Hoy tomé mi prozac

Tanto las enfermedades físicas como las psíquicas tienen sus cinco minutos de popularidad..

Por ej., hace unos años todo el mundo padecía de dislexia y todas las mujeres menopausicas se deprimían. Actualmente muchos adolescentes y niños son diagnósticados como TDHA ( trastorno de deficit de atención  por hiperactividad), abundan los trastornos bipolares, la depresión, las fobias sociales y el autismo.

Quizás habría que revisar los índices de incidencia y prevalencia que las estadísticas marcan para ver la realidad de ese predominio de diagnóstico.

Es verdad que cada época tiene una forma de enfermar y que el día a día de la clinica psicológica señala el predominio de las patologías de borde por sobre estructuras que sugieran mayor fortaleza yoica. En este sentido podríamos decir que los 80 se caracterizaron por el predominio de cuadros depresivos, los 90 por las adicciones a sustancias y las enfermedades denominadas psicosomáticas y la primera década del SXXI por impulsiones y sintomatología “límite”.

Es evidente que existe una tendencia a potenciar la visibilidad  de algunas enfermedades y es menos evidente que el interés por estas patologías va  asociado al  interés en VENDER más fármacos.-

La industria farmacéutica ha incrementado sus técnicas de comercialización y marketing hasta llegar al punto actual del mensaje publicitario puro y duro al mejor estilo ” Todo va mejor con Coca -Cola” (lease prozac, zypreza, topiramato, etc…)

La información sobre las enfermedades y los medicamentos es manipulada y los fármacos se convierten en objeto de consumo imprescindibles y sobreutilizados. Un fármaco NO es ni puede ser un objeto de consumo.

Las principales publicaciones médicas como  el Journal of the American Medical Association; The New england Journal of medicine y el British Medical Journal han realizado una  crítica  muy  dura en un artículo titulado :

“Vender malestar: la industria farmacéutica y el comercio de la enfermedad”.

Advierten de la existencia de una gran campaña impulsada por las compañías farmacéuticas con la colaboración de los agentes de comunicación : diarios, TV, revistas de divulgación, redes sociales para convencer al mayor número de personas posibles de que están “enfermas”.

Los médicos generalistas y los psiquiatras  reciben a través de canales “académicos”, publicaciones, visitadores médicos, invitaciones a eventos..información sesgada que contribuye a aumentar la prescripción rápida eludiendo la importancia del trabajo de diagnóstico  en todas las áreas y los procedimientos habituales y probados.

A este panorama se suma la aparición de fundaciones y grupos  de afectados y familiares,  reunidos para  “investigar” nuevos productos y etiologías ignotas, campañas sanitarias y organización de congresos médicos antes de que el medicamento salga al mercado, toda una estrategia de marketing.

El periodista Ray Moynihan de la Australian Financial Reveu, sostiene que la gente ha de ser más consciente del papel que juegan las empresas en la definición y promoción de las enfermedades y ha de conocer las estrategias de marketing que estas empresas utilizan y que se resumen en cuatro puntos:

1) Hacer que los procesos somáticos y algunos estados de ánimo comunes resulten preocupantes

2) Clasificar como “graves” trastornos ligeros

3) Tratar los problemas diarios asociados a situaciones vitales como si fueran problemas médicos

4) Exagerar la prevalencia de las enfermedades

Moynhihan utiliza un ejemplo como ilustración: en el año 1996 varios diarios ingleses publicaron reiterados artículos sobre la fóbia social y por otra parte sobre la disfunción eréctil, aportando datos de prevalencia,  el impacto sobre los afectados y su entorno y la esperanza puesta en nuevos  tratamientos”.

Poco después aparecían en el mercado tres fármacos: Viagra, Seroxat y Aurorix.

Un artículo de la revista Pharmaceutical marketing del 2007 explica los pasos dados por el sector para lanzar socialmente un trastorno y  crear la necesidad de consumo de un fármaco al tiempo de incrementar en los médicos la prescripción del mismo.

