“Keep calm” Solo se trata de otras fiestas navideñas!

Las reuniones familiares y empresariales, las ausencias y el estrés de las compras del mes de diciembre aumentan el estrés y la ansiedad.

La Navidad lleva a recordar todo tipo de pérdidas, reflotar viejas peleas familiares o  el balance de logros y fracasos; situaciones que dan vida a una espiral de ansiedad que muchas veces se torna insoportable.

Es una época donde los ansiosos la pasan muy mal. Pareciera que la vida se termina en una semana y el nivel de tensión explota, el “espíritu navideño” potencia  los ataques de pánico, ciertas fobias específicas (por ejemplo, a comer en público), la ansiedad generalizada (se cree que en pleno festejo pasará una desgracia) y  el temor a exponerse en público.

Las personas con trastornos de ansiedad pueden agobiarse en estas fechas porque hay más situaciones de interacción con desconocidos y con un grupo familiar ampliado. Puede que, con gran dificultad, nos expongamos  a las reuniones, directamente las evitemos  o debamos inventar excusas, con el aumento de tensión emocional que esto implica. Interactuar es un reto permanente.

Encontrarse con otros con quienes no hay contacto el resto del año, la ausencia de un ser querido, el cambio de las rutinas pueden convertir a las fiestas en un calvario para personas con predisposición a sufrir  trastornos afectivos y lo que podría ser motivo de festejo familiar se transforma en una espiral con capacidad suficiente para llevar la ansiedad a niveles patológicos.

La ansiedad es parte de un sistema de alarma biológico que prepara al cuerpo para la lucha o la huida, ayuda a identificar peligros y permite crear estrategias de enfrentamiento.

El trastorno surge cuando ese sistema se prepara para recibir un peligro que no existe como tal. Una de las teorias más aceptadas sostiene que el miedo fue necesario en una etapa del desarrollo humano para alejarse del riesgo,  superado ese estadio, las fobias serían un resabio, una desviación de ese mecanismo.

Hoy se entiende que la raíz de la ansiedad patológica está en una predisposición  que se combina con una historia de vulnerabilidad  y un factor desencadenante.

Pero ¿Por qué ese aumento de ansiedad?, debiéramos preguntarnos si en otras fiestas religiosas  ocurre lo mismo. No me consta, alguno dirá que la Navidad es claramente superior en cuanto a celebración mundial masiva sumada a que sucede cercana al fin de año, cierre de un ciclo, etc….creo que se trata de una cuestión de percepción del acontecimiento.

Se ha des – ritualizado la fiesta religiosa, cosa que no ocurre en otras religiones, convirtiéndose en un evento de socialización forzosa que inevitablemente potencia cualquier problemática.

Habrá que sumar el tema del consumo casi compulsivo en un entorno de crisis económica.Una conclusión un tanto obvia nos lleva pensar que esa búsqueda del no displacer, de evitar la tristeza en todas sus formas, está destinada al fracaso.

Los escenarios se arman: luces en las calles,  Papá Noel, un año que termina. Un obligado impasse en la historia personal para asumir una “felicidad”¿?? comunitaria evidentemente no compartida.

 El estrés y la ansiedad son más difíciles de controlar una vez que se han detonado, por lo que la clave está en tratar de prevenirlos:

1 . Se consciente de tus sentimientos: si ha habido una pérdida reciente o si extrañas la presencia de alguien es natural sentirse apenado. Y esta OK darse tiempo para llorar y expresar lo que se siente.

2. Sé realista: las fiestas no tienen porque ser perfectas o justo como fueron el año pasado.

3. Deja de lado las diferencias: Trata de aceptar que tu familia y tus amigos son como son, a pesar de que no alcanzan tus expectativas. Deja de lado las ofensas hasta que surja otro momento más propicio para discutirlas.  Y entiende si otros se tensionan, puede que también esten sufriendo los efectos del estrés de las fiestas.-

 4. Arma un presupuesto: Decide de antemano cuanto vas a gastar y mantente dentro de ese presupuesto. No compres felicidad con una avalancha de regalos.-
5. Aprende a decir NO:  no es posible participar en cada propuesta de reunión o cena o evento. Trata de mantener espacios libres en tu agenda.
6. No abandones tus hábitos saludables: comer algo saludable antes de ir a un evento, dormir lo suficiente  e incorporar actividad física.-
7. Mantén espacios libres: lee un libro, escucha música, camina….solo 15 minutos solo sin distracciones puede ser muy refrescante, encuentra algo para hacer que te ayude a aclarar tu mente, enlentecer tu respiración y restaurar un estado de paz interior.-
8. Busca ayuda profesional: Si a pesar de tus esfuerzos, te encuentras triste o ansioso en forma persistente, lleno de quejas, con problemas para dormir, irritable y desesperanzado e incpaz de enfrentar la rutina y estos síntomas son duraderos , haz una consulta con un profesional de la salu mental.-

Finalmente:

Es poco probable que los habituales consejos para combatir el estrés de las fiestas den resultado porque no se estresa el que quiere sino el que puede. Y se estresará aquél que tiende habitualmente a querer controlar todo, evitar todo tipo de conflictos y rumiar viejos rencores.

Por lo tanto, solo se trata de sentirse sujeto de la propia historia y de aprovechar estas fechas para reconocer los propios logros y recordar que en una semana todo volverá a la normalidad.-

Anuncios