Psicología de la salud & bienestar: una tendencia en expansión

Contratar entrenadores personales, la afición a correr, ir al gimnasio y la comida “saludable” son cada vez más populares pero muchas veces la falta de apoyo  para comer menos o mejor, dejar de fumar o de beber, adoptar una vida menos sedentaria  y controlar su estrés termina en el “abandono serial” de las buenas intenciones.

Es en ese dato estadístico en el que la figura del psicólogo de salud aparece como una alternativa para disminuir la sensación de “estar siempre empezando”. El psicólogo de salud aparece así como un recurso para lograr cambios permanentes en el estilo de vida.

La tendencia se está notando no solo en particulares sino en empleadores y empresas de seguros de salud debido al alto ROI de la inversión medido en rendimiento de los empleados o menor uso de otras prestaciones, menor ausentismo, etc.

Un ejemplo:

Laura , una joven profesional en la treintena tenía problemas con su peso, comía en forma compulsiva y pasaba de dieta en dieta o mejor dicho  de fracaso en fracaso.

Finalmente, alguien le recomendó un psicólogo y por primera vez aceptó que quizás necesitaba hacer un cambio profundo. Entró en un proceso de diez sesiones que incluyó un asesoramiento con un nutricionista y según sus propias palabras, además de hacer progresos en su dieta y en el control de su peso ganó algo mucho más importante: descubrir que perder peso no era lo más importante para ella sino estar en su casa con su familia, dejó su trabajo y reorganizó su rutina de forma de poder trabajar desde casa, su ansiedad disminuyó y así pudo compensar sus excesos con la comida. Nunca ha estado más feliz. “ Mi meta no cambió-dice-pero sí la forma de alcanzarla!”

Según un ranking de tendencias del American College of Sport Medicine, los profesionales de la educación que trabajan para promover los programas de mantenimiento físico, es decir aquellos que entrenan en hábitos y sus relaciones con el resto del bienestar han saltado del lugar tercero al primero en demanda en los últimos siete años, siendo la más importante tendencia en el mundo del entrenamiento: queremos estar bien, tener más energía y sentirnos mejor pero hay un abismo entre ese deseo y el día a día lleno de sobrecarga de horarios, comida basura y sedentarismo por abuso de pantallas, por no referirnos a las “falsas noticias ” sobre lo que está bien hacer o no, comer o no, etc..

 

Los médicos de familia de USA que han comenzado a incorporar un psicólogo en sus prescripciones notan beneficios en el cumplimiento del plan de salud y en la prevención.

Ahora bien , no es fácil. hay personas que puede tener contextos complicados que aumentan su desmotivación  para cambiar; no todos son candidatos a un programa de bienestar, es necesario efectuar un diagnóstico tanto de personalidad como situacional para valorar la totalidad de las opciones .

El candidato ideal  al éxito en la instalación de programas de salud es aquel que no es que haga todo tan mal, simplemente  NO hace aquello que le va bien: no come bien, está estresado, no controla el uso de su tiempo libre, está motivado pero le falta método.

Por ejemplo:

Un médico psiquiatra en la mitad de la cincuentena comenzó a ganar peso hace 20 años cuando dejó de fumar. El mayor problema según el mismo afirma fue el estrés  debido a las presiones de su trabajo como director de un centro de salud muy importante. Pero la trampa estaba en el abuso de dulces que su secretaria le traía con cada café que consumía de a litros. Comer se transformó en una forma de bajar la ansiedad.

Comenzó a ir a un gimnasio pero como la mayoría iba cuando quería. Contrato un entrenador personal y un psicólogo de salud: claro que podía caminar solo pero el tener un programa que lo obligaba a caminar 20 minutos al día y por otra parte lo hacía pensar en los estresores de su vida, la relación con su cuerpo y sus impulsos: comer, beber, consumir estimulantes resultó muy eficaz.

Finalmente logró entender algunas razones del por qué de toda la cuestión y continuar su programa solo manteniendo sus idas al gym y sus cambios de hábitos .

Queremos  que nos digan que hacer, pero es mejor cuando paramos, definimos nuestros en objetivos y diseñamos nuestra propia estrategia para lograrlos: se trata de relacionarse en forma diferente con el propio cuerpo y con nuestra realidad. Y no hay edad límite para hacerlo.

Resultado de imagen para motivación

¿Qué es la Psicoterapia Breve Centrada en Soluciones?

Resultado de imagen para psicoterapia breve basada en soluciones

A diferencia de otras  formas de Psicoterapia, la psicoterapia breve basada en soluciones busca encontrar alternativas de cambio en un contexto problemático aquí y ahora.

Se parte de la idea de que en la situación actual existen recursos para superar obstáculos y  se trata de explorar alternativas desde una causalidad lineal  CAUSA / EFECTO , el típico ” esto me pasa porque”, a una causalidad SISTEMICA y compleja (formada por sistemas y subsistemas) en la que se construyen vínculos  policausales , ” esto sucede porque mi lugar en esta familia ha sido” ” en lugar en donde vivo creen que…” ,” la actividad física no es una prioridad en mi empresa”…

¿Cuando se usa?

