Identificando la violencia de género

TE QUIERO tanto que no puedo vivir sin tí. No salgas, hoy quédate conmigo. Aquí, los dos juntos. ¿Para qué necesitamos a nadie más? Te adoro, no soportaría perderte….¿Cortarte el pelo?Ni se te ocurra, así estás preciosa. Esa amiga tuya no tiene ni idea de lo que a tí te queda bien. De hecho, no la soporto, siempre quiere sacarte de casa. No es tu culpa que ella sea una desgraciada y no tenga a nadie que la quiera. Pero tú sí, tu me tienes a mí. Nadie te va a querer como yo…¿Cansada? Porque tú quieres; en el trabajo te toman el pelo.¿Que si deberías dejarlo?Por supuesto, por esa mierda de sueldo que cobras estás descuidando al niño…”

Fragmento de “El verdugo en casa” El Periódico 3/02/2011.-

Como familiares, amigos, compañeros de trabajo estamos en condiciones de ayudar a una mujer víctima de algún tipo de violencia de género. No se trata solo del golpe  o los dolores de compleja explicación sino de otras señales a veces más sutiles.

¿Que le puede pasar a la mujer?

Puede que sea retraída y se aísle del entorno, que no participe en charlas o debates cuando está su marido y sí lo haga si está sola

Puede ser una persona ansiosa

Puede no valorar sus logros personales o no gustarse físicamente

Puede no hablar nunca de su vida familiar

Puede ser una persona que nunca dice NO de frente

Puede que sea una persona que no se anima a tomar decisiones que supongan gasto de dinero

Puede que sea una persona que nunca sale sin su pareja ni tiene actividades o amistades que no sean compartidas

Puede que sea una persona que se autoexige laboralmente y que excusa a su pareja si es exactamente lo opuesto

Puede que sea una persona que justifica siempre los argumentos de su pareja

Puede que sea una persona que sobrevalora los logros de su pareja

Puede que a veces tenga golpes, moretones o contusiones  que no sabe explicar

Puede que sea una persona con tendencia a idealizar y dificultades para ver los aspectos difíciles de cualquier situación

Puede ser una persona que reacciona en exceso a situaciones de tensión en los grupos

¿Que le puede pasar al hombre?

Puede ser un hombre “normal”, si es que existe la normalidad

Puede tener un nivel educativo o profesional o económico medio o alto

Puede ser un violento verbal

Puede justificar más o menos abiertamente la “inferioridad social” femenina

Puede tener problemas de autoestima encubierta

Puede ser egoísta, autoritario, mentiroso y dominante

Puede ser poco empático en público con su pareja y muy empático con el resto de personas que trata

Puede ser un seductor nato y utilizar las relaciones sexuales como una forma de “arrepentimiento”

Puede decir con más frecuencia que la media : “YO creo” “Yo le dije” “Yo necesito” “Yo no voy a…”

Puede tener tendencia a resolver los conflictos de forma violenta (verbal ó física)

Puede ser una persona con altos niveles de ansiedad

Puede tener escaso o nulo control de su ira

¿Que le puede pasar al hijo o hija?

Puede tener problemas de conducta en el colegio

Puede tener problemas de aprendizaje o de relación con los demás

Puede ser un niño ansioso o triste

Puede ser un niño que en su casa está “en su mundo”

Puede que sea un niño que intenta defender a su madre aún cuando no sea necesario

Si te parece que una persona de tu entorno está sufriendo algún  tipo de violencia:

1) No la juzgues e intenta entenderla

2) Favorece situaciones en las que pueda hablar de lo que le pasa y en las que puedas contarle tu impresión desde afuera

3) No la dejes sola, evita que se aísle

4) Explícale donde y como puede pedir ayuda

5) Llama a la policía si crees que su integridad está en peligro

¿Y si te pasa a tí?

Pedir ayuda no te compromete a decidir sobre lo que deseas o no deseas hacer, pero te dará información sobre tus opciones, cuando la violencia comienza generalmente se agrava y para salir de ella necesitarás ayuda externa.

