Distimia: ¿Qué es y como se trata?

 

 

La distimia es una forma de depresión leve pero crónica. Los síntomas duran por lo general dos años y a menudo  mucho más tiempo, interfiriendo con la capacidad de disfrutar de la vida.

Síntomas:

Puedes perder interés en las actividades de la vida diaria, estar desesperanzado, con menor productividad y baja autoestima. También es común la sensación de inadecuación y de critica y queja constante.

Suele haber:

  • Falta de interés en las actividades de la vida diaria
  • Tristeza
  • Desesperanza
  • Ansiedad
  • Cansancio
  • Baja autoestima
  • Problemas para concentrarse y tomar decisiones
  • Irritabilidad y ataques de ira
  • Baja productividad
  • Evitar las actividades sociales
  • Sentimientos de culpa y preocupación por eventos del pasado
  • Poco apetito o atracones
  • Problemas para dormir

Etiología:

No hay una causa única que explique la distimia. En general se habla de algún tipo de desequilibrio neuroquímico, cuya naturaleza es aún desconocida. Existe generalmente una tendencia familiar a sufrir episodios cíclicos de distimia pero sin lugar a dudas las causas ambientales derivadas de dificultades en enfrentar situaciones de pérdida, estrés, problemas financieros o en las relaciones, son las determinantes para favorecer que se instale. Existe una prevalencia estadística respecto a mayor incidencia de trastornos distímicos en mujeres.-

La distimia puede originar complicaciones relacionadas con dificultades en el ámbito laboral, abuso de sustancias, ansiedad, problemas en las relaciones laborales, mayor aislamiento social o puede derivar en un cuadro de depresión mayor si no es tratada a tiempo.-

Diagnóstico:

Debido a que la distimia puede pasar desapercibida por años, a veces tarda en ser diagnosticada. Se realizarán entrevistas semi-dirigidas para obtener datos acerca de cuando y como se han presentado los ciclos y se hará un psico-diagnóstico con pruebas psicométricas y proyectivas. Se explorará la existencia de enfermedades que puedan estar asociadas como hipotiroidismo, dolor crónico o síndrome de colon irritable. Se descartará la posible influencia de alguna medicación o consumo asociado de alcohol o psicofármacos. Se buscará si se trata de un caudro aislado o asociado a algún otro desorden de personalidad no depresivo.-

Tratamiento:

El tratamiento de la distimia consiste básicamente en psicoterapia y puntualmente medicación. La combinación de ambas estrategias de abordaje de los síntomas de la distimia ha demostrado ser altamente efectiva. Los psicofármacos que se usan habitualmente son los antidepresivos inhibidores selectivos de la recapatación de la serotonina (IRSSs), que se suelen utilizar debido a que funcionan bien y con menos efectos secudarios

Pronóstico:

En general, es bueno, con tendencia al control o total desaparición de los episodios distímicos. Entre las indicaciones generales para prevenir recaídas apuntamos:

  • Mantener una actividad física al aire libre en forma regular
  • Mantener hábitos de sueño (dormir 8 horas)
  • Mantener una dieta variada, rica en frutas y vegetales
  • Mantener relaciones sociales satisfactorias
  • Control de situaciones de stress

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s