Redes sociales & autoayuda

Leemos en el diario Clarin una nota sobre el crecimiento del fenómeno de las redes sociales de autoayuda y lo encontramos francamente excesivo en sus inexactitudes.

Dentro de Internet las redes sociales han crecido en forma exponencial, tanto en forma de redes horizontales como Facebook o verticales, reuniendo a grupos unidos por intereses, necesidades o hobbies; personalmente nos encantan las redes sociales y trabajamos  con entusiasmo en su uso en psicología de la salud..

Las redes sociales alrededor de temas de salud no son nuevas, desde Patientslikeme han evolucionado en distintas opciones ,  siempre se trata de una motivación: saber más sobre alguna patología porque se es paciente o familiar de paciente, se desea superar un obstáculo (por ejemplo dejar de fumar) o consolidar un cambio de hábito practicando deportes o adelgazar, buscar pareja, vencer fobias o superar una pérdida.

Es sabido que el comportamiento en la red funciona por imitación del otro y que los otros: sus opiniones, su apoyo son el sostén de la permanencia propia.

La motivación a través de un grupo siempre ha sido más efectiva que la automotivación. Entonces ¿Cuál es la novedad?

Creo que denominar “autoayuda en red” a esas redes que promueven el encuentro de personas con la misma motivación es incorrecto. De hecho la “autoayuda” es un nicho de mercado que lleva décadas siendo explotado en forma de libros, talleres de gurús, DVD´s, etc…

Estaría bien delimitar el campo y entender que:

1) La mayoría de las personas utilizamos Internet para  saber que nos pasa si estamos enfermos,  que hacen los que son tímidos, solitarios, obesos, fóbicos como uno, donde conseguir eso que estoy buscando o que opinan  en la red de tal o cuál producto, espacio, viaje, coche, vino, ……largo etc que pienso comprar y  en este sentido lo que ya no se puede hacer es obviar la importancia de estos sitios.

¿Es eso autoayuda? creo que NO. De hecho  la autoayuda   está eliminando al otro, por lo tanto es una contradicción buscar “auto-ayuda en red”. Tiene poco sentido plantearse que a través de un cuestionario auto-administrado o de 1200 alternativas para responder a una pregunta podré superar lo que sea.

2) La autoayuda suele relacionarse con palabras como “crecimiento interior”, “superación” “autoestima” “coaching” “curso” “formula mágica” y desde luego reducir el valor de las redes sociales a herramientas de autoayuda es una agravio innecesario a la inteligencia colectiva.

Es útil y mucho  compartir experiencias en las redes porque apunta al sentido tradicional de la comunicación.

La importancia de la RED en la construcción social de la propia identidad no es nueva. Las redes familiares, laborales, de amigos,  sostienen y dan sentido al propio proyecto a través de la comunicación  facilitando la resolución de las crisis vitales y de las otras.

¿Cómo ha evolucionado la idea de RED en esta parte del globo caracterizada por el individualismo? En una sociedad en donde cada uno quiere hablar de sí mismo y donde el cuidado por lo “mío” suele superar al cuidado por lo “nuestro”, llama la atención el auge de las redes sociales virtuales que aparecen como una forma de superar esa ruptura de continuidad de vínculos que caracterizaba la sociedad del siglo pasado: conectarse via internet es una forma de tender redes (sociales) para hacer circular ideas, sentimientos y (auto)ayuda.

Pero, las redes sociales nunca podrán evitar el momento de enfrentamiento con el origen de nuestros padecimientos, físicos, psicológicos o espirituales.

Podemos asomarnos (si nos dejan) a esas redes que sostienen patologías como la anorexia, las autolesiones o el ejercicio físico compulsivo plagadas de historias tristes en donde abundan los “fuí mala” “hoy fracasé” “felicidades por haber llegado a los 42 kg tu puedes!” para concluir que hay que tener mucho cuidado con la “autoayuda” que nunca será sinónimo de salud-mejoría-curación.

Por eso, la función de estas redes nunca podrá ser terapéutica porque la contención mutua es solo una de las caras del tema y nunca superará el momento de responsabilidad que significa pedir ayuda profesional….y estar dispuesto a recibirla.

Pero la necesidad de sentirse querido y necesitado es universal, el eje de estas redes es el estímulo mutuo por eso sobra el “Auto” delante de la ayuda.

“No hay mayor negocio que vender a gente desesperada un producto que asegura eliminar la desesperación”. Aldous Huxley

Fuente:

http://www.clarin.com/sociedad/nuevo-Internet_0_752924784.html

http://elpais.com/diario/2011/10/16/eps/1318746414_850215.html

Anuncios

Curar el desamor ¿un negocio?

