Sharismo, redes & neurociencia

\”Cuanto menos compartes, menos poder tienes\”

Isaac Mao

Mao (Isaac) es un blogger y empresario chino que ha sistematizado su pensamiento a partir de algunas ideas:

– El sharismo  está codificado en el genoma humano y se basa en las conclusiones de la neurociencia a partir del estudio del cerebro

– Una neurona no es nada si esta sola: su poder reside en la capacidad de transmitir información en red a través del mayor procesador que se pueda imaginar: la sinapsis.

Todas las neuronas funcionan a partir de conectar y compartir información

– Es decir que nuestro cerebro acepta intrínsecamente la idea de pensamiento en red. Lo que no es natural es la acción lineal, secuencial.

– Esto influencia directamente el proceso creativo : allí donde exista intención de crear será más facil  si se fluye con el “proceso de intercambio”.

Las ideas  no aparecen en forma lineal sino que se agregan y mezclan (el conocido y olvidado “brain storming”(tormenta de ideas))

–  La gente tiende a compartir sus ideas y creaciones pero en una cultura que  “proteje” sus ideas esto se pierde y emprobrece el sistema.

– En 1999 había solo unos pocos bloggers y apenas 10 veces más lectores, hoy existen millones de bloggers y de gente que los lee y que dejan comentarios gestando un yacimiento de información que refuerza la red.

El cambio reside en pensar ¿Quién leerá esto?¿Para quién escribo? con una visión no de mercado sino de “beneficio secundario compartido”, el incremento del sharismo propone un cambio de actitud a través de un cambio de valores que transformará a la sociedad.

Las ideas de Mao completan una secuencia que comienza en la revisión de los descubrimientos de la neurociencia respecto a la necesidad de hablar de :
Un sistema cerebro/mente/cuerpo

+

el estudio de la RED desde la realidad INTERNET

Para entender como funciona hoy por hoy la comunicación.

Los seres humanos siempre nos hemos comunicado en red, el orden cartesiano que ha llevado a transformar la realidad en grillas explicativas, clasificando personas, grupos, comunidades y forzando su inclusión en marcos de referencia rígidos es ya imposible de sostener.

Es importante empezar a pensar que estar conectados no es igual que estar “enchufados”, que ese enorme flujo de información avanza hacia una “sociedad red”, pero que aún estamos en una fase intermedia hacia un nuevo paradigma.

Pensar en red significa generar algo que no existía , es enorme la posibilidad que se abre : las nuevas tecnologías emergentes permiten generar mayor conectividad e incrementar el rendimiento de nuestros enlaces sociales (

Se trata de recuperar la idea de que el  deseo (como proceso creativo) está en la base de la salud mental y relacionarla con esta nueva modalidad del pensamiento en red para integrar:

– pensamiento lineal

-intuición

– espacio conectivo (que no colectivo)

y entender la historia, personal, familiar, grupal y pensar posibilidades a partir de una combinatoria infinita:

Ej: el cuidador de un enfermo de alzheimer que se relaciona con otras personas como él en las redes sociales, utiliza foursquare para ubicar lo que necesita, usa aplicaciones móviles para estimular a su familiar enfermo, abre un blog para contar su experiencia,  busca información, comienza a entender que abrir ese proyecto que empezó seguramente sin quererlo multiplicó las opciones, generó “casualidades” que aportaron los recursos requeridos  y que el aislamiento ya es menos doloroso ( no desaparece pero es compartido).

Si las organizaciones (sobre todo las de salud) revalorizan el sharismo y el pensamiento creativo en red será más fácil sincronizar los recursos propios y de otros, generando colaboración creativa y restaurando los viejos criterios de red social: “cuanto menos compartes menos poder tienes”

En la actual sociedad-en- crisis  optimizar el funcionamiento en red no solo es una forma de reforzar los procesos cognitivos sino también es una estrategia de reforzamiento de la conectividad de la mente con otras mentes dejando lugar al azar, al encuentro inesperado, a la emoción y el sentimiento, a la sintonía no prevista: ¿neuronas espejo? ¿ el deseo  del deseo del otro?.
Habrá que investigar la idea del “compartir en red” para pensar alternativas terapéuticas ya sea en lo personal o grupal  y aceptar que no sabremos que surgirá del trabajo compartido.

