi a una joven gritando de cara al suelo, sujeta por los guardias, en lo que parecía una versión “Siglo XXI” de  la peli de los ´70, “Alguien voló sobre el nido del cu-cu”, pero producida por la cadena inglesa BBC3 .

Don´t call me crazy acerca  una mirada “desde adentro” de una unidad de atención  a adolescentes afectados por diversas patologías (anorexia, automutilación, esquizofrenia, Trastorno Obsesivo Compulsivo), con el objetivo de mostrar que detrás de cada enfermo hay una persona; de hecho al final de cada capítulo se explica como cada uno ha continuado con su vida y ha enfrentado su enfermedad al ser dado de alta de la unidad, todo esto con la mejor intención…..aunque en mi opinión no lo logre.

Pero lo que sí logra es que me pregunte sobre varias cuestiones relacionadas con el estigma de la enfermedad mental, el derecho a la privacidad y  la intervención profesional con los pacientes a cuyas historias nos asomamos. “Don´t call me crazy” (No me llames loco) desestima su propio nombre porque resulta muy difícil no hablar de “locura” en la forma más prejuiciosa posible cuando nos presentan una colección de imágenes de incidentes de agresión, descontrol y ejercicio del poder.

Apenas hay tiempo para mostrar los poderosos lazos que los jóvenes son capaces de desarrollar entre sí y que sin ninguna duda son un factor protector en cualquier proceso psicoterapéutico dirigido a adolescentes.

Seguramente, la intención de la cadena  ha sido atraer la atención del público hacia cuestiones de salud mental, permitirles conocer más sobre las personas jóvenes afectadas por trastornos, ayudar a jóvenes afectados a identificarse con otros que “se parecen”  y captar la vida “real” en una institución mientras atacan la demonización que estos temas han tenido históricamente.

No se trata de defender que quizás hubiera sido mejor una versión edulcorada o más cuidadosa o menos efectista, pero no  se alcanza a comprender en qué ayuda a des-estigmatizar el tema  filmar a jóvenes siendo reprimidas físicamente varias veces u obligadas a comer porque todo el mundo está preocupado y nadie parece saber que hacer o revisando sin cuidado alguno su dormitorio o el permitirnos asistir a las discusiones del equipo que poco aclaran al público lego…y a nosotros tampoco dicho sea de paso. No veo nada educativo en la exhibición obscena y  cruda de la vulnerabilidad.

La BBC puede hacerlo mejor, nos tiene acostumbrados a excelentes productos de ficción como Frankie – una enfermera que se preocupa más por sus pacientes que por su propia vida personal- con la que compartimos situaciones de enfermedad en contextos de una profunda humanidad. No solo se trata de “Qué” contamos sino de “Cómo” lo hacemos; el reality show disfrazado de documental no puede ser – nunca-  una buena idea.

“Un estigma es un atributo profundamente desacreditador” define Goffman, es una característica que origina en quién la posee exclusión y desvalorización social. En el estigma de la enfermedad mental hay estereotipos supuestos como la impredicibilidad, la agresión, la incapacidad para manejar la propia vida junto con prejuicios de miedo o rechazo …pero también de compasión.

En este sentido, Don´t call me crazy refuerza el prejuicio, no podemos sino sentir profunda pena por esta chica que se angustia por el desorden, por esa otra que no puede comer o por el chico cuyas voces lo impulsan a suicidarse. Porque el estigma exagera, distorsiona,  pero no inventa; por eso es tan difícil de combatir.

Y ahí tocamos hueso: el etiquetado, la “normalización”, la “clasificación” (“soy esquizofrénico, anoréxica o bipolar”) tiene que ver con un modelo medicalizado que poco ayuda a los pacientes porque el reconocimiento público de padecer una enfermedad tiene un efecto contradictorio, por un lado ayuda a la conciencia de enfermedad pero por otro inicia una espiral de pérdida de oportunidades y auto-limitación que muchas veces se extiende a la familia que agrega a la sobrecarga del cuidado, un empobrecimiento de su red social.

Las etiquetas nunca sirven contra los prejuicios, alguien debiera habérselo explicado al productor del programa.

Finalmente, creemos que los medios de comunicación son un arma poderosa en la lucha contra todo tipo de estigma, pero también creemos que las actitudes sociales no cambian con la enumeración de las características de una enfermedad ni con la generalización de la historia clínica sin tomar en cuenta lo original, personal y único de cada sujeto. Y eso sin hablar del efecto que estas imágenes-eternamente guardadas- tendrán en el futuro laboral y profesional de estos jóvenes a los que seguramente se les ha dicho que estaban contribuyendo a eliminar la discriminación.

Si la TV va a hacer algo en contra del estigma tendrá que pensar en mensajes diferenciados para cada problema de salud mental, que no se basen en la información sino en desmontar creencias si lo que se quiere es cambiar actitudes para cambiar conductas. Se trata de estrategias complejas para problemas muy complejos.-

Anuncios

3 pensamientos en “Don´t call me crazy ¿Luchando contra el estigma?

  1. Yo fui diagnosticada de diversas patologias psiquiatricas desde mi niñez, desde que tengo memoria. Bipolaridad, Asperger, Borderline, Transtorno del desarollo, automutilacion, intentos suicidas, anorexia y quiza alguno quede en el tintero. Soy conciente de mi desorden mental. Soy diferente. ¿Mejor, peor? eso decidanlo cada uno. Los prejuicios y el estigma social duelen mucho..Mi intelecto es lo unico que funciona bien, demasiado bien. Tambien se que soy una carga, y me da mucha pena cada uno de mis familiares, porque los amo a cada uno en su forma unica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s