Los corazones rotos no deambulan por ahí. Tienen un destino cierto: el diván. Cada vez más personas acuden a un psicólogo para atravesar el duelo de una ruptura, según se desprende de una ronda de consultas a psicoanalistas realizada por Clarín .

Los especialistas coinciden en que el mal de amor es el mayor detonante de visitas, por encima de la muerte. Pero el mercado es generoso y así como la demanda aumenta, también la oferta se dispara: crece la alternativa de la hipnosis, un desprendimiento de la psicoterapia cuya eficacia siempre se discute. Pero también otros métodos de credibilidad variable –desde medicinas alternativas hasta coaching, control mental y videncia– y se publican pilas de libros que proponen superar el trauma de diversas formas. Tanta variedad, de una intensidad que satura, dibuja los contornos de una industria dinámica que en la Argentina mueve millones de pesos.

Gabriel Rolón, psicoanalista, lo confirma: asegura que el mal de amor es el primer motivo para ir al psicólogo, en tiempos en que el uso de redes sociales y mensajes de texto provocan más separaciones. “Si cada vez más gente viene, es por eso: porque las tecnologías facilitan las rupturas. ………

Ana Esther Krieger, psicoanalista, precisa: “Las consultas que recibo aumentaron muchísimo. Luego de una separación tiene que haber reordenamiento psicológico. A veces se hace solo. Pero cuando dura la melancolía, el duelo se vuelve patológico y hay que consultar”.

Para Rolón existen dos tipos de terapias: “La breves focalizadas, que duran de seis meses a un año, y las globales, que duran varios años”.

Mercedes Ruiz Diaz, 30 años, hizo psicoanálisis dos veces por semana durante dos años tras una separación: cerca de 200 consultas. “Al principio, hablaba mucho de mi ex, lloraba y el psicólogo intervenía poco. Luego intercambiamos más y me ayudó mucho”, dice………………………….

Los libros acompañan. El escritor Fabio Fusaro publicó Mi Novia – Manual de Instrucciones y Mi ex novia . Hay también publicaciones de autores europeos, como 7 pasos para olvidar un amor o Supéralo, Cómo sobrevivir a una ruptura y ser feliz o Cómo olvidar un amor , guía para encontrar un nuevo amanecer o Cómo olvidar un amor en 15 días.

Cuestan entre 30 pesos y 30 dólares. Y se venden bien. Pero Fusaro, sin embargo, cree que prometer resultados rápidos es una estafa. Rolón, en cambio, recomienda literatura: “Más nos dicen sobre el amorLos Miserables o La Divina Comedia que los libros de autoayuda”.

Gastar o no gastar es la cuestión. ¿Cuánto dinero? ¿De qué modo? ¿Para qué? Para evitar el dolor, que puede volverse físico.

Guraieb explica que una pena de amor baja las defensas del cuerpo y las consecuencias dependen de la fortaleza de cada uno. “Puede dar una gripe, pero también hipertensión o diabetes, cáncer o un ACV. Lo peor que puede pasar, si el cuadro emocional es muy patológico, es el suicidio. Y hay personas que son tan frágiles que se cierran al amor para siempre”, dice. Rolón precisa que no deben desesperarse: “Tienen que saber que existe un espacio terapéutico para eso”. Pero también que todo tiene precio.

Fuente: http://www.clarin.com/sociedad/Curar-desamor-negocio-mueve-millones_0_678532251.html

______________________________________________________

Leemos en el diario Clarin de Argentina  esta nota sobre el psicoanálisis y su eficacia en las crisis posteriores a una ruptura de pareja. No nos queda claro si pretende poner de manifiesto que hay un “potencial económico” a explotar producto del aumento de la demanda en las consultas de los psicologos/psicoanalistas luego de una separación, o que hay más separaciones  o ambas cosas.

Pero se trata de Argentina en donde el psicoanálisis es un recurso terapeutico popular, de la mano de una historia, una forma de ser y una tendencia a abundar en  los “quienes” antes de en los “qué” como diría Casciari.  Sin ir más lejos, Argentina es un país en el que una serie local como “Tratame bien”, estupendamente escrita y actuada, puede darse el lujo de incluir tres psicoanalistas como personajes casi centrales en  el guión  que habla  de un “ni contigo ni sin tí”, de la difícil resolución de la separación o el re contrato dentro de una crisis de pareja…. algo impensable en España.

