Envejecer activamente

lobotomia.jpgEuropa es el continente más envejecido del mundo. Si examinamos los principales índices demográficos de principios del S XX veremos que la esperanza de vida no llegaba a los 40 años y la fecundidad ascendía a 3,7 hijos y no más de un 5% de habitantes tenía más de 65 años.-

El progresivo envejecimiento de la población es el resultado de los cambios y ajustes producidos en el terreno de la ciencia, la socio-política y la tecnología.-

La psicología como disciplina científica se consolida hacia fines del s XIX y en realción al tema de la vejez evoluciona al ritmo de éste fenómeno.

Actualmente, podemos hablar del interés creciente de la psicología en estudiar las cuestiones relacionadas con los cambios producidos por la edad.

En esa línea se imponen dos ejes a la hora de elaborar investigaciones: plasticidad y variabilidad.-

El ser humano es extraordinariamente permeable a los estímulos manteniendo la capacidad de aprendizaje en contraposición a la idea de que la persona mayor no puede aprender, estereotipo social éste que imposibilita, controla y determina.

Los estudios han probado además la capacidad del adulto mayor de compensar los deficits que puedan ir surgiendo mediante las correctas intervenciones ambientales.-

La variabilidad, hace referencia a que las formas de envejecer son infinitas desde las usuales a las patológicas pasando por las óptimas.-

Es así que surge el concepto de “envejecimiento activo” (OMS 2002) definido como “el proceso de optimizar las oportunidades de salud, participación y seguridad en orden a mejorar la calidad de vida de las personas que envejecen”.-

Permanecer activo es poder participar en la vida de la comunidad en actividades  de ocio, terapéutico, sociales, de voluntariado, remuneradas.

Es un derecho humano envejecer con dignidad y eso no es  solo biomedicalizar, asegurar sabanas limpias, acceso a medicación o techo seguro sino que es conservar la dignidad y la capacidad de crear el mayor tiempo posible.-

Las políticas actuales para potenciar los determinantes psicológicos y sociales del envejecimiento activo van en la línea de:

1) Aumentar la protección de la salud a través de hábitos saludables que reduzcan factores de riesgo asociados a enfermedades incapacitantes.-

2) Promover factores de protección de las funciones cognitivas

3) Promover la inteligencia emocional y el afrontamiento positivo de las pérdidas

4) Promover la participación psicosocial y el trabajo de las redes sociales.-

La personalidad asociadas a mayor percepción de calidad de vida en la vejez se es aquella con la capacidad de percibir los cambios como oportunidades  y mantener la motivación, la curiosidad, la elaboración del proyecto de vida.-

No se trata sólo de mantener una buena salud libre de enfermedades o de discapacidad sino también de cuidar la salud afectiva, psiquica y social.

La teoría del desapego, resulta nociva si la tomamos como inevitable.

En todos los casos un envejecimiento saludable comienza por la prevención; unos 20 o 25 años antes de llegar a la expectativa de vida media actual situada en los 85 años para algunas poblaciones, hemos de implementar programas de intervención que trabajen los imaginarios colectivos y la narrativa asociada a la vejez.-

Es a partir de los 50 años en los que es necesario profundizar  aspectos como nuevos estímulos cognitivos, reelaboración de proyectos, “fitness” emocional, sociabilidad y participación social a fín de llegar a las edades más avanzadas con un plan B.

Este punto de vista no sólo es positivo y “humano” sino además económicamente rentable en tanto disminuye las prestaciones por discapacidades que podrían haberse retardado o en muchos casos evitado.-

El lema es : Vivir mientras la vida valga más que la muerte.-

Bibliografía.

