La psicoterapia psicoanalítica

El campo de las psicoterapias es un universo sumamente rico y complejo de prácticas centradas en las personas y los grupos.
Y cuando decimos “campo” nos referimos al “campo de saber” tal y como Foucault lo definió: “un espacio de discurso en el que se constituyen objetos, conjuntos de enunciaciones, juegos de conceptos, series de elecciones teóricas, que no forman una ciencia sino un fondo en el cual varias disciplinas se relacionan.”
La orientación en este campo parte del psicoanálisis y realiza una incorporación de otras corrientes teóricas y tecnicas en permanente diálogo con la obra de Freud.
Las psicoterapias psicoanaliticas trabajan desde hace años con la hipótesis de que la aplicación de las conceptualizaciones freudianas a otros dominios de la clínica es una forma de enriquecer la experiencia.
La diversidad de la clínica supone trabajar con diversidad de recursos, descartando un modo único de trabajo clínico.
Esto conecta con otra línea de investigación que nos interesa especialmente : la creatividad, los procesos creadores en el paciente, el terapeuta y en el proceso que se da entre ellos.-
La técnica no puede ser única, rígida en su instrumentación, sino que el abordaje debe variar según la estructura de personalidad del paciente. La estrategia de abordaje también debe variar según la situación, las condiciones del paciente.
En estas experiencias es posible incorporar al cuerpo para comprenderlo y así las experiencias grupales con psicodrama psicoanalítico aportan las posibilidades de un lenguaje activo.

En el campo de las psicoterapias trabajamos con aportes de enfoques vinculares, sistémicos, cognitivistas, lingüisticos así como con los aportes renovados de la investigación psicoanalítica.
Los problemas sociales que surgen en la actual crisis económica que es también de valores hacen impacto en la salud mental de los individuos, los grupos y las comunidades.
La desocupación y la inestabilidad de las condiciones de trabajo nos obligan a intervenir en situaciones críticas y traumáticas, investigar sobre las condiciones que hacen a los trastornos y en las acciones que promueven la salud mental.
Se trata de comprender el entramado de factores sociales, económicos, jurídicos, políticos y culturales que hacen a la constitución de la subjetividad en nuestra sociedad.
La psicoterapia psicoanalítica se abre a estos desafíos y da soluciones. No es poco entre tanta sobremedicación y malestar mal resuelto.-

Estamos bien en el refugio los 33

Hace dos meses 33 mineros quedaron atrapados en la mina San José a 45km de Copiapó en Chile. ¿Recuerda usted que hacía hace dos meses, ese día, a esa hora?¿Recuerda todo lo que ha pasado, hecho, dicho en estos 60 días?
Esta perspectiva puede que ayude a ubicarnos en lo que significa la palabra “confinamiento”. En la metáfora de muerte y resurección que estas personas están viviendo y que es de desear termine felizmente en 48hs. lo psicológico se anuda con los ritmos circadianos, las condiciones ambientales, la historia personal.

Por eso, el trabajo que Alberto Iturra está haciendo con la alegoría del ratón con casco que quiere comerse el queso de la trampa es imprescindible.

Esta gente ha muerto de una extraña forma. Una muerte psicológica asociada a todos sus referentes y lo mismo le ha ocurrido a sus familiares. El sistema ha cambiado y desde luego nada volverá a ser como antes.
Para colmo de males, la sociedad y su montaje mediático les hará sentir que valían más enterrados que en la superficie.

¿Qué es importante valorar en lo que apoyo psicológico futuro se refiere?

1) reconducir el sentido que este brutal episodio ha tenido en sus vidas. Si analizamos las 33 historias, veremos que en cada una este hecho impacta en un momento particular pero en casi todos los casos se trata de que nadie quería estar ahí..pero “había que estar” y no es igual la incidencia de este episodio en la vida del chico de 19 años que en los que tienen más de 50 o 63 años como es el caso del mayor de todos. Es decir que a partir de ahora podrán decidir sobre nuevas cuestiones, todo cambió y no será fácil…

2) trabajar las relaciones personales, los asuntos pendientes. Sentirán la necesidad de hablar de lo que pasó, repetirlo una y otra vez, referirse a “la vida en la mina”, asumir que expliquen lo que expliquen no podrán ser comprendidos porque hay una versión “de superficie” de los que aprendieron nuevas habilidades, resolvieron cuestiones se acostumbraron a una rutina “con ellos enterrados”. A la manera del “Difunto Matías Pascal” (la obra de Luigi Pirandello) buscarán recuperar un lugar imposible. Cuanto antes “entierren el entierro” mejor.

3) las alianzas de la vida en el subsuelo puede que permanezcan y puede que no, será necesario valorar lo vivido para que no se transforme en fuente del conflicto.

4) No es raro que aparezcan cuadros de depresión y ansiedad, que se agudicen antiguas adicciones y que todo deje de tener sentido. Se trata de trabajar la imágen personal, las respuestas emocionales, ele strés post traumático y aceptar el desasosiego que seguramente aparecerá como parte de un proceso de re-nacimiento.
En definitiva :

Será importante que lo que ha pasado no sea una justificación del porvenir más allá del suceso que marca un antes y un despúes. Lo que han vivido linda con lo siniestro, la pesadilla de estar enterrado vivo es universal y para ellos es hoy una realidad; pero ¿luego qué?

Nadie…nadie que no lo haya vivido puede ponerse en su piel. Pasarán por entevistas en las que se sacarán las cosas de contexto o se simplificarán los hechos y puede que haya momentos en los que duden de la realidad que han vivido.
Nadie puede predecir lo que pasará exactamente.
Haríamos bien si dejamos de dar respuestas fáciles a situaciones tan complejas o de buscar posibles remedios únicos a problemas complicados como los que se plantean.
Porque en definitiva esto nunca debía haber sucedido

Raquel Ferrari

Fuente:
los psicologos preparan a los mineros