Stories and more…..

Storytelling is a central part of every society and the power, importance and energy of oral, written, visual and enacted story lies at the heart of culture.

From early childhood through adulthood the power of narrative to seduce, cajole, convince and transform is one of the common experiences shared globally.

Stories help to construct our understanding of the world around us and to connect us to our own and others’ histories.

Escribir, narrar, contar historias, es una parte vital de la vida de las sociedades y las personas.-

La narrativa, permite cerrar ciclos, trasmitir mitos, definir miedos…

Nada mejor que pedir el relato de un evento social o personal, para entender los puntos de anudamiento al inconsciente, individual o colectivo .

Gestión de estres

Atacar o huír.

Han pasado milenios y poco se ha avanzado .Estas son las dos respuestas inmediatas frente a una amenaza, nuestro código genético está prácticamente en la misma situación que en la época de las cavernas.  Nuestro cerebro programa las respuestas físicas para una huída o una lucha que  casi nunca son necesarias. Sería más conveniente enviar más sangre al cerebro y menos a los múculos.

Suele decirse que el entorno condiciona el estrés pero la realidad es que se trata de algo subjetivo. Un mismo hecho es evaluado en forma diferente por diversas personas incluso por la misma en distintos momentos de su vida.

A menudo los hechos que lo detonan son los relacionados con cambios que exigen esfuerzos máximos y  ponen en peligro la pecepción de bienestar o incluso que implican un logro personal importante como ganar unas oposiciones.

El ambiente físico puede ser un estresor pero es en lo social en donde se dan la mayoría de las situaciones que lo provocan.

También las pérdidas emocionales o los cambios vitales son una fuente de estrés. Por último, el trabajo es un clásico a la hora de gestar estrés: tareas monótonas o fragmentarias, horarios prolongados o cambiantes, jefes o clientes exigentes o mobbing.

Ante la amenaza real o imaginaria salta la alarma;   ahora bien, el estrés no siempre es malo:  Seyle en su obra “Stress without distress” señala la necesidad de  una cantidad de estrés que denomina eutrés para conseguir un rendimiento mínimo. A mayor eutrés mayor motivación lo contrario es la muerte por aburrimiento.

“Sin estrés no funciono” reconocen algunas personas.  Si el eutrés se activa por demasiado tiempo o es muy intenso los recursos se agotan y llega el cansancio junto con la disminución del rendimiento y aparece el distrés.

¿Donde está entonces el punto medio? En la mitad superior de la curva .

Podemos concluír que la habilidad de un entrenador o de un maestro es llevar a sus pupilos a su mayor grado de eutrés sin generar distrés inmediatamente.

Esa línea es la que utilizan los entrenadores de los grandes equipos deportivos cuando dicen que “el partido no está ganado hasta el pitido final”.  Para ganar una prueba deportiva se requiere un eustrés cercano al máximo….sabiendo donde está el punto justo.

¿ En que parte de la curva estás?

El distrés aparece lentamente, los síntomas  son graduales y al principio pasan casi desapercibidos.

Para chequear en que parte de la curva estás  puedes utilizar los siguientes indicadores:

  • insomnio
  • ansiedad
  • aprensión
  • irritabilidad
  • jaquecas
  • taquicardia
  • mal aliento
  • hiperventilación
  • sudor de pies y manos
  • problemas digestivos
  • cansancio
  • agresividad
  • falta de energía
  • vértigo
  • malhumor
  • amargura
  • actitud defensiva
  • falta de concentración
  • inseguridad
  • hambre compulsiva
  • adicción al alcohol
  • adición al tabaco
  • adicción a sedantes

Valora de 0 a 4 cada síntoma en función de la frecuencia con que  aparece y suma el total.

Coloca el total obtenido en la escala y comprueba donde te encuentras.

ESTRES

Bloqueo

25 Ansiedad

20 tensión

15  alerta

10 relajamiento

5 Apatía, aburrimiento

Resumiendo:

Una de las causas más importantes del estrés es la relación entre la dificultad de una situación y la capacidad para afrontarla. Cuanto más supere la dificultad a la capacidad mayor será la ansiedad y el riesgo de estrés. Si es la capacidad la que supera a la dificultad, aparecerá el aburrimiento.

