4 de febrero: Día Mundial del Cáncer

 

“Hay un cuento tradicional, una leyenda de un sujeto que vivía en un pueblo en las montañas. Era un viejito alegre y borrachín, que vivía en la taberna, muy conocido y estimado por sus vecinos. Este hombre un día trepa a las montañas, lo sorprende una tormenta de nieve y queda congelado durante 20 años. Un verano mucho más caluroso que los demás, se descongela-20 años después- y regresa al pueblo. Por supuesto se convierte en un desadaptado social, y no porque él haya cambiado: es el pueblo el que cambió y por lo tanto no encuentra lo que se llama “lugar emocional” El dueño de la taberna no lo reconoce y no le fían más vino ni sus amigos lo saludan. Entonces, a este viejito no le queda otro camino que morirse. Lo que se infiere de esta historia puede aplicarse al cáncer”. Dr. José Schavelzon (La Nación, 22-08-1984)

Luchar contra el estigma de la enfermedad sigue siendo 30 años despés de esta entrevista una tarea fundamental del equipo de salud  y de la sociedad toda.

El trabajo desde el punto de vista psicológico incluye el cuidado al médico, la protección de su salud mental del impacto emocional que trae su rol.

Por otra parte, no está demás recordar la importancia de la prevención primaria que desde la psicología y el psicoanálisis recupera la importancia de la historia personal y del significado de la enfermedad en esa historia. Esto significa que no solo situaciones estresantes como desempleo, duelos, problemas profesionales o separaciones en los meses o años anteriores pueden influir en el desarrollo del cáncer sino que una vez instalado, el impacto emocional debe ser valorado.

Sigue siendo deficitaria la presencia de psicooncólogos que puedan aportar valor a la atención del paciente con cáncer detectando situaciones de estrés emocional e interviniendo antes de que se agraven. Existen métodos de evaluación psicológica de probada efectividad  aunque la falta de entrenamiento del personal sanitario en la correcta valoración de los síntomas y en el trabajo interdisciplinario junto a la alta presión asistencial y la ausencia de interés en protocolos de derivación.

Es imprescindible brindar los canales para que la persona pueda expresar sus temores y sentimientos.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s