Ortorexia: un nuevo trastorno alimentario

Tradicionalmente, los trastornos alimentarios incluían problemas con la cantidad de la ingesta, en la forma de un dejar de comer (anorexia) o un comer en forma compulsiva (bulimia).

En los últimos años, han aparecido nuevas formas  asociadas no tanto a la cantidad sino a la “calidad” de lo que se ingiere. Se trata de una preocupación excesiva, una obsesión que se convierte en patológica por mejorar el estado de salud a través de la alimentación.-

La ortorexia (del gr. “orto” recto y correcto y “orexis” apetito) es un síndrome, que no podemos considerar una enfermedad en sí misma pero que aparece como un trastorno no específico de la alimentación. Según la OMS, ya afecta al 28% de habitantes de países desarrollados y al alza.

Las personas afectadas por ortorexia, suelen:

  • definir qué comida es saludable y cual no lo es, lo que lleva a una restricción cada vez mayor de diversos alimentos
  • asumir creencias ligadas a conceptos filosóficos o ideas religiosas relacionadas con la comida y el proceso de generación de alimentos: por Ej. creen que no es bueno mezclar diversos tipos de proteínas o nutrientes en la misma comida
  •  condenar el consumo de proteína animal en todas sus formas,ligado al sufrimiento animal y la modificación genética de semillas
  • Planear sus comidas y las compras con días de antelación
  • Llevar algo para comer como una forma de no tener que consumir otros productos no aceptados
  • Evitan las comidas sociales porque asumen que no aprobarán el menú
  •  Demonizar  algunos alimentos azúcares, harinas blancas, carnes rojas puede llegar al extremo de criticar en su presencia a quién las consume
  • Preocuparse en exceso por las técnicas y materiales empleados en la fabricación de alimentos con especial referencia a herbicidas, o sustancias artificiales

En este trastorno puede suceder que al principio se trate solo de mejorar la salud, o curarse de alguna enfermedad o bajar de peso, pero esto se convierte en una conducta limitante que afecta las relaciones sociales y genera una insatisfacción afectiva que puede convertirse en crónica.

No hay una preocupación por la imagen corporal tan marcada como en la anorexia pero sí pensamientos obsesivos ligados al control y al perfeccionismo.También se detectan mecanismos fóbicos relacionados con una marcada ansiedad respecto de evitar los alimentos y cierta lectura hipocondríaca de las señales del cuerpo.-

El término “Ortorexia” fue acuñando por Steven Bratman,MD,MPH en 1996. Comenzó a usarlo en relación a pacientes que estaban muy obsesionados por su salud. No lo hizo en forma de diagnóstico sino como una forma de marcarles que esa forma “saludable” de comer, quizás no lo fuera tanto. Con el tiempo, comprendió que sí estaba frente a una nueva forma de trastorno alimentario, si bien no está oficialmente reconocida en el DSM-5.

¿Por qué alguién desarrolla ortorexia? por múltiples razones que van desde el miedo a la enfermedad, la compulsión por mantener un control completo, miedos, querer mantenerse delgado, temas de autoestima, búsqueda de crecimiento espiritual a través de la comida, efectos colaterales de cuadros post-psicóticos o crearse una identidad a través de la comida.-

Un abordaje psicoterapeutico buscará:

  • Identificar cuales han sido los disparadores emocionales de los síntomas ortoréxicos
  • Crear consciencia de las formas saludables de responder al miedo, la tristeza, la ira o la vergüenza
  • Evitar patrones destructivos de pensamiento tipo esto sí/aquello no, que agrega una experiencia de desesperanza
  • Desarrollar confianza en el potencial propio para hacer elecciones saludables hacia una recuperación.-

En todo caso, se trata de crear un clima que favorezca el restablecimiento de la confianza en sí mismo, una relación emocionalmente sana con el propio cuerpo, una lectura crítica de las tendencias que se leen en Internet y un ejercicio de creatividad para mediar entre las propias ideas, la información disponible y el propio proyecto personal.-

 

Internet & anorexia

 

http://literaryaddict.wordpress.com/2008/07/01/inside-the-sick-world-of-anorexia-marya-hornbacher%E2%80%99s-wasted-a-memoir-of-anorexia-and-bulimia/

Hace unos días, siguiendo el hilo de los enlaces a mi blog, llegué al de una adolescente que había leído un post sobre trastorno límite. Decía que según ese post (el de mi blog) tenía todos los síntomas que la calificaban como TLP y para probarlo había buscado en otras paginas un” test” que le diera la razón.