1)  Si tu situación es de riesgo y urgente,tienes derecho a pedir :

  •      asistencia médica
  •      asistencia jurídica
  •      alojamiento de urgencia si tienes que dejar tu domicilio
  •      una orden de protección si crees que estás en peligro

2) Si tu situación no es urgente pero tiene que ver con abusos psicológicos o económicos crónicos y prolongados en el tiempo,  tienes derecho a:

  • informarte sobre tus opciones
  • hablar con tus amigos o familiares sobre lo que pasa
  • no vivir asustada, agobiada, triste e insegura sobre tu futuro
  • pedir ayuda profesional para entender por qué entraste y te mantienes en esta relación

Recursos en Argentina:

http://www.mujeresenigualdad.org.ar/pdf/Guia.pdf

http://www.justiciacordoba.gob.ar/justiciacordoba/paginas/violencia_familiar_info.aspx

Para saber más:

http://www.unwomen.org.es  ONU mujeres

http://www.saynotoviolence.org/es ONU MUjeres, plataforma de acción global online

Anuncios

Instrucciones para mujeres maltratadas

a) Delimitación del problema

Si su novio, marido, compañero la golpea, insulta y la amenaza, si la hace sentir inútil, humillada o estúpida; si le tiene miedo al hombre con el que convive, si no la deja trabajar o estudiar, si le impide ver a su familia o tener contacto con sus amigos, si la obliga a tener relaciones sexuales a la fuerza, si se siente aislada y sin derechos, si él maneja la economía y le restringe el dinero de sus necesidades USTED ESTA SUFRIENDO ALGUN TIPO DE MALTRATO (FÍSICO, PSICOLOGICO, ETC..).-

El hombre que golpea a su mujer aprendió esa conducta antes de conocerla y utiliza la violencia como un comportamiento útil para dominar y tener el poder. Usted no es culpable de ello ni ha hecho nada para merecerlo: salvo aceptarlo.-

Usted es víctima de un delito y debe denunciarlo en tanto su situación es de riesgo

La violencia conyugal no desaparece ni cambia. La tendencia es a que los episodios sean más frecuentes y más graves.

Cuente su problema a la mayor cantidad de gente posible dentro y fuera de la familia. No tenga vergüenza de relatar su historia de maltratos. A la policia, abogados, médicos debe contarle TODO lo sucedido, sin minimizarlo ni cambiar contextos.

b) Ante un episodio de violencia:

Si puede, aléjese cuanto antes al comenzar el episodio de agresión. No espere a que las cosas empeoren.

Si es posible vaya a un lugar seguro: la casa de algún pariente o vecino mientras piensa en que hacer en el futuro.

Si puede salir vaya a la policía y denuncie.

Haga todo el escándalo posible: el agresor suele acobardarse ante testigos y comienza a respetar a la mujer que no se deja asustar.-

Lleve un diario de registro de situaciones violentas con fechas y detalles.

Guarde pruebas de la violencia: objetos destruidos, ropa o armas

Tomese fotos de las heridas

c) Después del ataque

Haga una consulta médica para valorar los daños, no minimize dolores o golpes.

Aprenda a pedir lo que necesita.

No se dé por vencida.

Si su familia la ayuda, controle la tendencia a dejarse manipular que está en la base de sus problemas. Sobre todo no responda a la violencia con violencia.

No tome medicación tranquilizante ni drogas ni alcohol. Necesita estar alerta y lúcida. Pida ayuda médica.-

No difunda el lugar en el que piensa refugiarse. El hombre violento es muy seductor y convincente, se mostrará arrepentido y deseoso de recuperar su familia.

d) Si decide separarse:

Explique a sus hijos con claridad lo que sucede.

No ponga en duda que ellos quieren a su padre y lo necesitan pero aclare que su comportamiento es inaceptable. No insulte a su padre delante de ellos.-

No se deje engañar por amenzas o supuestos conocimientos legales. No firme nada, no confíe en promesas o palabras. No acepte opiniones de gente que no conoce la situación.

e) Después del divorcio.

No confíe en que el divorcio soluciona todo. Busque protección y mantengase alerta

Si sus hijos son pequeños asegúrese de que sepan bien sus nombres y dirección completos. Hagales una tarjeta con esos datos y un número de telefono.-

Nunca acepte hablar con su ex marido a solas ni le haga pasar dentro de la casa.

No acepte discutir con él ni trate de calmarlo si se enfurece.

No se equivoque pidiendo ayuda a su ex marido violento si hay algún problema en la casa- Aprenda a actuar con autonomía.

El pago de los alimentos no amerita encuentros o enfrentamientos.