Cuando crece nuestra habilidad para resolver dificultades en un campo determinado, necesitamos retos para abordarlos con gusto.  El estrés es la sal de la vida pero si no se desarrollan las habilidades para enfrentar los retos acaba convirtiéndose en el veneno de la muerte.-

Dia mundial contra la ablación : cortar al diablo

No se sabe cuando se inició esta practica. Se supone que nació en Egipto hace 4000 años y se extendió por distintas tribus de Africa. En general suele realizarse entre los 4 y los 12 años pero en algunas culturas se practica después del nacimiento y en otras antes del matrimonio o después del primer embarazo.

Se considera que entre 100 y 140 millones de niñas han sido sometidas a esta practica la mayoría en países africanos:

Egipto y Somalia 98% de mujeres mutiladas , Costa de Marfil, Burkina Faso, Kenia, Etiopia, Liberia, Nigeria, Sierra Leona, Mali, (94%) Somalia, Sudan, Tanzania, etc..pero no es un fenomeno africano, también se lleva a cabo fuera de Africa pero en menor medida: India, Indonesia, pakistan, Brasil, Mexico, perú, Colombia y Australia.

En Europa se practicó como recomendación medica para casos de “histeria”, ninfomanía y para tratar algunos trastornos ginecológicos hasta finales del siglo XIX.

Su origen no es religioso, se situa antes de las religiones monoteístas por eso no puede relacionarse ni con el Islam ni con el Cristianismo; se lo ha querido identificar con el Islam pero la verdad es que solo se practica en la mitad d ecomunidades musulmanas y también en comunidades cristianas como los coptos de Egipto, Etiopía y Sudan o la comunidad judía falasha de Etiopía. Continuar leyendo “Dia mundial contra la ablación : cortar al diablo”

O el miedo o el amor…..

Hija de Eduard Punset, profundiza en la gestión de las emociones y aboga por enseñarla en las escuelas. Me despide con una frase de Jung: “La vida te hace una pregunta cuya única respuesta es tu vida”.

Elsa Punset, pedagoga de las emociones
Ante el mundo hay sólo dos actitudes: o miedo o amor”
Soy hija del ´baby boom´ de los 60. Nací en Londres, me crié en EE. UU., Haití, Madrid… y vivo en Londres. Tengo dos hijas pequeñas. Máster en Humanidades por Oxford, me dedico a la pedagogía de la gestión emocional. Soy adogmática. Me permito sentir el misterio
VÍCTOR-M. AMELA  – 25/01/2010
Vivió en Haití?

Siendo niña, sí. Por eso sé que en Europa vivimos de espaldas a los riesgos que allí amenazan las vidas: allí viven intensamente, aquí vivimos anestesiados.

Pues bendita anestesia.

Pero pagamos un precio: aquí la vida no late. Y, aburridos, llegamos a deprimirnos. Y nos afanamos en distraernos.

¿Y qué propone?

Adiestrémonos en gestión emocional. La ciencia demuestra que todo – hasta un pensamiento-arranca de una emoción: ¡somos animales más emocionales que racionales!

Pobre Descartes, qué viejo se queda…

Sí, pero ¡en las escuelas todavía no enseñamos a nuestros niños a gestionar sus emociones! ¡Qué atraso!: hacerlo reportaría fabulosas bendiciones para ellos y la humanidad.

¿Se puede enseñar a sentir?

Nos enseñan a desconfiar, recelar, sospechar, despreciar, odiar… ¡Que nos enseñen a amar! Nos enseñan que el mundo es peligroso, pudiendo enseñarnos que es fabuloso.

¿Lo es?

Hay sólo dos modos de relacionarse con el mundo: desde el miedo o desde el amor. Sentir curiosidad por el mundo es amarlo, es lo mismo. ¡Es lo que sienten los niños pequeños!

Esa inocencia radical, ese amor, curiosidad… es lo que luego nos enseñan a perder.

¿Por qué hacemos eso?

