Evidencia empírica & psicoanalisis

El psicoanálisis es una teoría, una técnica y un método de investigación del psiquismo fundado en 1900 por Sigmund Freud. En su larga trayectoria teórica ha sido criticado  desde distintas posturas cientificistas y ha también recibido el reconocimiento de su utilidad por parte de psiquiatras y psicólogos ligados a la clínica.

Su máxima aceptación se extendió hasta finales de los años 70, padeciendo luego, en los últimos 30 años, los embates del discurso dominante en salud mental ligado a la “evidencia”, los estudios científicos de tipo descriptivo y la caída de la importancia de lo psico- social y de la relación médico-paciente en el tratamiento médico en general y psiquiátrico y psicológico en particular. Este proceso  acompañó el auge de las terapias centradas en “soluciones” rápidas y de tipo correctivo en plan: “curarse en cinco pasos” y  los “éxitos” de nuevas generaciones de psicofármacos (Prozac).

Paradójicamente, la revaloración del psicoanálisis en su base empírica y teórica proviene desde hace un tiempo del campo de la  neurociencia: los descubrimientos realizados sobre la estructura neuronal y su impacto en los procesos mentales aportan importante información sobre los mecanismos inconscientes.

Howard Shevrin, profesor de la Universidad de Michigan, presentó ya en 1968 los resultados de sus investigaciones acerca de los estímulos visuales inconscientes, en un momento en que se cuestionaba la validez de este concepto. Hoy en día es ampliamente aceptado que el cerebro se entera tarde y mal de todo lo que percibe ( Michael Gazzaniga).

Shevrin acaba de difundir los resultados de un experimento en el que 11 pacientes con trastorno de ansiedad fueron tratados con terapia psicoanalítica; se registraron luego  las palabras asociadas a su conflicto y se utilizaron  estas palabras como estímulo subliminal mientras los sujetos del experimento estaban conectados a un sistema de  electrodos.

El experimento concluyó que las palabras que habían surgido en el marco de la psicoterapia psicoanalítica asociadas al conflicto y la historia de cada voluntario originaban una respuesta cerebral  de incremento de la ansiedad.

El Dr. Shevrin sostuvo “Lo que los analistas recolectaron de las sesiones tiene completo sentido solamente de forma inconsciente.”

Estos resultados refuerzan los resultados de otros investigadores acerca de la plasticidad cerebral, su originalidad radica en que las palabras han surgido dentro de una sesión de psicoanálisis, mediante asociación libre y no han sido impuestas o sugeridas por el investigador.-

El equipo de Michigan considera que es posible pensar seriamente en una ciencia interdisciplinaria que incluya la neurociencia y la psicología cognitiva basada en los desarrollos de la teoría psicoanalítica.

Fuente: Science Daily

http://psyciencia.com/2012/06/20/estudio-empirico-demuestra-la-relacion-entre-los-conflictos-inconscientes-y-la-ansiedad/

Anuncios

10 pensamientos en “Evidencia empírica & psicoanalisis

    • Hola David:
      Sobre lo que comentas: “criticas cientificistas” hace referencia a esa postura de corte positivista que no hay que confundir con “científica” que pretende objetivar cualquier fenómeno, cualquier discurso al punto de desdibujar el universo “humano”, una exageración de la racionalidad de tipo mecanicista solo para ordenar y describir hechos desde lo cuantitativo (https://rferrari.wordpress.com/2010/09/08/metodo-cientifico-en-psicologia-se-lo-que-hicisteis/).
      “Terapias simples” hace referencia a la proliferación de recursos psicoterapéuticos que apelan a “resultados extraordinarios”, simplifican la clínica, sesgan los datos de la historia para centrarse en “psicoeducación”, “reestructuración” “reprogramación”, etc. que no siempre toman en cuenta la complejidad del síntoma.
      El post hace referencia a los estudios que se están realizando en el campo del neuropsicoanalisis y no pretende ser una apología de este marco teórico aunque señala sí el dato contrastable del exceso de simplificación que ha imperado de la mano de la separación de la investigación y la clínica ( J. Vallejo Ruiloba: “Proceso a la psiquiatría actual” pag.23). Saludos

      • Es curioso como quieren plantear una relación entre neurociencias y psicoanálisis cuando este último no tiene en consideración alguna al Sistema Nervioso como factor causal de comportamiento y/o patologías. Abocarse a las neurociencias y también a la pseudociencia psicoanalítica es una completa contradicción y por lo tanto resulta hipócrita.

      • Hola Germán:
        Gracias por tu comentario. La relación entre algunas investigaciones neurocientíficas sobre el funcionamiento del Inconsciente y la teoría psicoanalítica es algo que está sucediendo más allá del interés un amplio sector de psicoanlistas. Por otra parte en varias obras de Freud hay referencias puntuales a desarrollos en el campo de la neurología que avalen algunas conclusiones de la teoría. La teoría psicoanalítica es muy compleja y las líneas de investigación en neurociencia mucho más. Algunos neurocientíficos como E. Kandel y A Damasio han publicado ya interesantes conclusiones y existe una Sociedad Internacional de Neuropsicoanálisis http://www.neuropsa.org.uk/. http://www.columbia.edu/itc/biology/pollack/w4065/client_edit/11-30-01%20pdfs/w4065/amjpsych156_4.pdf. Saludos

    • Hola David: el post no va de críticas a modelos psicoterapeuticos sino de divulgación de una información relativa a una investigación.
      “Psicoeducación”, “reestructuración” son términos amplios y refieren a intervenciones que tanto incluyen aspectos psicoterapeuticos como de salud (por ej, cambio de hábitos en enfermedades crónicas) así que mal podría la terapia cognitivo conductual hacerlos suyos, los utiliza pero no los ha creado y mal podría nadie usarlo peyorativamente en sentido estricto, lo he usado en la respuesta a tu comentario en sentido amplio .
      La referencia del post no es a teorías sino a “practicas”, a estilos terapéuticos: cognitivos, constructivistas, conductuales, cognitivos conductuales y un largo etc que puede llegar a programaciones de distinto tipo, curas energéticas, suma y sigue; estilos correctivos de intervención en plan : “si quiere (curarse) haga lo que le digo porque yo sé y usted desde luego no” (sin encuadrarlo en ninguna teoría) acompañado (y este es el matiz central del post) del calificativo de “pseudociencia” para las intervenciones basadas en la introspección (dinámicas, humanistas, etc.). Los conocimientos (cientificos) sobre el funcionamiento de la relación mente-cerebro de los últimos 20 años parece que están avalando otros marcos teóricos.
      Cuando escriba un post de critica a distintas corrientes psicoterapeuticas (incluidas las dinámicas) te lo haré saber. Saludos.-

  1. Sería interesante que subas el paper. También cabe destacar la poca seriedad de un estudio que usa una población estadística descartable: 11 casos. En base a tan pocos casos, no se pueden obtener datos representativos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s