Accidente de tren en Santiago: atender el duelo

Las muertes por accidente son más difíciles de elaborar que aquellas en las que hay una presunción de posibilidad ( enfermedad crónica, edad, salud precaria) debido a que es imposible anticiparse y elaborar las emociones y sentimientos además de los pensamientos asociados a la desaparición física del ser querido.-

No obstante, este duelo originado por un mótivo súbito no tiene por qué ser patológico, pero un duelo, siempre es un duelo. La ayuda psicológica inmediata va dirigida a aceptar la realidad de la pérdida, ya que la primera reacción es la de “este no puede estar pasando”.-

Ayuda a la persona el rememorar cómo recibió la noticia, que hizo después, que pasó en el funeral o en el entierro.

Uno de los sentimientos más habituales es el de culpabilidad: “si  no” ó “si no hubiera”…”cogido ese tren, llamado antes, viajado ese día,  etc…” que sirve para no aceptar que un accidente es impredecible por definición y que lo que pasó YA pasó y no es posible cambiarlo.

Para ayudar a una persona en estas circunstancias- no siendo profesional- solo basta la escucha empática, que le permita hablar de lo que está pasando y del contexto : su vida con la persona desaparecida, el cambio, etc.., sabiendo que será imposible y poco recomendable evitar que sienta pena y tristeza. Esto que puede parecer una verdad de perogrullo tiene que ver con esas teorías de ver lo “positivo” más allá de toda lógica…..en el primer momento solo se trata de la aceptación y del dolor que esto implica.

Más vale, escuchar en silencio, acompañar activamente o un abrazo que una cascada de frases hechas. También es útil ocuparse de la continuidad del día a día, gestiones, llamadas de aviso, ir al banco, prepara la comida; facilitar la continuidad del día a día mientras el tiempo se detiene para el que sufre. Brindar las condiciones para que el otro pueda hablar, enojarse o llorar permite pasar a la siguiente etapa del duelo normal.

La palabra clave es respeto.-

En el caso de los sobrevivientes a un accidente, se aplica además el estar atento a la aparición del estrés postraumático : volver a vivir reiteradamente el accidente, anestesia emocional, insomnio, irritabilidad, ira, hipervigilancia, dificultad para retomar la rutina diaria, etc. Estos síntomas pueden aparecer inmediatamente o días después pero también puede aparecer como síntoma nuevo,   meses o incluso años después  En estos casos lo correcto es pedir ayuda profesional.-

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/07/25/neurociencia/1374746694.html?a=88bea699e501e5e6f98b42322cce6ae7&t=1374825656&numero=

http://www.fundacionmlc.org/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s