El golpeador: un perfil psicológico

 

Hasta hace no más de veinte años nadie consideraba que el maltrato a las mujeres dentro de las relaciones de pareja fuera un problema social.La policía no dejaba constancia en sus registros sobre este tipo de de denuncias.

Pero la psicología de las mujeres que se encuentran atrapadas en una red de violencia familiar ha sido abordada por varias líneas psicológicas y sociológicas. La investigación sobre la psicología del golpeador en cambio debe aún vencer resistencias.

Quizás se ha creido que estudiar este tema conduciria a justificar al menos en parte las consecuencias de estos actos y que en consecuencia afectaría indirectamente y en forma negativa el cambio cultural  imprescindible para lograr disminuir el maltrato de género.-

Hacia 1978 Donald Dutton comienza a trabajar en la sistematización de una teoría sobre la etiología de esta conducta,  sus estudios advierten acerca de que no existe una sola categoría sino que hay varios tipos .

Su interés se centró en el de los golpeadores cíclicos al que considera los más peligrosos y menos comprendidos. Su peligrosidad se debe al carácter privado y repetitivo de su accionar, actúan violentamente sin importar lo que haga su pareja, parecen tener una doble personalidad (una en público y otra en privado) incluso en su hogar experimentan cambios alternando la violencia con el arrepentimiento.-

Los agresores cíclicos/emocionalmente inestables constituyen alrededor del 30% de los golpeadores habituales.-

Lo que los caracteriza es que comenten actos de violencia en forma esporádica, suelen ser amistosos con los hombres y su ira se concentra en su pareja femenina.- En realidad,  la mujer se convierte en un pararrayos de todos los conflictos emocionales de su vida.-

La agresión puede ser desencadenada por cualquier acontecimiento: un paso real o imaginario hacia el abandono, un cambio de trabajo, incluso un embarazo. La causa más frecuente es un “abandono imaginario”.-

Además estos hombres solo son violentos DENTRO de la relación y el maltrato se repite cualquiera que sea la conducta de la mujer. Suelen presentar temor a la intimidad , tanto si se sienten abandonados como absorbidos. Viven en una montaña rusa emocional, experimentando una mezcla de ira y celos en forma cíclica.

Otros tipo de agresores:

1) Psicopáticos: Se trata de aquellos que satisfacen los criterios para “conducta antisocial”: personalidades con falta de reacción emocional y de conciencia moral que es aquella capacidad de castigarse a sí mismo por haber violado normas de conducta. Este perfil suele reconstruir el sentimiento de culpa atribuyéndosela a su víctima: ” le dije que no me hiciera enojar”, no sienten remordimientos. El síndrome psicopático incluye la incapacidad de imaginar el temor o el sufrimiento del otro. Otros signos importantes son las reacciones emocionales superficiales y los proyectos poco realistas sobre el futuro.

2) Agresores hipercontrolados: Estos hombres presentan una personalidad con rasgos obsesivos, un tanto desapegados de sus sentimientos y en los tests psicológicos muestran un perfil compatible con evitación y agresión pasiva. Son los que adoptan un discurso del tipo: “solo quiero trabajar, limpiar el auto, etc.. ” Su ira suele resultar de una acumulación de frustraciones ante acontecimientos externos de larga data. Son los que menos dan que hablar porque difieren del estereotipo del golpeador:

Podemos distinguir dos sub-tipos:

a) pasivo: aquel que se distancia de su esposa y cuyas discusiones suelen centrarse en cómo acercarse más emocionalmente. En terapia ambos son sumisos y se esfuerzan por complacer al terapeuta.-

b) activo: es el ” fan del control”, son minuciosos, perfeccionistas y dominantes.

En los test psicológicos que miden el maltrato a las mujeres los hipercontrolados obtienen puntajes muy altos en maltrato emocional (ataques verbales y supresión de apoyo emocional) Todas las formas de maltrato emocional se alimentan de técnicas comunicacionales de tipo coercitivo destinadas a buscar una relación de poder complementaria basada en la sumisión.-

Básicamente y en todos los casos se trata de una pobre constitución del YO, debido a trastornos en las identificaciones con las figuras de apego o experiencias traumáticas muy tempranas. También hablamos de pobre control de los impulsos.

La violencia se aprende y comienza en la familia de origen, cuando el niño es avergonzado y maltratado por su padre desarrollando un apego inseguro hacia su madre que a su vez puede ser maltratada con frecuencia. Sin embargo éste es solo uno de los factores en juego.

Resumiendo:

Podemos dividir a los golpeadores en tres grupos : cíclicos, psicopáticos e hipercontroladores. En el caso de los golpeadores cíclicos suelen pertenecer a la categoria diagnóstica border line o TLP (trastorno limite de la personalidad) : individuos proclives a establecer relaciones intensas e inestables caracterizadas por una actividad destinada a perjudicar y manipular al otro al tiempo que se depende afectivamente de él. Presentan además exigencias interminables unidas a abuso de sustancias e impulsividad.-

Bibliografía:

Dutto, Donald: El golpeador, un perfil psicológico

Erikson E : Adolescencia y sociedad

Freud S : Lo siniestro (obras completas)