Sexo en Nueva York: esclavos de la estética

La esperada película sobre la exitosa serie, ícono de las nuevas tendencias en relaciones personales es básicamente un impresionante desfile de moda con un guión de excusa.

Las fashionholic son, como todo aquello que se sale de quicio, una exageración de lo normal. Es “normal” en el sentido de habitual, esperado, lógico…. buscar sentirse y verse bien, encontrar un estilo, seducir a través de la imágen. El 80 % es imágen y lenguaje corporal.

Cuál es el problema entonces ? Imaginemos la escena: Una ciudad “fashion”: ej. París; personajes: dos mujeres en la treintena ; su aspecto: perfecto, rubias, talle pequeño ropa de marca, complementos adecuados, bronceadas y usando unos tacos stiletto en perfecta combinación. No es difícil imaginar su conversación: unos nuevos suplemntos alimentarios carísimos que crean sensación de saciedad con gusto a lo que sea menos a comida real.-

París, Nueva York, se encuentran entre las ciudades que más aman el culto al cuerpo aunque parecen castigarlo con sesiones interminables y no controladas de gym; cantidad de tiendas de moda de precios altísimos desde lo más cool a lo más chic.

No se trata de culto por la estética, criterio griego sostenido en todas las culturas con patrones personales pero igualmente válidos no se trata de consumo capitalista; hablamos de esclavitud por la imágen.

Un acoso que presiona a las personas de todas las edades y géneros, promoviendo cirugías estéticas innecesarias, subrayando la importancia de la marca por sobre el gusto ( un bolso ¿es bonito por sí mismo? o ¿debe ser bonito porque es Louis Vuitton?) y desarrollando patologías alimentarias como la ortorexia: adicción a la comida “saludable”, además de los ya conocidos y clasicos trastornos alimentarios (bulimia y anorexia) que si bien se relacionan son diferentes en muchos aspectos al tema que nos ocupa.-

La ortorexia: No es sólo la comida sana, sino que se trata de una obsesión por evitar ciertos productos que va llevando a que esta persona restrinja el abanico de diferentes alimentos que hay en el mercado y cada vez va convirtiendo la comida en algo que controla y a q uién controlar: de donde proviene, tipo de grasas composición, calorías, transgénicos etc…; comer productos de tal sitio o tal marca, saber cómo se ha cocinado… todo esto acaba por aislar a esa persona de los lugares comunes donde se come con los amigos y convirtiéndose en una obsesión.

Es un trastorno que les lleva a tener restricciones alimentarias de productos que pueden ser imprescindibles.. Esta patología no deja de ser una complicación o una forma de anorexia, en lugar de querer estar delgados el punto es “comer sano”, pero el fondo de inseguridad, y la necesidad de control es el mismo, siempre se acompaña de esa esclavitud por la estética y por eso es importante ver todo el contexto para trabajar la influencia del mercado sobre las creencias y hacer un “consumo responsable” (de comida, productos de estética, tratamientos antiage, moda, belleza, etc…-

Por supuesto que mejorar el aspecto es un indicador de salud mental y psíquica, de hecho solemos evaluar el descuido en la limpieza o el tipo de ropa para inferir estados de ánimo : “te veo bien” suele ser una frase muy popular.

Pero es que cuando la presión de la imágen aumenta a manos de una industria voraz, capaz de generar complejos donde no debieran estar, lleva al quirófano a jóvenes que incluso no han acabado su desarrollo.

En España el número de niñas menores de 18 años que se operan los pechos es el mayor de toda Europa.

Desde el punto de vista psicológico la imágen corporal es parte de la estructura del YO, una herramienta de construcción de la identidad.-

El punto central es donde situar los indicadores de la autoestima y las deficiones de : moda, estilismo, salud, bienestar, belleza, status, logros personales e imágen.-

Quizás, ante la ausencia de la regulación del mercado, toque manejar la regulación individual: discernir: el trabajo por la imágen “ideal” de la autoestima aceptando como soy y buscando como mejorarlo…si toca;,lo ilusorio de lo real, el “photoshop” de la persona de carne y hueso, el cuidado personal extremo del sedentarismo, la calidad de vida y la sana generación de endorfinas de las fantasías de la asociacion objeto-logro/felicidad.

Algunos lugares para pensar:

Film: Shi gan (Tiempo) Kim Ki du

Serie televisiva : “Betty la fea” productora Salma Hayek

Nicole Kidman y el Botox (google búsqueda)

Lipovetsky, G: La era del vacío. cap. VI

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s