Relaciones que enferman : el caso Camille Claudel

Camille Claudel en el taller de Rodin ca 1899

Camille Claudel nace en Aisné el 8 de Diciembre de 1864, dieciséis meses después del fallecimiento de su hermano Charles Henri, ocurrido 15 días después del nacimiento. La muerte de este hijo sume a su madre en una depresión que se agrava cuando de su segundo embarazo nace “una niña”. El padre, por el contrario, se fascina con la pequeña, con su vitalidad y belleza , y deposita en ella sus sueños e ideales.

Luego nacerán Louise, dos años menor que llevará el nombre de su madre y será bien acogida por ella y Paul  dos años más tarde.

Desde pequeña  Camille desarrolla un extraordinario talento para modelar que es socavado por su madre quien considera que no se ajusta a las reglas burguesas de la época.

A los 18 años conoce a Auguste Rodin, (gracias al apoyo de su padre que hace oídos sordos a las criticas familiares) en esos momentos el escultor tiene 43 años, muchos problemas financieros y poco reconocimiento y vive con Rose, una mujer sumisa y con poca cultura; Camille se transformará en su discípula y amante en una relación que durará casi 15 años.

Su cercanía al  artista  le permite introducirse en el mundo de la escultura, aún siendo su arte creativo y personal permite  que Rodin firme alguna de sus propias obras y deja que la exhiba como acompañante joven y bella antes que como artista y colega.-.

Su relación terminará convirtiéndose en un vínculo de crecimiento y competencia personal y también de fuerte enfrentamiento de egos ante los intentos de Camille de afianzarse profesionalmente y con nombre propio.

Su ruptura con Rodin, que se niega a abandonar a Rose Beuret para casarse con ella, precipita su alejamiento de los ambientes artísticos  por haber perdido el apoyo “paternal” y social que Auguste le proporcionaba.

Sin embargo al mismo tiempo continúa con una arriesgada propuesta artística e intentando lograr una identidad personal; su primer distanciamiento de Rodin a los 26 años coincide con su período más creativo; en esa época comienza su relación con Debussy, su vida social se expande y se relaciona con gente de su edad pero aún le es imposible vivir de encargos.-

Finalmente y tras otra ruptura sentimental con Claude Debussy, también unido a otra mujer,  pasará los últimos treinta años de su vida en un hospital psiquiátrico, abandonada por su familia, incluido su hermano el poeta Paul Claudel. Su padre ha tenido siempre ambiciones desmedidas respecto a su futuro como artista y su madre ha visto en ella solo su deseo de “vivir como un hombre” y su belleza “excesiva”. Las cartas que escribe desde allí clamando por su salida de ese injusto encierro son desgarradoras.

Su personalidad es compleja,  perfeccionista,  su autoestima es  permanentemente contrastada y la hace  destruir parte de su obra; por otra parte sufre diversas  crisis depresivas y un delirio persecutorio que   la lleva a acusar a Rodin de quedarse con sus esculturas y hacer moldes con ellas y al inspector de Bellas Artes de ser cómplice de Rodin, asegurando que enviara “ladrones a su casa para robarle su obra”.

Por el camino, aborta al menos dos veces, una de ellas de un embarazo de seis meses. En definitiva su creatividad y su talento terminan intentando una reparación fallida en esas cabezas de niño que esculpe y destruye una y otra vez.-

Su historia personal constituye un  claro  ejemplo de los mecanismos  que  forjan una mujer vulnerable a las relaciones de pareja abusivas en alguna de sus formas, además  de otras consideraciones vinculadas al imaginario femenino y a la construcción de relaciones de poder dentro de la familia que suelen depositar en el “enfermo” parte de su misma disfuncionalidad.

El detalle, en este caso, es que a pesar de haber enajenado en un principio su creatividad y proyectado su Ideal del yo en Rodin, es capaz de continuar intentando afianzar su obra. Pero  cuando el Yo no puede reforzar sus defensas, ni construir un self (una máscara que permita el accionar social)  la única salida termina siendo la alienación en alguna de sus formas.

Evidentemente, en el caso de Camille, su enfrentamiento con los valores sociales imperantes, la identidad de rol asociado a “la rara”, ” la loca”, ” la rebelde” dentro de su su familia y su afán de apoyar a Rodin a  cambio de sentirse querida  en lugar de trabajar sus propias creaciones, (quizás por esa narrativa familiar que la convertía en una “impresentable” socialmente hablando) pasó su factura, haciendo que su historia trascendiera más por sus desequilibrios psíquicos que por su habilidad técnica y su capacidad creativa y artística.

La ecuación que se repite en todos los casos de parejas famosas que estudiamos es la misma :

-Gran diferencia de edad entre los miembros de la pareja

-Hombre maduro en rol de guía, padre con una situación social de poder en algunas de sus formas

– Mujer joven, con alguna habilidad especial que refuerza a su pareja

– Ruptura de la relación con posterior enfermedad (mental o física) de ella

Camille Claudel muere en 1943.-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s