La clave es  el cambio a través de los lazos entre lo cercano y lo distante, lo parecido y lo distinto, lo nuevo y lo viejo  respetando su potencial de cambio y transformación.El sharismo deberá ser como dice Howard Rheingold una competencia básica.

Es una posibilidad de mejorar la comprensión y la colaboración mutua a través de pensar el ambiente como una fuente de inspiración.

“De las organizaciones verticales aisladas a la acción colectiva de sujetos sociales responsables” Elina Dabas

Referencias

Dabas, Elina: “Redes, el lenguaje de los vícnulos”. Paidós ibérica

Mao, Isaac : “Sharism, a mind revolution”

Rheingold, Howard: “Multitudes inteligentes, la nueva revolución social”.

Terapia en la red: posibilidades y límites

A pesar de que la psicoterapia online tiene ya casi 10 años de evolución, actualmente asistimos a una explosión de opciones “ciber” –

Las alternativas que ofrece la red son innumerables y no todas viables pero es cierto que desde la psicología clínica y de la salud se valora cada día más lo virtual tanto en lo que se refiere a prevención y promoción de la salud mental como a la posibilidad de acceder a un apoyo terapéutico cualificado.

Ventajas de la psicoterapia a través de internet:

–  Apoyo psicológico para cuestiones no clínicas o patológicas sino ligadas a crisis vitales (nacimiento de los hijos, nido vacío, menopausia), cambios (desempleo, deslocalizaciones y expat) y situaciones de la vida diaria: por ej. seguimiento de un tratamiento médico, dejar de fumar, volver al trabajo después de una baja, después de un infarto, pos-cirugías, etc..

– Costo económico menor en relación a la terapia presencial

– Reducción de complejidad a la hora de “cuadrar” agendas: importante en caso de personas que viajan mucho por trabajo o viven fuera de centros urbanos o tiene dificultades de desplazamiento. La terapia online permite mantener el setting y garantizar la continuidad del tratamiento.

– La comunicación no sincrónica (a través de e-mail) permite una elaboración diferente de los contenidos que se trabajan, en algunos casos con mayor claridad .

– Grupos de apoyo terapéutico: Internet a través del chat, skype, redes sociales permite que poblaciones o grupos  especiales: personas con discapacidad, personas con movilidad reducida puedan acceder a un apoyo personalizado y a recursos “en red” .

– Alternativa de seguimiento en las etapas finales de un proceso terapéutico “en persona”

Desventajas:

– Pérdida de las claves que brinda el lenguaje corporal , obliga a centrarse en la voz en el caso de la videoconferencia pero se pierde totalmente el tono y el contexto en el caso del e-mail

– Confidencialidad: a pesar de que existen alternativas y encriptación la confidencialidad puede ser más vulnerable desde el paciente, se recomienda no guardar la información de las conversaciones en lugares que puedan ser accesibles desde fuera , el terapeuta debe exigir que no se realicen sesiones desde lugares de trabajo o semi-públicos (un bar por ej)

– Cuestiones legales: en USA por ejemplo es muy cuestionable el uso del material de la red sobre todo en casos de custodia de hijos y valoraciones de incapacidad.La cuestión se complica en caso de que terapeuta y paciente estén en países o continentes distintos.

– la falta de formación específica de los terapeutas en temas de psicolo´gia del usuario en internet, comunicación virtual, técnicas de diagnóstico en casos online

Conclusiones:

Valorando el nuevo escenario y las ventajas y desventajas de internet en apoyo terapéutico psicológico, apuesto por las posibilidades que brinda. La comunicación “saludable” en la red es el reto de este momento histórico y los aspectos legales y éticos así como profesionales deben ser trabajados, pulidos y controlados para controlar el intrusismo y la mala praxis. Pero como en todo campo de trabajo será la experiencia la que señale las correcciones a realizar.