Fernández -Ballesteros R: “Psicología del envejecimiento: crecimiento y declive2 (1996) UAM

OMS 2002 : Active aging Ginebra WHO

Iacub, Ricardo: Erótica y Vejez, Ed Paidós, 2006

 

Impacto de los programas de educación para el ocio en adultos mayores

doris-lessin.jpg 

 Doris Lessing (premio Nobel literatura 2007 retratada por lord Snowdon)

La Universidad de Deusto  trabaja desde el año 1993 en un programa denominado Ocio Cultural universitario: se trata de un programa abierto a personas adultas de todas las edades (uno de sus objetivos es la intergeneracionalidad), sin el requisitos de formación, sin controles o pruebas finales (motivación intrínseca) que intenta fomentar el disfrute de la diversidad y reúne a personas que tienen en común cierta motivación hacia el ocio y la formación.

El programa se propone favorecer la creación de nuevos intereses, el desarrollo de habilidades que faciliten el encuentro e intercambio con otras personas y el disfrute de la realidad sociocultural.

Resumiendo las conclusiones de ese estudio diremos que, aunque la actitud hacia el ocio de los sujetos que han conformado la muestra utilizada en esa investigación ya se presuponía favorable, como de hecho ha sucedido, los análisis realizados han permitido constatar que las personas que llevaban cierto tiempo participando en el programa de formación universitario tenían una actitud general hacia el ocio más favorable que aquellas que empezaban a participar en el programa de ocio universitario por  primera vez.

Es decir,  que frente a las personas que participaban en el programa de formación de ocio en la universidad por primera vez, aquellas que llevaban algún tiempo participando en el mismo, obtenían medias más altas en la consideración del ocio como factor de cambio y superación a través de la implicación activa y una mejor predisposición o apertura a nuevos aprendizajes que ayuden a un mejor disfrute del ocio y a hacer uso de los recursos culturales, sociales, recreativos que existen en la comunidad.

El estudio permite concluír que a mayor oferta de formación para el ocio mejor actitud .

Estos hallazgos conducen a valorar positivamente  la participación en actividades formativas relacionadas con el ocio, en todas las edades, aunque también queda claro que el cambio de actitud va asociado a la experiencia personal y a la significación que ésta llega a tener para el sujeto y no tanto a la cantidad de estímulos o informaciones.

Dentro de un proceso formativo que se adecua a sus necesidades, ritmos e intereses, la persona disfruta a través de una actividad como es la formación, que se vive como experiencia de ocio y predispone positivamente hacia el mismo.

. CONCLUSION

El uso de actividades lúdicas y de ocio con las personas mayores no puede ser un recurso fácil para el mero entretenimiento.

Se ha comprobado que las personas mayores que viven experiencias de ocio de manera regular se encuentran en mejores condiciones de salud, tienen más recursos para enfrentarse a la enfermedad, se adaptan mejor a situaciones de cambio y son más felices.

Ahora bien, llegar a disponer de un repertorio de ocio satisfactorio y equilibrado requiere una valoración del ocio por parte del mayor, frente a la pasividad o el desinterés generalizado.

¿Cómo estimular comportamientos de ocio autónomos que generen cada vez más capacidad para tomar decisiones sobre el mismo ?

 Pues, introduciendo en nuestros programas de intervención esta sensibilidad hacia el ocio y sirviéndonos de la metodología adecuada para favorecer su disfrute; poniendo en práctica una auténtica educación para el ocio.

También será necesario evaluar de manera rigurosa los logros de los diferentes programas e ir definiendo de manera justificada las mejores estrategias metodológicas.

Bibliografia:

Gorbeña, S. (Ed.) (2000). Modelos de intervención en ocio terapéutico. Bilbao: Universidad de Deusto.

Kleiber, D. A. (2004) Reflexiones sobre la etiología del interés duradero. Boletín ADOZ. Revista de Estudios de Ocio. Nº 28.

Reeve, J.M. (1994). Motivación y emoción. Madrid: Mc Graw Hill.


¿Que es el ocio terapéutico?

El objetivo del  ocio terapéutico es mejorar la percepción de calidad de vida a través del uso del tiempo libre.

