Estrés postraumático: a propósito del accidente aéreo de Barajas

Foto: arkinetia.com Fernando Guerra: desde que recuerdo

Los allegados a víctimas de catástrofes necesitan “apoyo incondicional e información” pero también “vigilancia” pues un 20% de estas personas puede desarrollar estrés postraumático.

FUENTE: EFE. 2008 AGO

Así lo afirma el catedrático de Psicología Clínica de la Universidad de La Laguna, Wenceslao Peñate que además señala que ante una catástrofe surgen dos consideraciones, y una de ellas es:

  • el trauma que significa la pérdida repentina de un ser querido, lo que produce “un impacto inmediato”, al contrario de cuando hay una enfermedad grave “y uno se adelanta a la pérdida y al final se alivia porque el ser querido ha dejado de sufrir”.
  • La otra consideración es cuando se produce el fenómeno de “lo biológicamente incorrecto”, es decir, que mueran los hijos antes que los padres o una pareja joven antes que otra anciana, lo que “no es esperable”.

En el caso de la tragedia aérea de Barajas han muerto niños, adolescentes y gente muy joven “y el efecto sobre las familias es muy fuerte”, añade.Tras la primera asistencia psicológica en situación de emergencia, lo que conviene es “clarificar la situación” y que las familias vean en la ayuda psicológica “un apoyo incondicional y algo que es muy importante, la información, pues la espera prolongada y no saber en qué situación está un familiar hace muchísimo daño”.

“Una noticia mala es mejor que la larguísima espera”, afirma el catedrático, quien subraya que se debe proporcionar toda la información que se pueda y a demanda del familiar, y lo que no se puede es “adelantarnos” a sus preguntas.

Peñate precisa también que la gran mayoría de las personas que han vivido una situación de drama y duelo se adaptan a la situación “aunque con mucho dolor y sin nunca olvidar al familiar”.

Sin embargo un 20% de las personas pueden desarrollar estrés postraumático, y otro 20% demoran esta situación y aparece posteriormente. Una persona “aparentemente sólida” y que afronta con “frialdad” la desaparición de un allegado puede que esté “demorando el trauma, por lo que hay que vigilar y estar atentos”.

A veces con el apoyo de trabajadores sociales, psicólogos y una red de apoyo social es suficiente, pero siempre es necesario mantener la vigilancia porque en el caso de pérdida de gente joven o un hijo el impacto psicológico es mayor.

En cuanto a la forma de afrontar el duelo, el catedrático dijo que hay personas que lo reviven y dramatizan la situación, como si “lo echasen fuera” y así “descargan”.

Por el contrario, otras suprimen este proceso “y dicen: “tengo que salir adelante y no puedo estar todo el tiempo pensando en ello”.

En este caso hay que ser prudentes porque  es psicológicamente útil revivir el duelo, a pesar de que cuando lo hacen hay problemas de sueño y “flashbacks”.

Hay también un empeño social en que se reviva el duelo, en recuperar esos momentos, pero siempre se trata de un proceso individual, subrayó el catedrático.

Además puntualizó que la probabilidad de vivir una situación traumática muy estresante a lo largo de la vida es elevada, por encima del 70%, pero lo más llamativo de esto es que lo probable es que se produzcan dos situaciones de este tipo.

Fuente: psiquiatría.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s