Oportunidades y riesgos de las redes sociales

Un recorrido por las publicaciones de investigadores del tema permite concluir que la creciente difusión del uso de redes sociales virtuales radica en la capacidad de atraer distintos tipos de usuarios con necesidades diversas:

1) Aquellos que las utilizan porque necesitan organizar su  red con fines profesionales y se apuntan al conocimiento online

2) Aquellos que buscan saber más acerca de lo que hacen y con quién se relacionan los miembros de su red social : amigos, parientes,

3) Aquellos que buscan desarrollar una identidad online propia

Por otra parte, recientes investigaciones (Universita Católica di Milano) han demostrado la capacidad que tienen la social media de generar estados de bienestar emocional, básicamente por la activación de los sistemas de recompensa ligados a los receptores de dopamina. Es decir que la permanencia en una red social virtual genera una experiencia gratificante intrínseca independientemente de si existe un propósito, un fin, un objetivo.

Puedo entrar a Facebook solo para saber que hacen o dicen los miembros de la red, para explorar la historia del otro sin otra finalidad.

Lo más interesante es que el concepto de comunidad virtual introducido con el nacimiento de Internet incorpora en las redes sociales la capacidad de hacer interactuar el mundo real y el virtual.
Si en los foros y en los chats era raro que los mundos reales y virtuales entraran en contacto (incluso el uso de nick marcaba esa distancia), en las redes sociales, esto sucede aún cuando los miembros de la red no lo busquen expresamente.

Un ejemplo es el fenómeno del tagging (etiquetar) que permite asociar a un “amigo “a una fotografía en la que está presente o a un texto sin que el “amigo” lo desee. Aún existiendo la posibilidad de configurar la red para saber cuando esto pasa, puedo olvidarme de borrarlo o no hacer caso del aviso recibido o puedo no saber exactamente de que se trata y dicho “tag” aparecerá en mi perfil sin que yo haya participado en esas decisiones. Y esto puede llegar a tener efectos en mi “identidad social virtual”.

Todo esto nos permite concluir que las redes sociales son una oportunidad de establecer nuevos estilos de relación y comunicación con innegables posibilidades en el terreno de la psicología cognitiva, la educación, la psicopatología y la psicología de la salud.

Nuevos retos sociales que podríamos denominar “híbridos” surgen  a partir de  la “interealidad” en donde nuevos comportamientos virtuales influenciarán en la vida real y viceversa.

Existe ya un uso clínico de la interealidad basado en  tecnologías que detectan  respuestas emocionales y evaluan el entorno comparándolas con un set de datos ; aunque suene a ciencia ficción  su utilidad en situaciones de control de estrés por ejemplo o necesidad de que se cumpla una prescripción médica para asegurar los resultados a largo plazo son más que interesantes.

Otro caso sería el uso de 3D en experiencias de rol en el que los usuarios interaccionan entre ellos usando tecnología inmersiva (realidad virtual) en un centro de salud y tecnología no inmersiva en su hogar ( aplicaciónes para móvil)

Es un uso novedoso de la tecnología que permite un intercambio de información con una nueva manera de controlar la experiencia y la identidad social  aunque con riesgos y oportunidades aún sub- valorados.

En todo caso la reflexión final apunta a que es necesario aceptar que el conocimiento ha de ser transversal : psicología, ciencias cognitivas, filosofía, ergonomía, informática, sociología, linguistica, ciencias de la información y la comunicación.

Fuente: http://www.ledonline.it/ledonline/riva/Qualit%C3%A0-della-vita-riduzione-dello-stress-473.pdf

http://interstress.eu/index.php/es/proyecto