La educación aún premia las emociones defensivas ante el mundo, en lugar de premiar las emociones amorosas hacia el mundo.

Será por algo, ¿no?

Porque seguimos anclados en lo que hace 100.000 años resultó útil para sobrevivir en entornos cuajados de peligros: herramientas – miedo, angustia, tristeza, ira…-que hoy quedan anticuadas y son ya un lastre.

¿Recibió usted de sus padres la educación correcta?

Me dieron las dos cosas que hoy se sabe que son los dos puntales de la felicidad.

¡Dígamelas, por favor!

Una: afecto. Dos: sentido de control sobre tu vida.

Explíqueme esto.

Recibir afecto en la infancia infunde confianza y seguridad ante el mundo. Estudios sobre resiliencia – capacidad para remontar tremendos reveses-demuestran que niños tratados horriblemente que se agarraron a una mirada amorosa… pudieron remontar.

Puntal uno: amor. Puntal dos…

Soberanía sobre tu vida. Mis padres jamás hablaron de “la suerte”, sólo de cómo actuar: eso te enseña a ser el piloto de tu vida.

¿Qué emociones premia usted al educar a sus hijas?

Las ayudo a identificar cada una de sus emociones: así entienden qué está pasándoles.

¿Hay emociones positivas y negativas?

No. Hay emociones útiles e inútiles. Si un día están tristes, las entreno a no temer a la tristeza y a saber qué está mostrándoles.

¿Y qué muestra la tristeza?

El temor por una pérdida: por una ausencia, una carencia, porque algo termina… Si comprendes eso, ¡lo llevas mejor! Si no, esa tristeza puede agobiarte, angustiarte… y hasta llevarte a medicarte sin necesidad.

Eso se hace mucho por aquí.

Porque no escuchamos lo bastante las voces de nuestras emociones. Habitúate a escucharlas y entenderás tus pasiones. Y una vida con pasión y sentido es más feliz.

¿Cómo puedo descubrir mi sentido?

Al levantarte, cuestiónate: “¿Qué me hace hoy levantarme?”. El psicólogo Viktor Frankl lo planteó más crudamente: “¿Qué impide que hoy me suicide?”. Lo que se esconde tras la respuesta es tu sentido.

¿Y luego?

Aliméntalo. De lo contrario, podrías matarlo de hambre. Hazte regalos emocionales. Quizá sea apuntarte a una clase de baile… ¡Siembra tu vida de pequeños cambios!

¿Eso me hará más feliz?

Conozco un estudio hecho sobre 5.000 personas: un 10% declararon ser felices. Pues bien, se observó que esas 500 personas habían seguido un patrón común…

¿Cuál? Cuente.

Se habían marcado una meta. La habían puesto por escrito (o se la habían contado a conocidos), en una especie de compromiso público. Habían establecido metas volantes, etapas menores en el camino hacia su gran objetivo. Y cada vez que alcanzaban una meta volante, se gratificaban con algo.

Tomo nota.

Un amigo mío indio me dijo: “A vosotros os entierran a los 80 años, pero os morís a los 20”. Me hizo pensar… Hoy sabemos que nuestro cerebro es muy plástico: ¡podemos reinventarnos cada día durante 80 años! No lo hacemos. ¡Atrevámonos, pues es posible!

Excitante: reinventarte cada día.

Abrámonos a la realidad…, que incluye el misterio. Darle la espalda a lo inconsciente y a lo misterioso nos priva del 80% de la realidad, ¡la convierte en plana y aburrida!

¿Cómo aconseja mirar la realidad?

La ciencia nos habla de lo que sabe, pero no puede hablarnos de lo que no sabe. No prescindas de todo eso. ¡Permítete inventar preguntas y soñar respuestas! Es esa capacidad de inventar y soñar (y no sólo la de analizar) la que nos hace plenamente humanos.

Gracias, maestra.

¡Los maestros son los niños! Ellos nacen libres, con esa inocencia radical abierta al misterio, a la confianza en la vida y al amor al mundo. Si la conservásemos…, ¡seríamos siempre creativos y felices!

lunes, 25 de enero de 2010
Fuente : www. lavanguardia.es