Arteterapia: un poco de historia y algunas conclusiones

Antonin Artaud: la cabeza azul ( 1946)

En 1919, Hans Prinzhorn publicó un estudio sobre todo lo que se había escrito sobre el tema, impugnando su interpretación puramente diagnóstica y haciendo hincapié en su valor como creación visual.

Muchos artistas de la vanguardia europea visitaron en esa época la Colección Prinzhorn o la exposición de arte psicótico en Francfort de 1921.

G. Ferdière (1907-1990), psiquiatra,  buscó la reunión  entre los mundos del arte y la psiquiatría de los años treinta. Trabajó en el hospital parisno  de Sainte-Anne, conoció a Jean Vinchon autor de L’Art et la folie (1924), a Jacques Lacan que le precedió como interno en el hospital, a Marie Bonaparte traductora de Sigmund Freud, a la vez que frecuentaba las reuniones de los surrealistas, Duchamp, Breton, etc.. Antonin Artaud fue paciente suyo, diagnosticado de esquizofrenia aguda, y temiendo que muriese de desnutrición en 1943, Ferdiére consiguió su admisión en Rodez, animándole a escribir y a dibujar. Artaud es un ejemplo destacado de escritor de categoría con graves trastornos de la personalidad.

En 1967 coincidiendo con el auge de la antipsiquiatría, la colección de “art brut” de Jean Dubuffet es expuesta en el Musée des Arts Décoratifs.

Esta búsqueda de nuevos criterios artísticos coincidente con la expansión del psicoanálisis primero y de la antipsiquiatría después, da lugar a :

 

1. Valoración artística de obras de no-profesionales.

2. Interés de los artistas por explorar su inconsciente y exponer sus hallazgos.

3. Curiosidad médica por conocer las relaciones entre lo psíquico y  las expresiones artísticas; lo que  lleva  a considerar  su utilización   como herramienta de diagnóstico, y su posible uso terapéutico.

Algunas  características analizadas por diversos autores: Continuar leyendo «Arteterapia: un poco de historia y algunas conclusiones»