Gestión de estrés: lo urgente y lo importante

garcinii

Nadie tiene tiempo. Sin embargo todos tenemos el mismo: 24 horas cada día: ni un segundo….ni uno menos.

Eso implica que podemos hacer cantidad de cosas pero no todo lo que quisieramos ni todo lo que nos piden. Aceptar este hecho ayuda a evitar el estrés.

Nuestra cultura está orientada a la velocidad. Si alguien dice que algo es “urgente” desencadena acciónes aunque:

  • en general origina respuestas provisionales con riesgo de repetir la urgencia
  • lleva a abandonar tareas importantes que -todavía-no son urgentes

Estar “muy ocupado” con cosas “urgentes” puede resultar, según el perfil de personalidad, muy gratificante: aplaca la culpa, permite sentirse importante y contribuye a vender la imágen de “imprescindible” ( el síndrome del ama de casa por ejemplo).

Pero si se desea comenzar a gestionar correctamente el estrés sería bueno dedicar dos tercios del tiempo a las cosas importantes y No a las urgentes.

Vivir ” apagando fuegos en cabina” rara vez conduce a otra cosa que no sea a sentirse vulnerable.

Las personas suelen decir que las cosas “ocurren” de improviso, pero en casi todos los casos se trata de cosas que no se han previsto en sus causas: no ha habido un correcto flujo de Continuar leyendo “Gestión de estrés: lo urgente y lo importante”