El programa se diseña a a partir del estudio de cuatro áreas:

– física

-mental

-emocional/afectiva

-social

Los déficits en éstas áreas son las causas más frecuentes de que la gente no disfrute en forma plena de su tiempo libre y acumule “stress vacacional”

En general, los planificadores en  spas, hoteles, centros de rehabilitación fisioterápica, balnearios, suelen otorgar poco control sobre la propuesta al cliente y el profesional poco o nada conoce del grupo o la persona a la que trata. Las actividades son pautadas sin tomar en cuenta la historia y suele centrarse en :

mejorar la capacidad funcional

o

estimular algunas funciones

o

incrementar la participación grupal, para dar la sensación de “diversión”.-

El usuario tiene un control mínimo y el animador o terapeuta un control máximo.-

En cambio cuando trabajamos en educación del ocio nos centramos en el cambio de  actitudes  durante el tiempo no pautado y en reconocer conocimientos previos y destrezas.

La educación para el ocio se moviliza a partir de cuatro ejes:

1) toma de consciencia respecto a la importancia del ocio en el bienestar general

2) desarrollo de habilidades de interacción social

3) destrezas relevantes en la toma de decisiones y participación

4) Exploración de las propias motivaciones¿qué quiero hacer’? ¿que puedo hacer?

¿Por qué quiero hacerlo?

El objetivo general es lograr que la persona desarrolle las destrezas y conocimientos necesarios para tomar decisiones independientes , con la idea de que ésto ayudará a su salud mental y a su percepción de bienestar.-

La educación para el ocio supone una mayor libertad de elección, un mayor locus de control, motivación intrínseca y una mayor independencia, en un mundo en que cada vez creemos que elegimos más y estmos en realidad más condicionados.-

Sus áreas de aplicación son múltiples;

Desde la rehabilitación en casos de enfermos crónicos, hasta el apoyo a cuidadores familiares de adultos mayores, pasando por la reestructuración del tiempo en el caso de pre-jubilados menores de 60 años, adolescentes, niños o el clásico modelo del “ejecutivo full time”

Bibliografía :

Deci, E.L : Intrinsec motivation Nueva York 1975

Peterson C.A y Gunn S.L (1984) Therapeutic recreation program design: princpiles and practice.

¿De verdad sirve el entrenamiento mental?

La Caixa ha puesto en marcha el portal online “activalamente” a través del cual se busca estimular las capacidades cognitivas como parte de una estrategia de promoción del envejecimiento activo.

La web está diseñada por expertos en neuropsicología y cuenta con 1200 ejercicios divididos en seis áreas diferentes:

lenguaje

memoria

atención y concentración

procesamiento visual

procesamiento auditivo

funciones ejecutivas

Ingresamos en la página, nos dimos de alta (no sin dificultad) y comenzamos a ejercitarnos. En algunos casos nos costó entender las instrucciones previas con lo cuál nuestro resultado fue peor del esperado. No obstante los ejercicios variados nos permitieron seguir entrenando durante casi una hora.

Comparando “Activamente.com” con el brain training de Nintendo encontramos al primero más lento y previsible,  seguimos apostando por usar otro paradigma  centrado en utilizar los recursos existentes en el mercado antes de repicar en la web los clásicos ejercicios de estimulación cognitiva.

Hacer lo mismo con otro formato conduce a los mismos resultados. La ventaja sin duda está en que por medio de una web es posible ejercitarse en casa o en un pequeño grupo y ya no es necesario ir  a una institución o apuntarse a un taller, lo cuál refuerza la tendencia de que hemos de separar EDAD de ESTEREOTIPOS.

Ahora bien,  asistir al lanzamiento de esta plataforma desde una institución (Fundación LaCaixa) que ha trabajado mucho y bien por la promoción de la vejez saludable y el apoyo al cuidador informal, editando guias y CD, participando en investigaciones, etc.  desde luego es una buena noticia.

Desilusiona  notar cierta  inercia  respecto a las tendencias mundiales; ahora mismo, ya se cuestiona si el entrenamiento mental MEJORA y AMPLIA las funciones cognitivas o si solo permite mejorar el handicap personal en una determinada área.