Arnaold S. Relamn de la Facultad de Medicina de Brigham en un artículo publicado en Jama apunta que la industria farmacéutica está llegando demasiado lejos ya que hay evidencia que los programas educativos sanitarios financiados por la industria están controlados y que los especialistas que siguen estos cursos, luego prescriben los fármacos de las compañías más a menudo que los que no participan.

En definitiva se trata de :

1) Evitar la sobre medicación

2) Evitar que gente sana suponga que sufre alguna enfermedad mental

3) Revalorizar el trabajo en equipo interdisciplinario y ser más riguroso a la hora de emitir un diagnóstico utilizando todos los medios disponibles

4) Inducir por parte de la administración una formación inter y multidisciplinar al tiempo que controla la expansión de la publicidad del sector farmacéutico. Un fármaco no es ni puede ser un objeto de consumo o la lámpara de Aladino. Un fármaco tiene contraindicaciones, indicaciones, efectos secundarios,  etc…que un mal diagnóstico potencia.

Un fármaco es UTIL y NECESARIO, para la persona CORRECTA, es decir para quién realmente lo necesita y siempre en el marco de un trabajo interdisciplinario, una estrategia de intervención y de valoración de variables bio-psico-sociales

La psicoterapia y otros modos de abordaje del malestar psíquico  no generan dividendos  ni pueden producirse en serie por lo que  suelen ser víctimas del reduccionismo biologista dominante. El efecto inmediato es  la mala praxis basada en sobremedicación y la ausencia de alternativas terapéuticas. Quizás no sea casual que algunos mercados  formen profesionales de la psicología privilegiando las corrientes descriptivas y el modelo experimental cuantitativo : se trata de que el discurso academico ligado a la psicología eluda la subjetividad como objeto de estudio y tratamiento. Abundan los estudios que pretenden ligar la sintomatología psiquiátrica y la normalidad psicológica a las neuroimágenes y al metabolismo de los neurotransmisores. La mayoría de las veces ese enlace es lábil y mal estructurado porque es obvio que tenemos un cerebro  que  funciona coordinando funciones y neurotransmisores  que ordenan la información, es obvio que la patología neurologica con efectos en la conducta existe,pero es demasiado audaz eludir la inserción de ese sistema en una historia y un sentido individual a la hora de establecer cuasalidades . La etiología de la normalidad y la patología del ser humano es siempre plurideterminada.

Quizás suene más creíble una investigación no tan fiable y válida pero cuantitativa que una investigación  basada en las teorías dinámicas del psiquismo y de los psicosocial que desde luego no venden packaging psicofarmacológico.

Si eludimos lo imprescindible:

  • un psicodiagnóstico elaborado no por un” pasacuestionarios” sino por un profesional que maneje las categorías diagnosticas y las técnicas psicométricas y proyectivas necesarias para cada caso, formado en clínica y psicofarmacología, entrenado para el trabajo interdisciplinario
  • + una formación correcta del médico generalista y del psiquiatra que no tome solo en cuenta los síntomas (lo que el paciente dice sobre lo que le pasa) sino también los signos y los exámenes complementarios;

solo lograremos aumentar las intervenciones erróneas o incompletas y aumentar el gasto médico general, en detrimento de aquellos casos que necesitan urgente ayuda farmacológica real : ej enfermedades de largo tratamiento, demencias, etc..y crear en el paciente la idea de la cronificación como única salida-

Por último, la educación sanitaria no puede ni debe estar liderada por la industria: los hábitos preventivos de primer nivel deberían ser la prioridad de difusión de los organos estales antes de utilizar la prevención secundaria como primera opción.-

Bibliografía:

“La fàbrica de malats” autora Nuria Gondón. COPC desembre -gener 2008/09. Barcelona

“La salud que viene”,  Miguel Jara Ed. Península

“Medicamentos que nos enferman”, Ray Monihan /Alan Cassels .Ed Contrapunto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s