Cibersexo : un desafío a la intimidad de la pareja

¿Qué es el Cibersexo?

Es la visión de contenido sexual online, el chat sobre material sexual en foros o grupos salas de chat,  o el chat  «de -a-dos»  con un partner online sobre actos sexuales con o sin  cámara Web; también se considera sexo virtual al sexo telefónico o el envío de material sexual por teléfonos móviles.-.

¿Es una conducta frecuente?

Hay que diferenciar la visita a sites de contenido sexual  que es una conducta muy frecuente (alrededor del 30% de usuarios de Internet) con la adicción que supone algún tipo de efecto adverso en la personalidad y en las relaciones de pareja. El punto de inflexión está marcado por : el tipo de contenido, el tiempo que se invierte en navegar estas páginas, el «secretismo» y la compulsión.

Una investigación sobre el tema, desarrollada en 2001 por el Dr  Al Cooper, editor de Cybersex: The Dark Side of the Force  de la Universidad de Stanford concluía que sobre 9,265 entrevistas realizadas a hombres y mujeres que admitían visitar sitios de contenido sexual, el 1% había desarrollado una adicción. Proyectada esta relación sobre todo el país,  si   20 millones de personas   visitan páginas de contenido sexual mensualmente y el 1% desarrollarán una adicción al Cibersexo,  eso sugiere una población de 200 mil personas, lo cual es preocupante si suponemos que por cada adicto hay – por lo menos-  una persona más afectada.

Cooper describe tres tipos de consumidores de sexo en  Internet :

1) El usuario «recreativo», que accede más por diversión o curiosidad y que no interactua online ni cambia sus costumbres sexuales offline. Sería el equivalente del bebedor «social».

2) El usuario «compulsivo» que tiene alteraciones de su vida sexual previos al uso de Internet y que usa ese espacio como un foro más  para su actividad sexual «alternativa»

3) El usuario » en riesgo de Ciberadicción» que presenta  problemas emocionales ligados a su actividad sexual y para quién el anonimato, la accesibilidad y lo ecónomico que resulta Internet facilitan el desarrollo de la adicción.

¿Cuando es el Cibersexo una adicción?

Igual que en otras adicciones como el alcohol o las drogas es necesario que exista una conducta compulsiva y  un pensamiento obsesivo sobre estos temas. Debe existir también algún tipo de disminución temporal  de la ansiedad, las dudas sobre la autoestima, la inadecuación o el miedo al abandono cuando se navega que como no es duradera supone el volver una y otra vez a repetir las visitas y los contactos sexuales online.

Como en toda adicción, hay también un aumento de la tolerancia y de la necesidad de conectarse y cada vez menos control a pesar de que aparezcan problemas físicos, sociales, económicos, emocionales ( culpa y depresión) o cognitivos (ideas obsesivas) . Por ejemplo, se deja de tener relaciones sexuales con la pareja, se gasta más dinero del posible en páginas de contenido de pago, se duerme menos, se abandonan hábitos sociales o deportivos.

¿Cómo puede afectar a la pareja? 

Si bien toda adicción tiene efectos potenciales en la vida familiar incluida el matrimonio o la pareja, el cibersexo involucra directamente al otro -lo quiera o no-. La evidencia de adicción a las drogas o al alcohol suele ser difícil de esconder pero el sexting, la masturbación viendo sitios porno o los partners sexuales online pueden ser escondidos,  por lo menos,  al principio. Continuar leyendo «Cibersexo : un desafío a la intimidad de la pareja»

El sexo en internet

Cuando  hablamos de la vida online surge como tema recurrente «el  sexo en Internet»; con una mezcla de prejuicios, miedo y desconocimiento, asociaciones de padres, psicoterapeutas y maestros apuntan a conclusiones, la mayor parte de las veces exageradas.

¿Que hay?

El 92% de los usuarios sostiene que el cibersexo no es diferente a las revistas porno y lo asocian al «sexo de verdad» en tanto les sirve para conocer posibles parejas sexuales, probar algo nuevo, aprender, comprar productos eróticos y largo etcétera (Döring, 2009).

Eso deja un 8% para aquellos que hacen del ciber sexo un sustituto de la sexualidad «normal».

Las páginas pornográficas son el 1% del contenido de Internet (Rimm,1995). Los porcentaje de búsquedas de pornografía en Internet han bajado de 17% en 1997  al 9% en el 2001 y en 2004 se situaba en 4% (Spink et alt, 2006).

Hace algunos años era habitual asociar -siempre-el sexo virtual a patología, quizás porque era algo totalmente desconocido para el ser humano.

Es un terreno muy resbaladizo porque las conductas sexuales son altamente influidas por el contexto cultural por lo que-como siempre- no es la conducta el problema sino el sentido que esa conducta tiene en la historia de esa persona, es decir, se trata de definir la frecuencia, estilo, hábitos  y sobre todo, impacto en su día a día.

¿El ciber sexo  daña  sus relaciones? ¿Es causa o consecuencia de otros síntomas?.

En todo caso es un dato,  como lo es todo lo que pertenece a  nuestra «vida online».

Hay, sin embargo, un colectivo vulnerable al «Internet sexual»: el de los niños y adolescentes. En este sentido, no es fácil «encontrarse sin querer» con pornografía infantil, simplemente navegando por la Red, básicamente porque es ilegal en la mayoría de los países.

Pero,  lo que sí es ya algo probado por diversas investigaciones (Brown y L`Engle, 2009)  es la relación entre la exposición temprana a sitios web de contenido sexual y una mayor precocidad en la iniciación sexual de los adolescentes. Y también que el 25% de los adolescentes dice haberse encontrado con material pornográfico sin buscarlo….solo basta intentar ver una peli online para ser objeto del acoso de citas «hot» varias.

La verdad es que Internet es un mundo nuevo y en permanente cambio y que recién ahora estamos en condiciones de hilar más fino en estos temas.

¿Es posible condicionar conductas sexuales futuras en los adolescentes de hoy a través de la web?  Pensamos  que no más que a través de las series para adolescentes o de los videos de la MTV. Pero también es cierto que algunos estudios hablan de mayores índices  de ansiedad e inseguridad en los jóvenes que practican sexo virtual en forma asidua. ¿Causa o consecuencia?

En temas sexuales, Internet parece encontrarse a medio camino entre la fantasía y la realidad, la sensación de ausencia de peligro real convierte a la red en un espacio que permite intercambiar fantasías o compartirlas con más facilidad que en el mundo 3D.

Definitivamente:

No es posible afirmar que Internet es el mundo de los solitarios o deprimidos ni que su número en la red es mayor del que encontramos en la barra de un Pub un viernes por la noche ….

Referencias:

Rimm, M. (1995). Marketing pornography on the information superhighway.
Georgetown Law Review, 83, 1839-1934

Spink, A., Partridge, H., Jansen, B. (2006). Sexual and pornographic web searching:
Trends analysis. First Monday, 11(9). Disponible en
http://firstmonday.org/htbin/cgiwrap/bin/ojs/index.php/fm/article/viewArticle/139

Brown, J., & L’Engle, K. (2009). X-rated: Sexual attitudes and behaviors associated with U.S. early adolescents’ exposure to sexually explicit media. Communication Research, 36  129-151

Matute H & Vadillo Miguel A. : Psicología de las nuevas tecnologías. Ed.Síntesis.