Se puede utilizar como intervención psicoterapeutica puntual, por ejemplo en un proceso de toma de decisiones o acompañando a  otros marcos teóricos y estrategias terapéuticas . Se aplica en temas de counseling a padres y familias, consumo problemático de sustancias, adicción a pantallas e Internet, relocalización laboral, etc.. Este enfoque es útil  también en la psicoterapia de pareja y en los procesos de cambio de hábitos (dejar de fumar, desordenes alimentarios, adherencia a mayor actividad física)  que requieran encontrar la vía de menor resistencia para aceptar modificaciones que favorezcan romper círculos viciosos de conducta y comunicación. Así, las personas se centran más en lo que PUEDEN hacer que en lo que NO pueden

Resultado de imagen para psicoterapia breve para parejas

¿Qué esperar?

El establecimiento de metas es la base de la psicoterapia breve centrada en soluciones.  El terapeuta indagará en tus expectativas respecto a los cambios esperados y así te ayudará a buscar soluciones y poner en marcha un plan de modificaciones en el contexto intra e interpersonal.

¿Cómo funciona?

Resultado de imagen para steve de shazer y insoo kim berg

Este modelo de psicoterapia breve fue desarrollado por Steve de Shazer y Insoo Kim Berg a finales de los años´70. Se considera un modelo de segunda generación en psicoterapia familiar y de parejas dentro de la teoría sistémica.

Uno de los postulados de la TBCS sostiene que la “solución”  de un conflicto interno o problema se basa en la motivación y en el análisis de qué se está haciendo aquí y ahora para iniciar algún cambio: existe un énfasis en el análisis pragmático no tanto del ¿Por qué? se desarrolla un síntoma, un conflicto, una situación o hábito problemático sino del ¿Cómo? ¿Para qué? este síntoma se mantiene en el presente. A partir de éste análisis, se trata de centrarse en lo que “funciona  en forma exitosa” para reforzar esta secuencia de posible “solución”.

De Shazer sostenía que el terapeuta no necesita saber demasiado sobre la naturaleza del problema que se trae a terapia sino más bien debe  visualizar  las “soluciones” posibles.

¿Cómo utilizar la TBCS?

Algunas reglas básicas:

• Una vez que sepas qué es lo que funciona,
¡HAZ MÁS DE LO MISMO! Esto te permitirá construir alrededor de soluciones conductuales ya establecidas

• Si eso no funciona, no vuelvas a intentarlo,
¡HAZ ALGO DIFERENTE! es la forma más efectiva de romper un círculo vicioso

• Si algo no está roto, ¡NO LO ARREGLES! no es necesario alterar un patrón de conducta que ha demostrado su utilidad y quizás sirva en alguna otra área de dificultad.

  • Cambios pequeños a menudo conducen a cambios muchos más importantes, no minimices el efecto de los pequeños logros.
  • Las posibles soluciones no necesariamente se relacionan directamente con el problema. Este modelo terapéutico comienza solicitandote que describas que crees que va a cambiar cuando el problema se resuelva. Ahí se comienza a pensar en las alternativas, viendo en retrospectiva no tanto el por qué se originó el problema sino el cómo se instaló.
  • El lenguaje se centra en instalar un estilo orientado al futuro y en positivo
  • EL problema no es ni ocupa la totalidad de tu vida. El mapa nunca es el territorio, se trata de ampliar la perspectiva
  • El futuro es creado y negociado con uno mismo

Claramente, hablamos con el paciente y su pareja o grupo de pertenencia (incluidos amigos, vecinos, miembros de sus redes sociales) de lo que va bien y de lo que puede mejorar  ya desde la primera consulta.

En esta instancia se trabaja básicamente en la negociación de objetivos utilizando técnicas específicas de entrevista semi dirigida, con preguntas que animan a pensar acerca de las razones por las que la persona o la pareja creen que algo es imposible que suceda y cómo sería su vida si por “un milagro” sucedieran.  También se utilizan preguntas que apuntan a situaciones de excepción que contradicen la supuesta regla que instalaría el “problema”, por ejemplo : “En esa época tan feliz ¿que era diferente a  lo que pasa ahora?”. Las preguntas de  escala 0´-10 para valorar situaciones también son muy útiles, es una forma de identificar como está esa persona valorando la situación. Siempre se busca instalar una actitud empática y una permanente escucha activa.

¿Qué NO hace la TBCS ?

  • No busca el origen del problema ni  hace diagnósticos
    (histeria, anorexia, tabaquismo, etc.).
  • No establece una relación de supuesto saber.
  • No trabaja solo en terapia individual sino que convoca a todos los miembros de la red del consultante que puedan contribuír al éxito del proceso

En general, los objetivos  deben ser:
• Importantes para tí.
• Alcanzables
• Descritos en términos concretos.
• Descritos como «empezar algo» más que «terminar algo / dejar algo».
• Descritos como «presencia de algo» en vez de «ausencia de algo».
• Descritos en su contexto interacción con otros

 La terapia suele durar entre 2 y 10 sesiones dependiendo del caso, es un modelo flexible orientado a objetivos; se trabaja una hora por sesión y se van espaciando las sesiones a medida que se obtienen progresos. La tasa de éxitos oscila entre el 66% y el 86%.-
La TBCS es básicamente un conjunto de técnicas que resultan eficaces si se entienden como una estrategia de comunicación en la que el terapeuta acompaña en el cambio de mirada sobre la propia realidad. No supone un marco teórico  de interpretación del origen del problema ni reemplaza a otras intervenciones psicoterapéuticas  más profundas sino que se centra en los aspectos sistémicos que describen sin explicar los motivos de un malestar. Pero bien utilizadas en los casos que hemos señalado más arriba garantizan un saludable optimismo terapéutico que contribuye a reformular las narrativas individuales y vinculares.-
                                                                    Imagen relacionada