No olvide los mitos y prejuicios que sostienen la posición de su marido por pertenecer a esta sociedad. Ellos (su familia, amigos, etc,,) pueden tener miedo, no desear desprenderse de dinero o propiedades o status social, pueden no entender lo que pasa.-

No se asombre si la familia de su marido no acepta su versión de los hechos. No pierda tiempo ni energías en buscar aliados.

Deje de insultarse a sí misma y de reprocharse cada cosa que no puede realizar.No repita el maltrato hacia usted misma.

Por último: si usted no es una mujer maltratada, no manipule esta información para lograr beneficios económicos. No haga falsas denuncias ni pida alejamientos que no condicen con la realidad de la situación. En estos momentos el tema de la violencia de género se enfoca desde el punto de vista de las mujeres pero también sucede que muchas mujeres utilizan este tema para lograr el control económico de sus ex parejas. Tambien existe el “HOMBRE MALTRATADO”.-

En nombre de las víctimas, mujeres y hombres actúe con responsabilidad, para que la sociedad sepa como actuar y proteja al más débil.-

Bibliografía:

Ferreira, Graciela: “Hombres violentos, mujeres maltratados”

Hombres maltratados: cuando es ella quien violenta

Si no puedes ser fuerte y sin embargo no puedes ser débil, eso resultará en tu derrota”.

Sun Tzu “el arte de la guerra”

La idea de que un hombre puede ser objeto de abuso o violencia por parte de su pareja heterosexual  o por parte de su hija cuidadora (si se trata del padre mayor dependiente) es poco creíble en los contextos en los que se trata la violencia familiar, por eso muchos hombres se niegan a admitir que son “hombres maltratados” en forma pública. Se trata  de mitos y estereotipos que es necesario analizar y que explican la cuestión de los roles basados en la existencia de un “sexo débil”, dado a la ternura, la emocionalidad, necesitada de amparo y protección, frente al “sexo fuerte”, el macho enérgico, competitivo, callado, invulnerable a los afectos y proveedor.

Pero resulta que la clínica confirma que los hombres pueden ser víctimas de violencia física, psicológica, económica o sexual.

Existe solo en España un registro de muerte de hombres a manos de sus parejas (unos 600 anuales) así como un % de suicidios de hombres relacionados con situaciones de abuso no denunciadas o procesos contenciosos de divorcio.

Y eso no invalida que lo contrario también sea cierto y seguramente más extendido por razones de las que ya hemos hablado en este blog.

Desde el psicoanálisis debemos marcar que lo que importa no es el determinante biológico de los géneros, sino la dinámica del fantasma: esa escenificación imaginaria en la que el sujeto se haya presente y que representa en forma más o menos deformada la realización de un deseo inconsciente.

Pero el peso que los estereotipos culturales tienen sobre lo que circula en el discurso social impide precisar en su real magnitud el alcance de este fenómeno que además es “des -conocido” por jueces, legisladores y por la sociedad en su conjunto. La verdad es que no se considera violencia al abuso de una mujer a un hombre.

Hace un par de años el caso del profesor Neyra despertó una oleada de apoyo a la intervención de un hombre para proteger a una mujer que estaba siendo agredida. A nadie se le ocurre pensar que si el agredido hubiera sido un hombre se podría intervenir, causa risa pensar que “el débil puede estar venciendo al fuerte”. Ejemplos de este tipo abundan en los programas cómicos de TV, en la publicidad o en algunas  viñetas.-

El varón no se separa ni pide ayuda por causa de estos estereotipos y porque su propia imago de hombre en contacto con el fantasma que lidera su relación de pareja lo paraliza. El varón es el que “lleva los pantalones” “nunca llora”, para muchos es imposible asumir la caída de la superioridad que se espera de él.

Hay sentimientos que son comunes a todos los seres maltratados independientemente de su edad o sexo:

Pobre autoestima, soledad, vergüenza, culpa, indecisión, inhibición. La soledad masculina es en este sentido total: nunca habla de lo que le pasa ni con los amigos, ni con la familia, su respuesta habitual es el silencio o el huir momentáneamente de la situación.U n hombre no  denuncia porque nadie piensa que la conducta de su pareja es potencialmente peligrosa a pesar de los casos que dicen lo contrario. O un padre no va a denunciar a la hija que lo cuida porque se siente vulnerable y avergonzado de la inversión de roles.

La violencia siempre tiene el mismo origen:

PODER Y CONTROL SOBRE EL OTRO Sigue leyendo