El juego patológico

¿Qué es el juego patológico?

El «juego patológico» o la «adicción al juego» describe una conducta muy destructiva en la que el jugador invierte tanto tiempo y dinero en sus apuestas que daña los otros ámbitos de su vida : trabajo, familia, etc.

Son adictos a esa conducta, incapaces de detenerla terminan cayendo en deudas, perdiendo relaciones personales y causando problemas en su trabajo.

Es fácil pensar en el juego solo como una oportunidad de hacer dinero. Pero la mayoría de los jugadores no se detienen si ganan mucho dinero, suelen reinvertirlo en más apuestas hasta que pierden todo.

Las investigaciones hechas en USA sugieren que alrededor del 6% de los adultos tiene un problema con el juego compulsivo. A medida que jugar se convierte en una actividad más accesible (por ejemplo a través del juego online) se predice que esta adicción será más común.-

Efectos del juego patológico

Los expertos consideran al juego patológico como una alteración  en varias áreas: pensamiento, afectividad, cognición; similar a la observada en la adicción a sustancias, con sentimientos de satisfacción extrema y excitación asociados a la toma de riesgos. Los investigadores sugieren una relación con niveles aumentados de noradrenalina en el cerebro.

Con el tiempo, el jugador es absorbido por su hábito-como sucede en otras adicciones- y a menudo necesitan incrementar las apuestas para obtener la misma sensación psicológica en una lucha constante por parar o controlar su conducta.-

Los síntomas de la adicción al juego incluyen:

  • Aumento del tiempo invertido en jugar
  • Aumento del dinero invertido en un intento de recuperar pérdidas o simplemente lograr la misma sensación de riesgo «controlado»
  • El juego comienza a ganar espacio por delante de otras actividades sociales o laborales o hobbies
  • Esconder a la familia las cantidades de dinero gastadas en juego
  • Robar dinero o pedir «prestamos temporarios» (sabiendo que nunca lo devolverán)
  • Falta de reconocimiento de que existe un problema a pesar de la evidencia
  • Síntomas físicos como ansiedad, dolor de cabeza o acidez estomacal, palpitaciones y temblores o insomnio
  • Síntomas de estrés, especialmente ánimo depresivo, que puede ser intenso

Las deudas de juego elevadas suelen ser el problema más común-algunos estudios sugieren que deber 70/80.000 euros o más no es raro. Delitos como el robo o la estafa o acciones violentas como amenazas u agresiones llevan a los juzgados y a prisión a muchos jugadores compulsivos.

La incidencia de divorcios, pérdida de trabajo y conflictos familiares es alta.

Existe además una asociación con otras adicciones como alcohol y drogas estimulantes o psicofármacos. El 50% de los jugadores compulsivos tiene problemas con algún tipo de drogas u alcohol u otro problemas como depresión y crisis de ansiedad. Los jugadores compulsivos tienen el doble de probabilidades de cometer suicidio.

Es importante señalar que no se trata  de una estrecha relación causa /consecuencia, sino que el juego compulsivo suele corresponder a personalidades tipo A – ansiosas y competitivas y con una aumento de la necesidad de recompensa inmediata y baja tolerancia a la frustración.

Es decir, no es el juego el que origina la respuesta patológica sino que la respuesta patológica se instala en personalidades vulnerables. También hay que señalar que no todos los juegos ni la tipología de jugador  son iguales: ruleta, caballos, apuestas online, cartas; cada una tiene sus matices y requiere un abordaje «personalizado»; las recetas no funcionan.