Lo importante es tener en cuenta que seguramente no es necesario correr al psicoanalista o al psicólogo o a ninguna parte cuando una relación se termina. Pero quizás esa separación sirva como oportunidad para ordenar ideas y re escribir una historia personal. Solo si se siente que hay algún obstáculo en pasar página, en que la tristeza  (no la depresión) se instala, en que esta pérdida nos remite a otras pérdidas o a situaciones que insisten en nuestras relaciones puede que una consulta sea útil y  es ahí cuando una crisis se tranforma en un oportunidad. …..

Otra cosa muy distinta son los libros de autoayuda,  un negocio montado desde hace tiempo alrededor  de la necesidad de alivianar todo lo relacionado con “vivir el malestar que impera en el mundo occidental.””¿Como olvidar un amor en 15 días?”  es la imposición del “estar bien” como sinónimo de salud mental y sobre todo de la tiranía de esa vapuleada palabreja “felicidad” que ni es tanta ni es tan necesaria y puede que tenga poco muy poco que ver con los valores adultos.

En todo caso y como decía la campaña de Mastercard, curarse del “mal de amor”  por la vía del crecimiento como personas “no tiene precio”.-

Un mundo feliz: las terapias a debate

“62.400 repeticiones hacen una verdad””Fuí y seré me ponen triste…tomo un gramo(de Soma) y solo soy””La gente es feliz, tiene cuanto desea y no desea nunca lo que no puede tener””Librarse de todo lo desagradable en lugar de aprender a soportarlo””Pero yo no quiero a Dios,quiero la poesía, quiero el verdadero riesgo, quiero la libertad, quiero la bondad. Quiero el pecado.”

Aldous Huxley (“Un mundo feliz”)

En 1932 Aldous Huxley describe en su novela más famosa : \”Un mundo Feliz\” una sociedad en donde  la “felicidad” es el resultado de una estrategia científica que elimina los problemas  con  un sistema de castas regulado genéticamente .

El texto de Huxley es una crítica al cientificismo considerado como el paradigma del desarrollo,  deja entrever que esa utopía cancela el universo emocional de las personas en aras de una ilusoria estabilidad para conservar el bienestar alcanzado.

Hay en el libro algunas ideas fácilmente reconocibles en nuestra cultura, 80 años después:

. Las reglas de ese mundo indican que   la reproducción es resultado de poner un ovulo y esperma en una botella y producir un bebe artificial. El director explica que todos los genes son manipulados para poder controlar las características de los bebés acerca de su inteligencia y habilidad.

. Usan imágenes subliminales mientras duermen . A este proceso lo llaman Hypnopedia.

.El  sexo no solo se permite sino que se alienta. El gobierno quiere que la gente tenga relaciones sexuales con diferentes personas porque es divertido, sin embargo no se permite que la gente se enamore o se case.

. La historia es una tontería.  ellos no quieren que la gente sepa de historia porque puede afectar lo que hacen en el presente.

. Bernard, el protagonista toma SOMA que le permite ser feliz y sentirse joven para siempre

Impresiona encontrar en estas situaciones consideradas como “ciencia ficción” y planteadas en otro contexto  similitudes con el aquí y ahora, sobre todo en lo referente a la parafernalia de “terapias” que inundan el discurso sobre la salud mental, lo que es “científico”, lo que da “resultados”, etc.

Por ejemplo, la psicología positiva considera que previo a su aparición toda la psicología se centraba en lo negativo, lo enfermo, la falta, en una lectura extrema y simplificada que se carga el trabajo de investigadores y teóricos sin reparar en detalles; se autoproclama un “nuevo enfoque” y  sorprende su rápida expansión: ha pasado una escasa década desde que la hija de Seligman  lo llamara “gruñón” en su jardín y desde que el mismo Seligman y  Csikszentmihalyi comentaran lo aburrida que era para ellos la psicología actual (Csikszentmihalyi, 2003).

No invalidamos  el aporte de Csikszentmihalyi con su concepto de \”fluir\” que tanto nos recuerda al “trabajar y amar” de Freud pero en ocasiones es dificil distinguir la Psicología Positiva de un movimiento espiritual; por más que intente defenderse como gato entre las brasas clamando la “evidencia científica”, desprende un tufillo a “todo va mejor con Coca Cola” .

Quizás sea por esto que es criticada por las otras escuelas, las autodenominadas “científicas” basadas en técnicas de afrontamiento, reestructuración cognitiva y  psicoeducación.