Un estudio de la  revista nature llevado a cabo por Clive Ballard y su equipo (del Kings College) lanzó un reto el año pasado  sobre los programas tipo “brain training” (entrenamiento mental) que en España fue el videojuego más vendido en el 2006,  con una facturación superior a 50 millones.

El experimento se realizó a través de un programa científico  de la BBC :\”Bang Goes the Theory\”,  el formato mediático permitió a Ballard, director de investigación de la Alzheimer´s Society, reclutar 11.500 personas de distintas edades (18 a 60 años) para probar sus habilidades cognitivas.

La hipótesis era que que el entrenamiento mental no mejora el rendimiento. Los voluntarios se dividieron en tres grupos :

Grupo que practicó juegos de razonamiento diseñados para el estudio (similares a los existentes en el mercado)

Grupo que practicó juegos de atención y  memoria a corto plazo

Grupo que solo se dedicó a navegar por internet

Tenían que jugar al menos 10 minutos al día, tres veces a la semana, durante un mes y medio.

La evaluación final comparó los resultados de los test iniciales y finales, concluyendo que aquellos que se habían dedicado a mejorar algunas capacidades concretas no extrapolaban sus resultados a todas las habilidades (memoria, organización espacial, etc..). Más que aumentar su rendimiento intelectual global la practica hacía que mejorara la practica del juego ( “obvio”, diría Piaget), de hecho casi no se notó diferencia con el grupo control que solo se dedicó a navegar por Internet.

Este tipo de estudio sugiere que podemos mantenernos activos de distintas maneras, dando un paseo, haciendo crucigramas o sudokus, leyendo el periódico por internet.  No invalida la utilidad del entrenamiento cognitivo ni la utilidad de los programas tipo brain training, simplemente señala que más practica no significa más inteligencia.

Nuestra conclusión es que un programa de envejecimiento activo nunca puede centrarse sólo en un aspecto, que el diseño de herramientas debe tomar en cuenta este dato y que, como siempre, se trata de la configuración  que cada persona estructura en busca de su equilibrio físico-mental-emocional.

https://www.activalamente.com/

Envejecimiento gay y lesbiano

mapplethorpeflower.jpg

Mapplethorpe flower

La desatención y la invisibilidad han marcado la homosexualidad en la vejez.

Una extensa serie de estereotipos y prejuicios define  una comunidad que envejece con ausencia de estímulos eróticos debido a la sobrevaloración del atractivo físico; en el relato de la trama se agrega que los vínculos homosexuales se basarían casi exclusivamente en lo sexual.

Kelly(1977) encontró sin embargo que la vida sexual de los mayores con una elección de objeto homosexual está, en gran parte de los casos, suficientemente satisfecha y halló que la pérdida de la pareja era la causa más habitual de disminución de las relaciones.-

Otros autores como Blando (2001) observaron que la tipología de las dificultades sexuales de la comunidad masculina mayor no se diferenciaba tanto respecto a homo u heterosexuales. Quam & Whitford (1992) sostienen que la generación actual de mayores gays siente que hoy, más allá de la homofobia aún en vigencia, existe mayor libertad.

Ellos tuvieron que hacer su “coming out of closet” (presentarse públicamente como gays) con un gran costo familiar y a veces profesional.

Es por eso que en otros estudios similiares se concluye que haber atravesado por estas crisis facilita la capacidad de afrontar discriminaciones y nuevas crisis ligadas a la construcción social de la imágen del “viejo”.-

Friend (1991) investiga el envejecimiento exitoso relacionándolo con su compromiso con la comunidad gay y describe tres grupos:

a) afirmativos: consideran la elección homosexual como positiva, se adaptan bien al envejecimiento y son equilibrados psicológicamente.-

b) estereotípicos:opuestos a los anteriores, han internalizado la homofobia y sufren frecuentes crisis depresivas, soledad y alienación.-

c) los passing (de paso): aquellos que aún creen que sería mejor no ser homosexual aún aceptando ciertos aspectos de la homosexualidad.-