Leyendo sus post y los comentarios de sus amigas me encontré con una adolescente que escribía en un tono depresivo y que por lo que describía sufría de algún trastorno alimentario.

Sabemos que internet es la vía regia para conseguir información sobre “todo” no importa si es contrastada o no. Somos defensores de esta nueva forma de comunicación, consideramos a los blogs una herramienta interesante al tiempo que no podemos sino preocuparnos como psicoterapeutas por la cantidad de portales relacionados con trastornos alimentarios serios que estimulan la permanencia de estos síntomas. Tiempo atrás, una paciente que sufría de fobia social y bulimia, me comentó de estos lugares con acceso restringido en donde abundaban comentarios en plan : “he sido mala, he comido un helado” y asuntos más graves aún. Generalmente se trata de espacios en los que se promueve el abuso del gimnasio y otras pautas poco saludables.

Un estudio  publicado en “American Journal of Public Health” y  realizado en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins revisó   180 sitios que promovían los trastornos alimentarios.

El trabajo constata que alrededor del 91% de estos portales eran de acceso libre (aunque muchos advertían de que no querían “aficionados”) y alrededor del 79% tenía contenidos interactivos, como calculadoras de calorías y de índice de masa corporal. En muchos se publicaban “los diez mandamientos de la delgadez”, como “no comerás sin sentirte culpable”, “no comerás algo que engorde sin castigarte después” o “lo más importante es lo que diga la báscula”.

El estudio recoge que, a menudo, esta información aporta indicaciones sobre cómo disimular, ya que es un hecho que las personas afectadas por anorexia intentan ocultar en lo posible su bajo peso de diversas formas, como beber mucha agua antes de pesarse y esconder pesas en la ropa. Los jóvenes son uno de los principales usuarios de la Red y se estima que el 75% de los niños entre 10 y 15 años navegan a diario por ella. Según una encuesta de la asociación Protégeles, un 17% ha visitado páginas pro-anorexia o pro-bulimia. Estos foros también promueven la sensación de conexión con otros individuos que sufren el mismo trastorno, a modo de comunidad donde la persona se siente identificada con otras, a la vez que segura y protegida.http://es.noticias.yahoo.com/3/20100714/thl-anorexia-e-internet-una-pareja-pelig-fe6c002.html.

A estas alturas, es absolutamente ineludible encarar Internet como una área de la interacción personal que es necesario aprender a usar y aquí el rol de los profesores y padres es central.

Sabemos que hemos cogido el toro por los cuernos…pero es lo que hay.

Mientras tanto:

Si eres un adolescente y navegas en internet, huye como de la peste de los lugares virtuales, relaciones y contactos que hablen de “bajones”, de culpas, de depresiones. Asume que puede que tu miedo a engordar o tus atracones no tengan que ver con la “imágen ideal” y sí con un problema más grave, un miedo a crecer, un algo relacionado con la forma en que organizas tu imágen de ti mismo en relación a otro, con tu autoestima, tu sobreexigencia…y pide ayuda en el mundo real.

Si eres un adulto que ve que un adolescente entre 13 y 16 años, su hijo/a o alumno o familiar:

Se preocupa mucho por su aspecto físico

No quiere usar bañador

Se preocupa demasiado por las calorías de los alimentos

Come solo

Se salta el desayuno

Se marea por ayunos prolongados

Con cuidado, sin avasallar, tratando de comprender y de ayudar a emprender un cambio…ofrece tu ayuda.-