Como dice Vera (2006) “debe ser el método científico el que marque la diferencia”.Pero¿ Qué es científico y que no?

Resulta entonces que en el mapa conceptual de la Psicología de esta parte del globo, tenemos por un lado la psicología positiva y su definición de la felicidad como  ” tres tipos de vida positiva: la vida placentera, la buena vida y la vida con sentido”    (Seligman y Pawelski -2003)  imponiendo la tiranía de la actitud positiva : es obligatorio ser feliz, (Huxley sonríe desde su tumba),  alimentando el lucrativo mercado de los libros de autoayuda : 563 millones de dólares al año  que se elevan a 2500 millones de dólares al año si se incluyen CDs, seminarios y coaching personal. (Held-2002)

Por  otro lado, tenemos  las terapias  conductuales, aquellas que te indican cómo debes pensar para solucionar un conflicto, superar un mal hábito, gestionar tus emociones con éxito y ser asertivo.

La “evidencia” empírica es  ley, aunque dejan de lado que el observador solo observa parte de lo que dice observar (principio de la incertidumbre de Heinsenberg) .  Asumen la más de las veces una simplificación del método científico para la producción de conocimiento : investigaciones descriptivas, transversales, muy similares entre sí. https://rferrari.wordpress.com/2010/09/08/metodo-cientifico-en-psicologia-se-lo-que-hicisteis/ .

Finalmente,  muchas veces denostadas y criticadas,  las psicoterapias psicodinámicas y el psicoanálisis se defienden de los ataques de los que las califican de pseudociencia  ineficaz , generalmente  sectores cercanos a la lectura dominante en los últimos 20 años: muerte de la historia, narcisismo vs narrativa, finanzas vs.trabajo, globalización vs. identidad y proyecto.

Por su parte,  la comunidad científica a través de la neurociencia revaloriza los conceptos de series complementarias al descubrir nuevos enfoques del funcionamiento del cerebro y su relación con la mente y el cuerpo.

Los conceptos de huellas mnémicas, inconsciente, emoción aparecen ligados a la compresión de diferentes procesos ;   Mente y cerebro no confluyen sino que se complementan.

Puede que estemos en un punto de inflexión.

Compartimos con la psicología positiva algunas ideas, por ejemplo la crítica a la progresiva patologización de cualquier problema vital (King, 2003)  que tiene su máxima expresión en el  DSM-V, todavía por venir.

Vivir no es una enfermedad, sufrir no es una enfermedad y sentirse feliz no es sinónimo de salud. Y seguramente compartimos con las teorías cognitivo-conductuales la necesidad del resultado aunque el “resultado” puede que no sea el que el psicologo espera.

No es bueno el exceso de simplificación de la experiencia humana, en ninguna dirección. Crear necesidades como “el éxito”, “el bienestar” o “la felicidad”, introducir ideas que se autoproclaman “la verdad”, “la autoridad” qué es o cómo debe ser lo correcto acercan mucho a esta sociedad al “mundo feliz” de Huxley en donde (bueno es recordarlo) la única salida para el protagonista es el suicidio.

Puede que de tanto hablar de ella, la ” ciencia” en psicología se haya vaciado de sentido , puede que sea necesario colocar a cada cosa en su lugar y que subjetividad, inconsciente, procesos sociales, procesos mentales, anatomía y fisiología del sistema nervioso y salud mental se relacionen hoy de una manera diferente que en el pasado.

El peligro a evitar es la unilateralidad, la ortodoxia y el dogmatismo, solo se trata de tener en cuenta las diferencias en el discurso y sobre todo sospechar de las recetas.

“No podemos resolver problemas pensando de la misma forma en que los creamos” Albert Einstein

Fuentes:

Avia & Vazquez : Optimismo inteligente. Ed Alianza. (1999)

Seligman, M: La autentica felicidad, Barcelona (2003)

Csikszentmihalyi, M y Hunter, J (2003). Happiness in every daylife: The uses  of experience sampling. Journal of happiness Studies, 4(2), 185-189

Vera, B, Psicología positiva una nueva manera de entender la psicología.Papeles del psicologo , 27(1),3-8

Held, B.S. :The thiranny of the positive attitude in America.Journal of Clinical psychology 59(9) 965-992

King, L.A. (2003). Some Truths Behind the Trombones, Psychological Inquiry, 14 (2)    

http://www.antroposmoderno.com/antro-articulo.php?id_articulo=108

http://www.sindominio.net/afe/dos_mediactivismo/un_mundo_feliz.pdf