La conclusión es clara: el problema no es ser” viejo ” ni  “gay”, sino la pérdida de parte de la identidad que supone el no aceptar o ser aceptado. Es posible advertir que dentro de la cultura gay, pensada como producto de intercambios simbólicos, se crean recursos basados en “políticas de amistad y pertenencia”,( nuevamente la importancia de las redes sociales), en grado mayor que en la comunidad”heterosexual”.-

Entre los factores que más se repiten como exitosos aparece la fidelidad emocional más que sexual y la flexibilidad en términos de roles sexuales y en las actividades cotidianas.-

Un aspecto particular es aquel que se refiere a las personas que eligen un objeto de amor de su mismo sexo a edades avanzadas, después de haber sido heterosexual la mayor parte de su vida: esta situación se da más en mujeres que en hombres.

Concluyendo: el envejecimiento de la población gay presenta características que aparecen sistemáticamente negadas a la hora de establecer líneas de intervención y atención socio sanitaria. Resulta especialmente notoria, la recurrencia de la importancia de pertenencia a la comunidad como factor protector  de trastornos psicológicos asociados a depresiones y disengagment (desapego), sumamente comunes en la población heterosexual sobre todo la femenina.-

Bibliografía.

R. Iacub: “Erótica y vejez”

R. Friend: “gayging: adjustement and the older gay male” in Alternative lifestyle

J. Blando: “Twice hidden: Older gay and lesbian couples, friends, and intimacy in generations” , Journal of the american Society of Aging, 2001

Hacerse mayor…..

La soledad y la vejez suelen unirse para describir un universo catastrófico. Pero la soledad  no solo es es un lugar  sino  también un sentimiento. Es la tristeza por la ausencia o pérdida de algo o alguien querido. Es el sentimiento que se experimenta al dejar de pertenecer a un vínculo: nadie que nos permita sentirnos sentidos o pensados, en quien posar la vida emocional, pero es  también nadie que imponga límites y haga tope. Solitario  es aquel que se ha librado de la tiranía de la mirada del otro,  atravesado sólo por su silencio.

En un tiempo subjetivo la soledad es libertad y en otro desolación.

Te “haces mayor” cuando te reconoces como el otro de más edad, cuando hablas de la pérdida de dominio o poder sobre algún aspecto de tu propio yo, de tu cuerpo o de la realidad exterior: “yo ya estoy viejo para jugar al tenis”, “para entender este tipo de problemas”, “para ir al teatro”… y lo acompañas de alguna explicación acerca de la limitación de un órgano sensorial o de algún elemento corporal.

El lugar del “abuelo”, que los antropólogos han descripto como el lugar de la intermediación de la temporalidad, es ocupado muchas veces  por  una pantalla;de este lugar también puede sentir que se lo  lo ha desplazado: desde allí tomaba la mano de su nieto y lo bajaba de su trono imaginario para introducirlo en el orden de la historia.¿Se puede negociar? Claro que sí.

Las reminiscencias, formas paradigmáticas de la fantasía en la vejez, son las últimas astucias de un yo que no quiere claudicar. En la soledad, entrar y salir  de los recuerdos no es difícil si al abrirlo aparecen las fotos placenteras de la experiencia de satisfacción; pero cuando el miedo nos domina, ninguna imagen y pocos vínculos podrán evitar que ante las innumerables pérdidas (reales o fantaseadas), nos encontremos  histéricos apoltronados en ensueños diurnos, obsesivos maniatados por nuestras cavilaciones, paranoicos acumulando querellas o melancólicos convertidos en el cadáver de nuestro enemigo.

Nuestra experiencia clínica con la etapa de la vejez muestra otro vector que se desarrolla simultáneo a éste del desapego.

Es el del envejecimiento sereno: un repliegue sobre sí  que se manifiesta como un placer por el buen funcionamiento o buena relación con la vida, basado en una sano ideal del yo y en relaciones saludables con los otros y con sí mismo.Este estado da transparencia a la realidad exterior cuando los soportes corporales para aprehender -la fallan.La cultura lo llama “la sabiduría del viejo”. Se lo reconoce también en el bienestar en la soledad.En ese contexto el ocio es terapéutico porque no  busca “ocupar” el tiempo “vacío” sino rescatar el sentimiento de sentirse valioso y libre de elegir, cuando las limitaciones parecen ser la única regla de juego aceptada.

