Homeland, Carrie y el trastorno bipolar

Comienza la 3º temporada deHomeland -la  exitosa serie/thriller de la cadena Fox-, desde hace dos temporadas  Carrie  Mathison -su protagonista-solo vive para su trabajo que no es otro que evitar que EEUU sea atacada por terroristas.

Se siente responsable de no haber podido evitar el 11S y está convencida de que Nicholas Brody- un marine que ha sido rescatado por la Delta Force- se ha unido a Al-Qaeda. Pero resulta que además  nos han contado que Carrie  sufre de trastorno bipolar y oculta su diagnóstico para no perder su trabajo.  En el 1º capítulo de la nueva temporada,  recién salida del psiquiátrico, concluye que la medicación nubla su juicio y le impide trabajar, por lo  que  decide auto medicarse con terapias alternativas y ejercicio.

Para sus colegas es errática e inestable aunque casi siempre tenga razón pero para los televidentes es una especie de super héroe cuyos super poderes radican en su estado mental,  Carrie también lo cree por eso ha dejado la medicación.

Queremos poner a debate cual es el sentido de utilizar términología psiquiátrica  en guiones y personajes de ficción.

Desde luego no sirve la idea de que da visibilidad a los enfermos. De hecho esa teatralidad y dramatismo, conductas promiscuas, delirios paranoides e inestabilidad generalizada poco tiene que ver con la complejidad de la clínica de la bipolaridad, sin hablar de cuestiones tan graves como obviar que Carrie es frecuentemente un peligro para sí misma y para otros.

La mayoría de los pacientes diagnósticados con TB , llevarán una existencia sin demasiados sobresaltos, lejos de esos clichés,  en cuanto sean capaces de entender que es lo que funciona no del todo bien  en su historia y asuman su responsabilidad en el proceso terapéutico para mantener las oscilaciones del estado de ánimo equilibradas.

No coincidimos con  la idea sostenida por algún sector de profesionales de que mostrar en la pantalla héroes de ficción  afectados por X diagnostico contribuye a desmontar prejuicios.

De hecho, creemos que agrava  la frivolización y la confusión acerca de diagnósticos y tratamientos; el estigma de la enfermedad mental no se resuelve hablándonos de héroes y villanos.

Por ejemplo, en el fin de la primera temporada la Super – Carrie es sometida a TEC (electroshock) lo que le origina (como en realidad sucede) una pérdida de memoria episódica, ¿Cual es aquí el “mensaje”?.

¿De que va la trama? ¿De un thriller político de los habituales acerca de buenos y malos o de una persona afectada por un trastorno mental que busca “vivir su vida” de la mejor manera posible?

Evidentemente no es lo segundo. A un afectado por trastorno bipolar poco le ayuda la visión del descontrol y la clarividencia como forma de identificarse y decir “si ella puede salir yo también”. La visión de la enfermedad aparece en esta serie,  llena de sesgos y muy lejos de la normalización o la desestigmatización.

Como bien señala David Pulido en un reciente artículo, es más fácil detectar errores cuando la trama se refiere a cuestiones históricas que cuando lo hace sobre temas de psicología, en donde y además, casi todo el mundo cree ser un “experto”. La cosa se complica porque muchos se identifican con lo que ven en la pantalla y  “por las dudas”  creen que pueden  ser  lo que seguramente no son, por ejemplo bipolares. Carrie es un personaje de ficción y no un caso real, así de simple,  así de complejo.

La trampa en Homeland reside en “dotar” a la protagonista de un estado mental desestabilizado y hacer que el telespectador se acostumbre a verla pateando tableros en  pos de sus “certezas” mientras se invierten los términos: Carrie parece tener una especial habilidad que  le permite armar relaciones entre sucesos, eso bien podría ser  una habilidad personal que ocasionalmente estaría aumentada por sus  estados maníacos lo que es bastante diferente a dar a entender que es el TB el que “causa”su habilidad.

Es una tendencia peligrosa en tanto apunta a la moda de ” psiquiatrizarnos” la vida. Ser ordenados no significa que seamos obsesivo compulsivos,  estar más motivados  o pum! para arriba un día que otro no significa que se trate de que nuestros neurotransmisores están afectados, estar tristes no significa estar deprimidos y colgar fotos en  Flickr o mirar nuestro correo varias veces al día no nos hace adictos a Internet.

Un diagnóstico es la construcción de un sistema de interpretación en el que interactuan factores biológicos, psicológicos y sociales y solo sirve al profesional. No vale generalizar ni simplificar ni tampoco es buena idea el convertir en populares categorías diagnósticas como se está haciendo últimamente con el trastorno bipolar, el autismo o el trastorno límite.

La “consciencia de enfermedad “, primer paso para pedir ayuda profesional, consiste en darse cuenta de que uno tiene un problema y que es necesario pedir ayuda. No significa identificarse ciegamente con una opinión ni significa aceptar supuestas evidencias o presiones de algunos sectores sociales o económicos que se mezclan en productos de consumo de ocio y desde luego está muy lejos de las etiquetas.

El tema de la salud y la enfermedad mental ha sido tratado con mayor o menor éxito en infinidad de películas y series de TV, de hecho siempre es “técnicamente” posible atribuir conductas de algún personaje a esta o aquella categoría diagnóstica. Pero el matiz -que no lo es tanto – de “nombrar” la patología y casi identificarla con el personaje es un recurso peligroso.

Contradiciendo al Dr Pozios en el artículo de Times ya citado creemos que no es ni de lejos un ganar-ganar para ambos pacientes e industria del entretenimiento sino que si hay un ganador, desde luego no será el paciente.

Fuente: http://healthland.time.com/2013/10/08/homeland-and-bipolar-disorder-how-tv-characters-are-changing-the-way-we-view-mental-illness/

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2013-10-17/que-no-te-enganen-las-series-los-bipolares-no-son-como-te-cuentan_42308/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s