Bibliografía

Singer, Diana: “Las transformaciones del macrocontexto. Antropología de la soledad.-http://www.psiconet.com/tiempo/tiempo3/transformaciones.htm

Envejecer en forma activa

Europa es el continente más envejecido del mundo. Si examinamos los principales índices demográficos de principios del sXX, la esperanza de vida no llegaba a los 40 años y la fecundidad ascendía a 3,7 hijos; no más de un 5% de habitantes tenía más de 65 años.-

Actualmente, el interés de la psicología en estudiar las diferencias intra e interindividuales relacionadas con los cambios producidos por la edad es enorme.

En esa línea se imponen dos ejes a la hora de elaborar investigaciones:plasticidad y variabilidad.- El ser humano es extraordinariamente permeable a los estímulos manteniendo la capacidad de aprendizaje en contraposición a la idea de que la persona mayor no puede aprender, estereotipo social éste que imposibilita trabajar en programas de estimulación cognitiva, motriz y neuro-fisológica.

Los estudios han probado además la capacidad del adulto mayor de compensar los déficits que puedan ir surgiendo mediante las correctas intervenciones ambientales.-

La variabilidad, hace referencia a que las formas de envejecer son infinitas desde las usuales a las patológicas pasando por las óptimas.-

Es así que surge el concepto de “envejecimiento activo” (OMS 2002) definido como “el proceso de optimizar las oportunidades de salud, participación y seguridad en orden a mejorar la calidad de vida de las personas que envejecen”.-

Permanecer activo es poder participar en la vida de la comunidad en actividades recreativas de ocio, terapéutico, sociales, de voluntariado o remuneradas.

Es un derecho humano envejecer con dignidad y eso no implica solo asegurar sabanas limpias y acceso a medicación o techo seguro; implica conservar la dignidad y la capacidad de crear el mayor tiempo posible.-

Las políticas propuestas por la OMS para potenciar el envejecimiento activo son:

1) Aumentar la protección de la salud a través de hábitos saludables que reduzcan factores de riesgo asociados a enfermedades incapacitantes.-

2) promover factores de protección de las funciones cognitivas

3) promover la inteligencia emocional y el afrontamiento positivo de las pérdidas

4) promover la participación psicosocial y el trabajo de las redes sociales.-

Las variables de personalidad asociadas a mayor percepción de calidad de vida en la vejez se relacionan con la capacidad de percibir los cambios como oportunidades, aprender  a disfrutar los cambios y mantener la motivación, la curiosidad, la elaboración del proyecto de vida.-

No se trata sólo de mantener una buena salud libre de enfermedades o de discapacidad sino también de evitar la discapacidad afectiva, psiquica y social.

La teoría del desapego, resulta nociva si la tomamos como inevitable.

En todos los casos un envejecimiento saludable comienza por la prevención; unos 20 o 25 años antes de llegar a la expectativa de vida media actual situada en los 85 años para algunas poblaciones, hemos de implementar programas de intervención que trabajen los imaginarios colectivos y la narrativa asociada a la vejez.-

Es a partir de los 50 años en los que es necesario profundizar los aspectos señalados: estímulos cognitivos, reelaboración de proyectos, estimulación emocional, sociabilidad y participación social a fín de llegar a las edades más avanzadas con nuevas fortalezas.-

Este punto de vista no sólo es positivo y “humano” sino además económicamente rentable en tanto disminuye las prestaciones por discapacidades que podrían haberse retardado o en muchos casos evitado.-

El lema es : Vivir mientras la vida valga más que la muerte.-

bibliografía.

Fernández -Ballesteros R: “Psicología del envejecimiento: crecimiento y declive2 (1996) UAM

OMS 2002 : Active aging Ginebra WHO

Argyle, M (2001) “The psychology of happiness”